Cómo enseñar a los niños que lo que aprendan hoy les servirá mañana

Transmitir a los niños la necesidad de hacer cosas hoy porque les ayudará en el futuro

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

Nuestra labor como educadores de nuestros hijos e hijas, tiene un papel fundamental. Considero que en muchas ocasiones se nos olvida, tanto a los progenitores como a los docentes. Y es en casa, primer espacio de socialización, donde aprenderán los valores, las normas de cortesía, ciertas habilidades sociales, etc.

En ocasiones, a las madres y a los padres, les genera cierta frustración cuando les queremos inculcar algo a nuestros hijos, que sabemos será bueno para su futuro, y no hay manera de que lo aprendan o de que lo hagan. Así podemos enseñar a nuestros hijos que lo que aprendan hoy les ayudarán mañana.

Inculcar a los niños que lo que aprendan hoy les servirá mañana

Educar a los hijos para el futuro

Los padres debemos tener en cuenta, que a veces queremos que aprendan a practicar un deporte, porque consideramos que son buenos, o nos gustaría que fueran a clases de música, pues a nosotros siempre nos gustó, pero en realidad a ellos no les interesa.

Pues bien, aquí debemos ser coherentes y trabajar en lo que realmente es importante que aprendan y hagan, olvidándonos de nuestro ocio infantil o de aquello que siempre quisimos hacer cuando éramos pequeños y no pudimos y por ello queremos que nuestros hijos lo hagan.

La comunicación y el ejemplo son de las herramientas más potentes que los progenitores podemos ofrecer a nuestros hijos. Por otro lado, fomentar un apego seguro y una unión de confianza y respeto mutuo, nos dará un gran poder a la hora de transmitir valores. Si yo he conseguido que mi hija o mi hijo confíe en mí, igual que yo en él o ella, también he conseguido que haya admiración, pero admiración mutua, entonces, a mi como adulta coherente, me será más fácil decirle que es más adecuado que haga lo que corresponde, ya sea estudiar, aprender a ser ordenado o cuidar de los amigos, y que, aunque no lo entienda ahora, le servirá en el futuro.

A continuación, os dejo algunos consejos y sugerencias para que tengáis en cuenta:

- Ofrécele ejemplos reales y de calidad: que vea el esfuerzo que haces por conseguir algo y tu satisfacción en la recompensa. Cuéntale lo que te costó sacar unos estudios, entrar en un grupo de música o aprender a dibujar bien. Que sepa el esfuerzo que haces por cuidar tu alimentación y llevar una vida saludable.

- Conversa con tus hijos cómo de pequeña o de pequeño, tus padres te decían, en algunas ocasiones, lo que debías hacer, y a la larga lo entendiste.

- Las anécdotas, historias y cuentos de cuando fuimos pequeños les encantan, seguro que podemos buscar en nuestro repertorio alguna que les ayude con este tema. Yo, por ejemplo, agradezco a mi madre que me enseñara a comer fruta, a veces que incluso me obligara, cuando fui creciendo iba entendiendo su importancia. A mi hija le encanta que le cuente la historia de todo lo que se “inventaba” mi madre por tal de que yo comiera fruta.

- Lo que somos hoy tiene mucho que ver con lo que hicimos ayer, y así cada día. Si yo ayer no fui responsable en cuidar mi descanso, es muy probable que hoy esté más cansada y eso tiene unas consecuencias, y como ese, muchos ejemplos más que puedo compartir con mis hijos. Son ejemplos del día a día que nos ayudan en el crecimiento personal, en la responsabilidad y en el cuidado y respeto a uno mismo. No hay que caer en el castigo o en la sanción, de este ejemplo obtengo un aprendizaje.

- Las anécdotas sobre ellos mismos, también les ayudan mucho. Podemos contarles ejemplos de situaciones a las que no querían acceder y hacerles más conscientes de lo bien que les ha venido. Por ejemplo, cuando en alguna ocasión se frustraban en sus caídas con los patines y en los inicios con la bicicleta, y su esfuerzo y constancia más el apoyo de mamá y papá han logrado que hoy sea autónomos en esa actividad. 

La labor de educar es tremendamente bonita y fascinante, pero nadie dijo que fuera fácil. Ser consciente, cada día, de la influencia que tenemos en nuestros hijos e hijas es necesario.