Celebrar Halloween con niños que le tienen miedo a todo

Para algunos niños, la fiesta de Halloween es una auténtica pesadilla

María Machado

Caramelos, disfraces, juegos... Algunos niños cuentan los días para que llegue el 31 de octubre. Sin embargo, para otros, Halloween es una auténtica pesadilla. Son esos niños a los que las máscaras, los fantasmas y los monstruos les dan mucho miedo, por mucho que sepan que detrás de ellos están sus vecinos, amigos o familiares.

Celebrar Halloween con niños que le tienen miedo a todo es un reto. Hay que prescindir de algunos de los básicos de esta festividad basada, precisamente, en el disfrute de lo tenebroso. Se puede optar por no participar en la noche de los muertos vivientes, sin embargo, es imposible escapar de los escaparates de las tiendas llenas de disfraces, de la programación especial de los canales infantiles y de las fiestas de los colegios. ¿Cómo pasar por Halloween sin que se convierta en una experiencia traumática para un niño sensible?

Cuando los niños que le tienen miedo a todo se enfrentan a Halloween

Cuando hay que celebrar Halloween con niños que le tienen miedo a todo

Bien pensado, Halloween es una fiesta temible, y más para un niño al que aún le cuesta distinguir entre qué es de verdad y qué es de mentira. Calaveras y esqueletos adornan las calles, las calabazas dejan de ser un alimento para tener ojos y dientes terroríficos, los murciélagos se convierten en mascotas... y los niños se tienen que mezclar entre todos ellos, para pedir caramelos.

Ante este panorama hay niños que prefieren quedarse en casa y no salir durante el 31 de octubre. Muchos, incluso, se niegan a participar en las actividades del colegio relacionadas con esta celebración: la fiesta de disfraces, colorear dibujos de murciélagos, hacer manualidades para decorar la clase... Pero, ¿hay que obligar a los niños a intervenir en ellas? ¿Se les puede dejar sin ir a la escuela durante el día de Halloween para que no pasen miedo? 

Hay padres que obligan a sus hijos a exponerse a sus miedos, de golpe y sin ninguna contemplación. Otros, quizá demasiado permisivos, dejan que los niños se queden en casa bajo la excusa de 'por un día que no vayan al colegio...' Pero, ni una cosa, ni la otra. No queremos causarles una experiencia traumática (que quién sabe si podría llegar a convertirse en una fobia en el futuro), pero los niños deben aprender a enfrentarse a lo que les da miedo. Es tarea de los padres ayudarles a superarlo para que puedan disfrutar de la celebración de Halloween junto a sus amigos. 

8 consejos para evitar que tu hijo tenga miedo en Halloween

Cada vez es más común que se celebre Halloween, una fiesta que ya se ha convertido en cotidiana. Si bien no hay que obligar a los niños a que participen de la celebración, hay que hacerles ver que no hay razón para tener miedo, a pesar del ambiente tan tenebroso que se crea durante este día. Estos consejos te ayudarán a evitar que tu hijo tenga miedo en Halloween.

1. Días antes de la llegada de Halloween, habla a tu hijo de esta fiesta: que vais a organizar una fiesta en casa, que los niños van a ir disfrazados al colegio, que se piden caramelos... Si pones a tu hijo sobre aviso, no le pillará por sorpresa y comprenderá qué está ocurriendo. Desde el principio, plantéale Halloween como una fiesta muy divertida para disfrutar junto a la familia y los amigos. 

2. Intenta averiguar qué es lo que realmente le da miedo a tu hijo. Hay niños que temen a los monstruos, pero otros no quieren que otros niños les den sustos o simplemente les da vergüenza participar en los juegos organizados por esta festividad. Habla con él y escucha lo que te dice. 

3. No expongas a tus hijos a imágenes que les den miedo. Es posible que quieran hacerse los valientes y te pidan ver ciertas películas y dibujos animados. Por el día no les darán miedo, pero por la noche, cuando se vayan a la cama, los terrores se apoderarán de ellos. Es mejor que busques contenidos en los que se ridiculice a los monstruos o que se les muestre como personajes amistosos. De esta forma, tu hijo entenderá que no hay nada a lo que temer. 

4. No te fíes de las edades recomendadas de las películas de miedo o, incluso, las de los cuentos infantiles de Halloween. Aunque tengan la misma edad, hay niños más sensibles que otros. Solo tú, que conoces bien a tu hijo, sabrás qué contenidos le van a provocar pavor. 

5. Intenta hacer comprender a tus hijos que los personajes de Halloween no existen: que el monstruo de Frankenstein vive solo en los libros, que detrás de esa bruja está la vecina de arriba y que los murciélagos son animales inofensivos. Por lo tanto, al no ser reales, no hay por qué tenerles miedo. 

6. Los niños aprenden del ejemplo, por lo que si ven a sus padres disfrazarse y disfrutar de Halloween, querrán participar en la fiesta. 

7. Decorar la casa no es obligatorio, sobre todo si a tu hijo le da mucho miedo esta estética. Sin embargo, adornarla en familia e involucrar al niño en los preparativos es una buena forma de que no tenga miedo. 

8. Si a tu hijo le da miedo la fiesta de Halloween del colegio, puedes pedirle a los profesores que permitan la asistencia de los padres. Cuando tu pequeño te vea allí, se sentirá más seguro, y empezará a pasárselo bien.