El colecho con dos niños a la vez

Dormir en la misma cama con tu primer y segundo hijo

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica

La práctica del colecho (dormir con tu bebé) está cada vez más extendida. Algunas familias lo hacen por los beneficios que aporta al bebé y otras para evitar levantarse muchas veces durante la noche.

Pero, ¿qué ocurre si ya estámos colechando con un hijo y llega un nuevo bebé a casa? Te damos una serie de consejos para colechar con dos bebés a la vez.

Cómo practicar el colecho con dos niños a la vez

 Dormir en la cama con dos niños

Algunas familias deciden colechar por convicción de los beneficios que conlleva para el bebé, el más importante la reducción del riesgo de muerte súbita (siempre que se sigan las recomendaciones para un colecho seguro).

Otras acaban durmiendo juntas por pura supervivencia, después de haber pasado varias noches levantándose cada dos por tres ante el llanto del bebé sólo en su cuna, que se queda tranquilo al lado de mamá. Y luego descubren que disfrutan tanto de esta manera de dormir que, aunque el bebé va creciendo, se mantiene por comodidad y disfrute familiar.

Pero, ¿qué pasa cuando llega un nuevo bebé? El embarazo puede ser un buen momento para que el hijo o hija mayor pase a su habitación y que así no asocie ese cambio a la llegada del nuevo miembro de la familia. Pero no siempre es así, y vemos que se acerca el momento del nacimiento y seguimos siendo tres en la cama. Si es tu caso, y tienes dudas sobre cómo sobrevivir al colecho doble, aquí van algunos consejos:

- Los dos adultos (si los hay), deben estar de acuerdo en compartir la cama y hacerse responsables de la seguridad de los niños, siendo conscientes en todo momento de dónde están situados los pequeños.

Lo superficie donde durmáis debe ser firme y lo suficientemente amplia para todos. Esto se puede conseguir acoplando a la cama principal una cuna de colecho o incluso una cama individual. Hay que asegurarse de que no queden huecos entre ambos colchones o entre el colchón y la pared, para que el bebé no pueda quedar atrapado en ellos.

El bebé no debe dormir al lado del hermano mayor los primeros 12 meses. Es más seguro que la madre duerma entre ambos, y que el bebé duerma en una cuna de colecho adosada. 

- En el caso de gemelos, al tener un tamaño y peso similar, sí que podrán dormir juntos en la cuna de colecho.

Entre las ventajas de dormir todos juntos están que el mayor no se sentirá desplazado, los adultos no tendréis que levantaros mil veces para responder a sus necesidades con lo que dormiréis algo mejor, y viviréis momentos y mañanas familiares inolvidables.

El principal inconveniente, a parte del espacio es que cuando se despierte uno de los niños pueda despertar al otro, pero lo bueno es que al responder más rápido a su llanto lo podréis solucionar rápido.

¡Felices sueños!