Ideas fáciles para trabajar la inteligencia lógico matemática con niños desde casa

Ejercicios que también se pueden resultar efectivos dentro del aula

Laura Cerrillo
Laura Cerrillo Logopeda y docente

Cuando los niños empiezan a conocer el sistema de números (1, 2, 3... ) y, una vez superado el aprendizaje y reconocimiento del sistema de letras (A, B, C, etc.), es totalmente comprensible que les cueste y necesiten de ayuda. Pero no son los únicos, a los padres también nos cuestan los números en nuestro día a día (contabilizar gastos, comprar en tiendas, resolver problemas estratégicamente, etc.). ¿Sabes que todo esto tiene un nombre? Se llama inteligencia lógico matemática y hace referencia al grado en el que una persona es capaz de usar hábilmente el cálculo para resolver operaciones y/o problemas a partir de esta habilidad. Hoy te contamos qué es y cómo puedes ayudar a tus hijos a mejorarla.

Qué es la inteligencia lógico matemática

trabajar la inteligencia lógico matemática

Según la teoría de Howard Gardner, cada niño o niña sería único en cuanto a inteligencia, resultado de la combinación de los ocho tipos que él mismo describe y sus posibles grados (alta, intermedia y/o baja). Es decir, por ejemplo, la inteligencia de un niño podría describirse como alta en habilidades interpersonales, intrapersonales y naturalistas, intermedia en habilidades musicales y matemáticas y baja en habilidades lingüísticas, visuoespaciales y corporales. No solo describiendo las capacidades y/o habilidades del niño de forma general como buenas o malas.

A continuación, os mostraremos cómo identificar y cómo entrenar fácilmente desde casa una las inteligencias más fomentadas y de mayor demanda en la escuela, la inteligencia lógico matemática. 

Pero antes, vamos a realizar lo que se conoce como 'test de inteligencia lógico-matemática', para evaluar el grado de inteligencia que posee el niño. Para ello, tan solo precisarás papel y lápiz para anotar y sumar los puntos de cada una de las 10 preguntas en una escala de 0 a 3, siguiendo la siguiente clasificación:

- 0 puntos: la pregunta no identifica al niño en absoluto.

- 1 punto: la pregunta identifica mínimamente al niño.

- 2 puntos: la pregunta identifica bastante al niño.

- 3 puntos: la pregunta identifica y describe perfectamente.

Las diez preguntas que conforman el test de inteligencia lógico-matemática son:

  1. ¿Siempre le resultó fácil empezar a contar objetos y/o fichas? 0 1 2 3
  2. ¿Siempre le resultó fácil aprender la numeración? 0 1 2 3
  3. ¿Tiene buena memoria para los números y cifras? 0 1 2 3
  4. ¿Las sumas y restas mentales le resultan fáciles? 0 1 2 3
  5. ¿Tuvo facilidad para aprender las tablas de multiplicar? 0 1 2 3
  6. ¿No acostumbra a cometer errores en las operaciones? 0 1 2 3
  7. ¿Resuelve con facilidad problemas matemáticos? 0 1 2 3
  8. ¿Le gustan los juegos de números (por ejemplo; sudoku, etc.)?  0 1 2 3
  9. ¿Disfruta jugando a las compras con monedas y billetes? 0 1 2 3
  10. ¿Disfruta con los juegos de razonamiento, lógica y estrategia?0 1 2 3

Una vez contados los puntos totales podremos clasificarlo en tres grados:

- Inteligencia alta: entre 21- 30 puntos.

- Inteligencia intermedia: entre 11- 20 puntos.

- Inteligencia baja: entre 0- 10 puntos.

10 ejercicios para mejorar la inteligencia lógico matemática

trabajar la inteligencia lógico matemática

Y una vez que ya sabes qué es esto de la inteligencia lógico matemática y por qué es importante, es el momento de empezar a trabajar para poder seguir mejorándola. Y aquí da igual que, tras el test, el niño haya obtenido una puntuación alta o baja, estos ejercicios que te proponemos son para todos y para siempre. 

1. Juegos de contar
A través de cualquier tipo de objetos que podáis tener a vuestro alrededor en casa o en el aula, como imágenes, objetos y/o fichas de juegos, podemos hacer tareas varias y fáciles de contar señalando con el dedo. 

2. Contar en voz alta
Como si de canciones se tratará, podemos crear rutinas divertidas y diarias de contar y memorizar las series numerales básicas (hasta 10 ó 100 según la edad) como de 1 en 1, de 2 en 2, de 5 en 5, de 10 en 10 e, incluso, hacia atrás.

3. Dinámicas de memorizar
A partir de números cortos (tres o cuatro cifras) e, incluso, largos como teléfonos, podemos proponer retos con recompensas motivadoras. Por ejemplo: si te acuerdas de este número que te voy a decir (2678) en voz alta, te daré 1 punto y cuando consigas 10 ¡merienda sorpresa!

4. Aplicaciones
Hoy en día las aplicaciones nos ofrecen una gran cantidad y variedad de entrenamientos de todo tipo, en el caso que nos ocupa podremos encontrar muy fácilmente apps de cálculo y velocidad mental en nuestro app store. 

5. Tablas de multiplicar
Repasar regularmente con canciones o también con recompensas motivadoras conceptos tan importantes como las tablas de multiplicar ayudará a que no caigan en el olvido.

6. Operaciones
Plantear un reto de operación más y menos complejos a diario es otra excelente opción de rutina de entrenamiento, ya sea de pocas o muchas cifras, fáciles (sumas y restas) o complejas (multiplicaciones y divisiones).

7. Problemas de matemáticas
Proponer gradualmente problemas matemáticos ajustados a su edad también puede ser beneficioso, aconsejando que este sea semanal a diferencia de las operaciones, que pueden ser más rápidas y diarias.

8. Juegos imprimibles
Ofrecer juegos o fichas imprimibles como sudokus puede ser una manera de entrenar la numeración sin que apenas los más pequeños sean conscientes.

9. Juegos de compras
El clásico juego de comprar y vender, con la excusa de contar y devolver cantidades es también muy útil.

10. Juegos de mesa
Puestos a escoger juegos de mesa, procurad decantaros por aquellos que encontrareis indicados como tipología de razonamiento lógico y estrategia, preguntando fácilmente en cualquier juguetería por edad.