El nacimiento lotus. Una moda que puede poner en peligro al bebé

El nacimiento lotus deja el cordón umbilical sin cortar varios días tras el parto

En la mayoría de partos, el bebé nace e inmediatamente se corta el cordón umbilical. Comienza su nueva vida, muy diferente a la que conocía. Por primera vez debe buscar el alimento. Ya no le le llega a través del fino cordón que le unía a su madre. tampoco recibe oxígeno, así que debe utilizar los pulmones. Pero... ¿y si aún conservara el cordón umbilical conectado a la placenta? 

Esto, aunque te parezca extraño, existe. Se llama nacimiento lotus o parto lotus. Consiste en dejar varios días placenta y cordón umbilical unido al recién nacido. Pero los médicos alertan: esto conlleva riesgos, y debes conocerlos.

Qué es el nacimiento lotus y qué ventajas tiene para el recién nacido

Nacimiento lotus

Sí, has visto bien. La fotografía lo dice todo: la placenta y el bebé continúan unidos por el cordón umbilical. El padre o la madre transportan la placenta de un lugar a otro en una palangana o recipiente. El parto loto (que se conoce desde 1974) pretende aprovechar los últimos nutrientes de la placenta de esta forma. El bebé mama pero a la vez recibe nutrientes adicionales, entre ellos, una gran cantidad de células madre jóvenes, mucho más valiosas que las células madre adultas.

Los que practican este tipo de parto aseguran que es muy beneficioso para el pequeño, ya que la transición a su 'nueva vida' es más gradual, menos traumática. El cordón umbilical permanece hasta que se cae de forma natural. Puede tardar hasta diez días.  Mientras, intentan mantener la placenta en el mejor estado posible. Pero... ¿supone algún riesgo para el bebé? ¿Es peligroso?

Los riesgos del nacimiento lotus para el bebé 

Nacimiento lotus

Para los grandes defensores del parto loto, esta práctica evita al bebé el estrés de dejar de recibir de golpe el suministro de sangre y nutrientes con el que han contado nueve meses. Sobre todo, porque a través del cordón umbilical y gracias a la placenta, le llegan células madre. Los expertos aseguran que está práctica, que va en aumento, puede poner en peligro la vida del recién nacido. El principal problema es el riesgo de infección. 

La placenta, una vez que finaliza el parto y que sale al exterior, comienza a degenerarse lentamente. Es un tejido que muere. En ese proceso, puede producirse una infección bacteriana que evidentemente se propagaría al bebé a través de la sangre del cordón umbilical. De hecho, muchos ginecólogos ponen en duda esos beneficios de los que hablan los grandes defensores del parto lotus, ya que los vasos sanguíneos de la placenta se deterioran tras el parto

Para detener el deterioro de la placenta, muchos padres que optan por este tipo de parto, rocían la placenta con sal gorda y pétalos de flores e incluso buscan un lugar refrigerado para conservarla mejor.

Ginecólogos de todo el mundo alertan sobre esta práctica que parece tener cada vez más seguidores. Aseguran que el cordón umbilical debe cortarse como mucho tres minutos después del parto.. De hecho, la OMS aplaude la decisión de mantener el cordón umbilical intacto hasta 120 segundos tras el parto por los beneficios que suponen para el bebé, ya que es un impulso de oxígeno que puede incluso evitar la anemia en recién nacidos. Pero no dice nada al respecto de no cortarlo. Más allá de ese tiempo, aseguran muchos expertos, supone un peligro para el bebé si no es vigilado por médicos.