El peligro de que a los niños les gusten demasiado los superhéroes

Un estudio explica que los niños que ven demasiadas películas de superhéroes son más agresivos

María Machado

Cuando era pequeña me fascinaba Wonder Woman. Su fuerza, su porte y su poder hacían que yo también quisiera tener un escudo de superheroína para combatir a los malvados de mi ciudad. Y como yo, muchos niños han soñado con convertirse en alguno de los héroes de capa que están tan de moda. Se disfrazan, crean sus propias armas maravillosas, corren por toda la casa... Sin embargo, un vídeo viral de un pequeño disfrazado de Spiderman ha demostrado el 'peligro' detrás de que a los niños les gusten tanto los superhéroes.

El vídeo viral del niño Spiderman 

El sueño de Jax es ser Spiderman, pero sabe que llegar a ese nivel de superpoderes requiere mucho entrenamiento. Por eso, ya ha empezado a practicar subiéndose por las estanterías de casa, como si del Hombre Araña se tratara. Por lo que parece a partir del vídeo, que su padre ha convertido en viral tras compartirlo en las redes sociales, al pequeño se le da bastante bien escalar. El problema lo encuentra cuando tiene que bajar... Jax ha aprendido una importante lección en primera persona: todo lo que sube tiene que bajar. 

En las imágenes se puede ver al niño subido a una estantería sufriendo porque tiene miedo a las alturas. Por la conversación entre el hijo y la madre, que graba las imágenes, no es la primera vez que Jax utiliza las estanterías de casa como su propio gimnasio. Ha subido a lo alto y ahora tiene miedo de bajar él solo y pide ayuda "por favor" a sus padres.

El vídeo se ha convertido en viral porque muchos usuarios han encontrado muy divertida la escena. Sin embargo, resulta fácil ponerse en la piel del niño y ver que verdaderamente está sufriendo. Jax, convencido de que él mismo era Spiderman, se ha subido a la estantería sin ser consciente del peligro que habría supuesto caerse desde tanta altura... Y es que no podemos olvidar que no es hasta los 7 u 8 años cuando los niños empiezan a comprender qué es ficción (Spiderman y el resto de los superhéroes) y qué es realidad.

El peligro de que a los niños les gusten demasiado los superhéroes

Este es el peligro viral de que a los niños les gusten tanto los superhéroes

Más allá de la dudosa empatía de todos los que han reído al ver el vídeo y del peligro físico que puede suponer creer en los superpoderes, las imágenes me han hecho pensar sobre los 'efectos' que los superhéroes pueden tener en los niños, sobre todo cuando les gustan demasiado y es el único contenido audiovisual al que se exponen. Se suele pensar que estos personajes de películas y cómics son un gran ejemplo, ya que transmiten una moral basada en la bondad, el altruismo, la empatía o la confianza en uno mismo.

Sin embargo, un estudio realizado en la Brigham Young University rechaza esta creencia. Según las investigaciones publicadas en la revista Journal of Abnormal Child Psychology, cuando los niños en edad preescolar ven películas de superhéroes no se quedan con esos valores de defensa y generosidad, sino con la agresividad y violencia de la acción.

La profesora Sarah M. Coyne, que ha dirigido el estudio, ha explicado que los niños pequeños que se exponen de manera demasiado frecuente a la cultura de los superhéroes, son más proclives a ser más agresivos tanto físicamente como en la manera en la que se relacionan con los otros. Esto se debe a que la mayor parte de los contenidos protagonizados por superhéroes no suelen estar creados para niños, por lo que tienen tramas narrativas muy complejas que no llegan a comprender. Como consecuencia, se quedan en el primer plano de lo que ven en las pantallas: las violentas luchas entre buenos y malos.

Para evitarlo, se recomienda moderación. No pasa nada si los niños ven películas de superhéroes, siempre que sea un contenido más al que tienen acceso. Además, es aconsejable hablar con ellos sobre las imágenes que están viendo, sobre lo positivo y lo negativo de los comportamientos de los personajes.

Todos llevamos un superhéroe dentro y, por ello, no debes impedir que tu hijo sueñe con ser uno de ellos. Sin embargo, como en todo, la clave está en el punto medio.