Manguitos, flotadores o chalecos. ¿Qué es más seguro para los niños?

Consejos y recomendaciones para que los niños se bañen en la piscina o en la playa sin sobresaltos ni sustos

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Desgraciadamente, nada más empezar el verano comienzan a llegar las primeras noticias de ahogamientos, muertes que si se tomaran las medidas adecuadas se podrían evitar. Conocer las normas básicas y las medidas de seguridad para playas, piscinas, pantanos, ríos o estanques nos hará disfrutar de unas tranquilas y merecidas vacaciones en familia. También conocer los artículos más recomendados para el baño de los niños en los distintos entornos. Manguitos, flotadores, chalecos hinchables, churros, discos… ¿Qué es lo que ofrece más seguridad a la hora de dejar que nuestros hijos se metan en piscinas y/o playas?

¿Cuál es el mejor sistema de seguridad en el agua para niños?

sistema de seguridad en los niños

Tenemos muchas opciones en el mercado - flotadores, discos o chalecos- por eso es común las dudas acerca de la seguridad de cada uno de ellos, así como cuál sería el más recomendado para nuestro pequeño según su edad, su nivel de maduración y si sabe o no nadar él solo o necesita la compañía o la ayuda de algún artículo que le mantenga a flote.

Recuerda que como más seguro está un niño pequeño en el agua es en brazos de un adulto; pero si le vamos a dejar un poco de libertad para que se mueva y juegue en el agua, además de no perderle de vista en ningún momento, le tendremos que poner las medidas de seguridad oportunas.

Muchos padres, angustiados, nos preguntar cuál es el mejor sistema de seguridad en el agua para los niños, por eso en el siguiente artículo hemos querido ir analizando en detalle uno a uno para que puedas tomar la mejor decisión y disfrutar de un verano sin sustos ni sobresaltos.

Pros y contras de los manguitos para los niños

Niña con manguitos

Los manguitos son muy fáciles de usar y proporcionan seguridad y estabilidad dentro del agua, pero tienen que estar correctamente hinchados (hazlo cuando el niño los tenga puesto) y a la altura del brazo adecuada, justo por debajo del hombro. Así evitarás que se salgan y el niño pueda hundirse. Tienen el inconveniente de no permitir al niño hacer muchos movimientos con los brazos. Último consejo: revisa de vez en cuando que no estén pinchados y evita dejarlos al sol, ¡mejor bajo la sombrilla o la toalla!

Recomendaciones para el uso de los chalecos de neopreno infantiles

Los chalecos de neopreno ofrecen una mayor libertad de movimiento, ya que dejan los brazos del niño libres. Nos asegura una buena flotabilidad, pero debemos tener en cuenta, además de la talla del niño, que se recomiendan especialmente hasta los 3 años. Se trata de una buena opción para ayudar a flotar al pequeño hasta que aprenda a hacerlo por sí solo.

Cuidado con los flotadores para niños pequeños

flotadores para niños pequeños

Hay flotadores clásicos y los hay con unas correas de sujeción. En cualquiera de los casos presentan un problema: los padres se fían demasiado de su seguridad (escasa pues al ser de plástico se puede pinchar con facilidad) y disminuye la vigilancia. ¡Eso es un error! Los niños pueden dar la vuelta y quedar boca abajo en cuestión de un segundo.

Si se escoge el flotador como medio de seguridad en el agua, este debe ser del tamaño adecuado según la edad y envergadura del niño, y sobre todo, los niños siempre, siempre, siempre deben de estar siempre acompañados por un adulto. Por cierto, mucho cuidado con los flotadores que incluyen la braguita de modo que el niño queda sujeto dentro, si vuelca puede ser muy peligroso porque el niño no podrá salir del agua por sí mismo, ¡se verá atrapado!

[Leer más: decálogo para que los niños no se ahoguen en la piscina]

Burbujas o cinturones de corcho en niños, ¿sí o no?

Las burbujas (o los cinturones de corcho) se han puesto muy de moda en los últimos años. Están indicadas para niños y niñas que ya se manejan más o menos bien en el agua para que puedan estar seguros ya que ayudan a mantener el cuerpo en posición de natación. Por eso no se recomiendan en niños menores de dos años (a decir verdad está recomendado para niños y niñas a partir de 3 o 4 años de edad) que apenas han tenido contacto con el agua, ya que podrían darse la vuelta de forma accidental y quedar boca abajo. Otra ventaja es que se pueden ir quitando placas poco a poco en función de la habilidad que vaya ganando el pequeño dentro del agua.

Ventajas y desventajas del uso del churro en piscinas y playas

el uso el churro en la piscina

El churro como sistema de seguridad dentro del agua no está aconsejado para niños pequeños que no sepan manejarse en este elemento ni mantener el equilibrio. Ahora bien, se trata de un recurso excelente si el niño ya sabe flotar en el agua. Es el aliado perfecto para aprender a nadar, pero siempre y cuando el niño ya se mueva con cierta soltura.

Consejos para disfrutar con tus hijos de unas vacaciones seguras en playas y piscinas

ir a la playa o a la piscina con niños

Ahora que ya conocemos un poquito más de cerca cuáles son las principales características, ventajas y desventajas de los sistemas de seguridad para usar en el agua, lo tendremos mucho más claro para elegir el recomendado para nuestro pequeño. ¿Qué más debemos tener en cuenta a la hora de ir a playas, piscinas y pantanos con los niños?

- No apartes la vista de tus hijos
Si tu hijo es pequeño o si es algo mayor pero aún no sabe nadar bien, lo mejor que puedes hacer para protegerle y evitar una tragedia es estar siempre pendiente de él. El agua puede ser un elemento lúdico perfecto, pero también puede convertirse en una trampa mortal. Vigila a tu hijo, no le quites los ojos de encima y, antes de comenzar las vacaciones, explícale por qué es importante tener cuidado a la hora del baño.

- Enseña a tu hijo a nadar como medida de seguridad
Como medida de seguridad, los especialistas recomiendan enseñar a nadar a los niños cuanto antes, ¡nunca es demasiado pronto! Recuerda que el agua tiene muchos beneficios para el bebé y puede ser un excelente momento para que tengan un primer contacto y pierdan el miedo al agua. La edad recomendada para iniciarse en un curso de natación es entre 1 y 4 años. De hecho, hay niños que aprenden antes a nadar que a andar.

- Elige como destino de vacaciones una playa vigilada, poco profunda y segura
Como las vacaciones son en familia y con niños, si tu lugar de destino es una playa, escoge una que sea segura y con aguas poco profundas. Recuerda que todos debemos hacer caso del color de las banderas, de las señales de seguridad, así como de las indicaciones del socorrista. Sin olvidarnos de las posibles corrientes que se pueden crear en el mar.

- Protege tu piel (y la tuya) de los rayos solares
No solo deberás estar pendiente de las actividades acuáticas que tu hijo quiera realizar, también debes estar pendiente de que su cuerpo no se lastime, por ejemplo, por estar demasiado expuesto al sol. Utilizar una crema protectora adecuada para cada miembro de la familia, aplicarla cada dos horas, utilizar gorra y evitar las horas entre las 12.00 y las 16.00 horas hará que puedas cumplir tu objetivo.

- Lleva siempre contigo un botiquín de emergencia
Tener una pequeña bolsita con tiritas, esparadrapo, árnica o antiséptico pueden serte de gran utilidad ante una caída o una herida. ¡Prevenir es de sabios!

Puedes leer más artículos similares a Manguitos, flotadores o chalecos. ¿Qué es más seguro para los niños?, en la categoría de Accidentes infantiles en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: