La importancia de los juegos de imitación en los niños

Desde pequeños, los niños tratan de imitar a sus padres, lo que les aporta muchos beneficios

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Los niños pasan por una etapa muy importante en su desarrollo en la que, a través de los juegos de imitación, disponen de la oportunidad de aprender y dominar las habilidades necesarias para desenvolverse en la sociedad. Desde muy pequeños imitan a todas las figuras de su entorno: padres, tíos, abuelos, profesores, cuidadores, etc. lo que beneficiará el desarrollo del área cognitiva de los pequeños. Y la mejor manera de adquirir destrezas y capacidades por imitación es a través del juego.

Cómo se desarrolla el juego de imitación

Los beneficios de los juegos de imitación en los niños

1. Antes de los 2 años

A lo largo del periodo sensoriomotor, es decir desde que nacen hasta los 2 años aproximadamente, los niños van mejorando su capacidad de imitación a través del lenguaje y del juego mientras su modelo referente está presente. De esta forma:

- Intentan imitar las palabras con las que los adultos se dirigen al pequeño. Poco a poco irán ampliando el vocabulario e interiorizando todas las palabras que escuchen en el día a día.

- También podemos ver cómo los pequeños comienzan a hacer gestos que nos llevan a la antesala del juego simbólico como, por ejemplo, “hablar por el móvil”, peinarse, sacar cosas del bolso... 

- En este proceso de aprendizaje y juego mediante imitación es muy importante el estado emocional del modelo referente, es decir, al que imitan. Este tipo de juego es fundamental para el desarrollo de la empatía, por tanto es necesario que los padres, tíos, cuidadores, etc. cuiden mucho sus emociones.

- Acciones del día a día como hacer la cama, vestirse, lavarse los dientes, comer con cubiertos son rutinas que el niño tratará de imitar dentro de sus posibilidades.

2. A partir de los 2 años

Según el niño va creciendo, a medida que se acerca el final del periodo sensoriomotor, aparece la llamada “imitación diferida”, en la que el niño deja de imitar directamente del referente. Es decir, la imitación aparece cuando aquel al que imita está ausente y se sostiene en base a un modelo mental interno diferente del significado que tenía originalmente.

Con la imitación diferida aparece el juego compartido con la figura referente. Este tipo de juego es fundamental para que se dé el juego por imitación de manera individual y se puede dar desde los 12 meses en adelante. En algunos casos, es posible la aparición de un juego pre-simbólico.

A medida que el niño va haciéndose mayor, gana habilidades y tiene la capacidad de dotar al juego de mayor complejidad. Será a partir de los 2 años cuando  pasará a jugar en grupo y cuando el juego por imitación se convierta en algo más evolucionado: el juego simbólico. 

Ideas de divertidos juegos de imitación para los niños

Este tipo de juegos de imitación servirá como base para mejorar las capacidades y habilidades que ayudarán a los niños a evolucionar hacia un juego más complejo como es el simbólico. Este será decisivo en el proceso de socialización de los pequeños. 

Uno de los juegos más usados es el de señalar. Puede hacerse con partes del cuerpo, objetos, libros con dibujos, etc. Es el juego más utilizado con los niños más pequeños.

Sin embargo, el juego imitación, aun siendo más simple cognitivamente hablando que el juego simbólico, se sigue dando (entre iguales o con adultos) cuando los niños son más mayores y la prueba está en juegos como:

- Pareja de estatuas
Es un juego en el que se deben poner posturas con el cuerpo. Juegan 3, donde el primero será el escultor y debe poner al modelo (otro participante) en la postura que quiera. Otro niño, con los ojos tapados debe descubrir qué postura tiene la estatua e imitarla. Los papeles van rotando.

- El espejo mágico
Un participante se pone frente al otro y realiza gestos que el otro debe imitar a la inversa.

- La cadena de gestos
Se hacen dos equipos. Uno de los equipos se mantiene al margen mientras el otro elige una profesión a representar ante uno de los jugadores del otro equipo. Después entra a jugar un segundo jugador del equipo que se mantuvo al margen para que el primero le represente lo que ha creído entender. Así hasta terminar.