Qué actitud debes evitar frente al deporte de tu hijo

Cómo afecta en los niños la actitud antideportiva de los padres

Guiainfantil.com

Ante el deporte infantil se puede ser o bien un padre deportivo o bien un padre antideportivo. A menudo cometemos errores como padres, entre ellos, el de adoptar una actitud equivocada frente al deporte que practica nuestro hijo. 

El deporte debe ser siempre una elección de los niños, no una elección de los padres. Y los padres, a su vez, deben comprender cuál debe ser su actitud y comportamiento en el deporte que su hijo escoge. Te explicamos qué actitud debes evitar frente al deporte de tu hijo. 

La actitud que debes evitar frente al deporte de tu hijo porque no le hace ningún bien

Qué actitud debes evitar frente al deporte de tu hijo

Vivimos en una sociedad en donde prima la sobreprotección. Los padres de hoy piensan que su hijo es el mejor, que siempre debe ganar porque se lo merece... y se nos olvida que en realidad los niños están en un proceso de maduración y que deben enfrentarse a las victorias, las derrotas, la frustración... para comprender que en la vida, las metas se consiguen con esfuerzo y muchos intentos fallidos. 

Los padres deben evitar sobre todo este tipo de actitudes y comportamientos que lejos de beneficiar a su hijo, le perjudican, y mucho: 

1. Padre frustrado. Es el típico padre que presiona a su hijo a realizar determinado deporte porque en realidad le gusta a él o en su infancia le hubiera gustado practicarlo de forma profesional y no pudo hacerlo. Son padres que proyectan en sus hijos la frustración que arrastran desde niños y que presionan a su hijo tanto que pueden llegar a provocar un rechazo del niño hacia ese deporte. 

2. Padre entrenador. El padre le está diciendo constantemente a su hijo lo que debe de hacer, aunque sea contradictorio a lo que le dice el entrenador. Esto no hace más que provocar una tremenda confusión en el niño, que al final se ve presionado en dos direcciones diferentes y no sabe a quién debe hacer caso, si a su padre o a su entrenador.

3. Padre agresivo. El deporte es en sí una escuela de valores, y el momento de una competición, la mejor 'pizarra' o escenario para demostrar lo aprendido. También sabemos que el ejemplo de los padres es primordial. De esta forma, cuando un padre se comporta de forma agresiva o violenta en un partido o competición, está 'diciendo' a su hijo que es un comportamiento aceptable. 'Nosotros somos lo que nuestros padres nos enseñaron cuando no hacían nada' (Umberto Eco). Es decir, que nosotros a la larga copiamos' esos ejemplos que vemos en nuestros padres sin que ellos se den cuenta. 

Cómo puede mejorar el deporte la autoestima infantil

El deporte enseña a los niños a superarse a sí mismos, no a superar a los demás. De hecho, la humildad debe ser una actitud esencial del deportista. De tal forma que si un niño sabe que es muy bueno en un deporte, explícale que debe decirlo, pero cuando nadie le oiga. La satisfacción debe ser personal. Cuando el niño hace algo bien, se siente bien. Y su autoestima mejora. 

Lo que no debes hacer para no entorpecer la autoestima de tu hijo: 

- Presionar a tu hijo y exigirle una meta demasiado alta, ya que no llegará y se 'hundirá'.

- Si cuando no hace algo bien le dices a tu hijo que lo ha hecho mal, también se hundirá. 

Lo que sí debes hacer para mejorar su autoestima: 

- Valorar su esfuerzo, felicitarle por el esfuerzo, para que él crea en sí mismo. 

- Valorar cualquier pequeño logro.

No valores el resultado, sino el esfuerzo de tu hijo. De hecho, siempre valorará mucho más la meta conseguida después de un gran esfuerzo. Esto es igual a autoestima.