La prueba final. Cuento de hadas para niños

Cuento infantil sobre la solidaridad

La prueba final es un cuento para niños sobre la importancia de prestar ayuda a los demás cuando lo necesitan, incluso por encima de nuestras propias necesidades.

El aspirante a hada Charlotte tiene una dura prueba que superar, pero hay muchos que necesitan su ayuda en el camino ¿podrá Charlotte superar su prueba para ser una verdadera hada?...

Quizás haya cosas más importantes que hacer en el camino que llegar a ser hada.

Cuento de hadas para niños. La prueba final

La prueba final. Cuento de hadas para niños

Era la prueba final. Había muchos nervios entre las jóvenes aspirantes a hadas. Se habían preparado durante muchos años y ahora sólo quedaba un pequeño paso para convertirse en hadas de pleno derecho.

Habían aprendido a hacer magia, a dominar sus alas, a cuidar a los animales y a las plantas, a recibir a las estaciones… Ya sólo quedaba elegir el mejor lugar para guardar sus piedras mágicas en la Gran Montaña Rocosa y ser así auténticas hadas.

Estaban todas preparadas en el prado desde donde se iba  a dar la salida. Tenían dos horas para alcanzar la Gran Montaña Rocosa y encontrar el mejor escondite. Los pájaros entonaron la salida.

Charlotte emprendió el vuelo hacia la Gran Montaña Rocosa con sus tres piedras mágicas. Al poco escuchó una niña llorando en el bosque y no dudó en acercarse a ella.

- ¿Qué te pasa?, ¿Por qué lloras? -, le preguntó.

- Me he perdido. He venido al bosque de excursión con mis amigos del colegio, pero me he entretenido mirando las flores y ahora estoy sola, - respondió la pequeña Ana.

- No te preocupes. Te daré una de mis piedras mágicas y con ella encontrarás el camino que llevan tus amigos -, le dijo la aspirante a hada Charlotte.

Charlotte volvió a emprender el vuelo, y desde la alturas vio al pequeño señor Castor atrapado en unos troncos. Tenía que ayudarle. Con una de sus piedras mágicas hizo un conjuro con el que el señor Castor quedó liberado. 

Al rato continuó su camino. Pero al pie de la Gran Montaña Rocosa, en un árbol, observó a tres aguiluchos llamando a su mamá. Estaban muy asustados. La aspirante a hada utilizó su tercera piedra mágica para conseguir amplificar la voz de los pequeños con el fin de que la señora Águila pudiera oírlos y acudir en su ayuda.

Charlotte subió a la Gran Montaña Rocosa pero no tenía ninguna piedra mágica que esconder. Las había usado todas. Fue entonces cuando se puso triste pensando que nunca sería un hada. 

Sin embargo, todos los jueces y profesores felicitaron a Charlotte porque había encontrado el mejor de los usos para sus piedras mágicas, ya que lo más importante para ser un hada es usar sus poderes y piedras mágicas para ayudar a los demás. 

Así fue como Charlotte se convirtió en un gran hada que durante muchos años ayudó y cuidó de niños, plantas y animales. 

Descubre si tu hijo ha entendido el cuento

Descubre si tu hijo ha comprendido el mensaje del cuento a través de unas preguntas de comprensión lectora.

La comprensión de lo leido es básico para el aprendizaje de los niños. Descubrir nuevas palabras, no perderse en la historia y saber cuál es el mensaje que nos ha querido transmitir el cuento, son algunas de las cosas que el niño debe aprender de la lectura.

- ¿Por qué el hada quería llegar hasta la Gran Montaña Rocosa?

- ¿Qué es lo que tenía que llevar hasta la Gran Montaña Rocosa?

- ¿Qué le pasaba al Señor Castor?

- ¿Llegó Charlotte a la Gran Montaña Rocosa?

- ¿Consiguió finalmente ser hada?