Qué es el pensamiento mágico de los niños

El pensamiento que explica por qué los niños creen en seres mágicos

¿Recuerdas cuando tenías 5 años y pensabas que quizás las personas pudieran volar? ¿Cuando creías firmemente en las hadas, los unicornios, los gnomos...y buscabas todos estos seres fantásticos en el bosque? ¿Cuando esperabas nervioso la llegada del Ratoncito Pérez?

Existe un tipo de pensamiento, propio de los niños de edades entre 2-7 años, que es capaz de mezclar realidad y fantasía hasta desdibujar sus límites. Es el llamado pensamiento mágico. Te explicamos qué es el pensamiento mágico de los niños y cómo reaccionar ante esta etapa de nuestros hijos.

¿Sabes qué es el pensamiento mágico de los niños?

El pensamiento mágico de los niños

Si en tu infancia viviste una etapa en la que eras capaz de ver auténticos fantasmas en torno a tu cama o los viajes en el coche se convertían en aventuras porque creías ver las montañas como enormes olas que venían hacia ti... Si viste la luz de un hada juguetear entre las flores del jardín, no te preocupes, es algo muy normal. Se trata del pensamiento mágico.

Existe una etapa, entre los 2 y 7 años, en los que el cerebro del niño no es capaz de separar realidad de ficción. La fantasía es real. Ellos creen firmemente en lo que ven, aunque lo que vean sean caballos alados o mariposas con apariencia humana. De ahí esa etapa del amigo imaginario en la que hablan y conversan con él como si le estuvieran viendo... ¡es que le ven! Par ellos ese amigo es real. Es el pensamiento que explica por qué creen en el Ratón Pérez, Los Reyes Magos o Papá Noel.

Este pensamiento mágico sin embargo, también les hace ver cosas que nosotros no somos capaces de apreciar. Por eso, muchas veces nos quedamos asombrados antes sus respuestas a preguntas tan complicadas como ¿cómo de grande será el universo?

Este tipo de pensamiento es muy importante en esta etapa, ya que es la forma en la que los niños buscan explicaciones del mundo, tan grande, desconocido y extraño que les rodea. 

Características del pensamiento mágico de los niños

Durante la etapa del pensamiento mágico, los niños observan el mundo fijándose en pequeños detalles, y no en su conjunto. Mientras que los adultos observamos las cosas de forma global, ellos se centran en cosas concretas. Este tipo de pensamiento tiene estas características: 

- Se centra en lo concreto. Por eso, una parte puede tener las características del 'todo' al que pertenece. 

- Dan más importancia al 'continente', a la apariencia. Por eso, un hombre disfrazado con una máscara de monstruo, para ellos será siempre un monstruo.

- Se dejan guiar por asociación de idea-emoción. Por ejemplo, cuando reciben un regalo el día siguiente de ver una estrella fugaz... 'ah, es un regalo porque pedí un deseo a la estrella'. 

- No existe para ellos la palabra imposible. Todo se puede hacer. ¿Por qué no pueden los Reyes Magos repartir juguetes a todos los niños del mundo en una noche? ¡Claro que pueden!

- Todo lo que piensan puede hacerse. Los deseos pueden cumplirse.

Qué hacer ante el pensamiento mágico de los niños

Este tipo de pensamiento es normal, y nunca debemos recriminarles que piensen así. Es un proceso natural de maduración. Sin embargo, en algunos casos sí podemos ayudarles. Por ejemplo:

- Cuando veamos que su mundo crea demasiados monstruos que le atemorizan, intentar demostrar que no le va a  pasar nada.

- Cuando tu hijo insista en que puede hacer cosas que pueden ponerle en peligro, ayudarle a entender que no siempre podemos hacer todo (por ejemplo, volar).

- Intentando que no vean películas que puedan causarles miedos y temores.

El pensamiento mágico les hace más creativos, aumenta su imaginación y potencia su intuición. Les ayuda a crear sus propias ideas u a hacer frente a sus emociones. Tiene muchos beneficios y debemos respertar este proceso evolutivo.

A partir de los 8-10 años, sin embargo, los niños comienzan a razonar. La línea entre fantasía y realidad comienza a marcarse con fuerza.