Cambios hormonales en el embarazo que afectan a la salud dental de la mujer

¿Debe la mujer embarazada acudir al dentista en el caso de tener una caries?

Diario de una matrona

El embarazo es una etapa muy importante en la vida de una mujer en la que se dan múltiples cambios fisiológicos que debemos conocer, entre ellos los cambios hormonales en el embarazo que afectan a la salud dental de la mujer. En la primera consulta que se realiza con la matrona una vez está diagnosticado el embarazo, siempre recomendamos que se realice una visita al dentista, ¿por qué? ¡Te lo cuento!  

Cómo el embarazo afecta a la salud dental de la mujer

cambios hormonales en el embarazo que afecta a la salud dental de la mujer 
Como decía, esta etapa conlleva múltiples cambios hormonales que pueden afectar a nuestra salud dental. La composición de la saliva cambia a lo largo del embarazo y durante el periodo de lactancia, su ph se torna mas ácido y el flujo salival se ve disminuido. Esta disminución de la cantidad de saliva puede estar asociada a la aparición del mal sabor de boca y a un aumento de la dificultad para deglutir los alimentos.

Además, es muy común la aparición de náuseas y vómitos al inicio del embarazo, aproximadamente un 75-80% de las mujeres experimentan estos síntomas, que dependiendo de su duración en el tiempo pueden conllevar una importante erosión del esmalte dentario.

También debemos tener en cuenta que la secreción aumentada de estrógeno y progesterona que se produce en el embarazo provoca un mayor flujo de sangre en las encías, lo cual las hace más sensibles y es más probable que se inflamen, enrojezcan y se produzcan sangrados. Se llama gingivitis del embarazo y aparece en el 60-75% de las mujeres entre el tercer y octavo mes de la gestación. Estos niveles hormonales altos, también predisponen a una mayor presencia de placa y de bacterias alrededor de las encías.

La importancia de tratar las caries durante el embarazo  

La importancia de tratar las caries durante el embarazo  

Como comentábamos al principio, es esencial realizar una visita al dentista al inicio del embarazo de forma preventiva, pero puede ocurrir que en dicha visita el dentista nos diga que necesitamos algún tratamiento, por ejemplo, empastar una caries.

Muchas mujeres acuden a la consulta derivadas por el dentista para preguntarnos si pueden realizarse dicho tratamiento o mejor esperan a finalizar la gestación. Los estudios demuestran que los tratamientos no quirúrgicos durante el embarazo no están asociados con ninguna complicación durante el mismo, de hecho es mucho mayor el beneficio de reparar este daño.

Además, comentar que el anestésico local que se utiliza para realizar dicha técnica es el mismo que utilizamos las matronas cuando necesitamos anestesia local en el parto, por ejemplo, para suturar un desgarro o el que utiliza el anestesista cuando va a colocar un catéter epidural.

Pero no es suficiente con restaurar las lesiones para reducir el riesgo de transmisión bacteriana al recién nacido cuando tenemos altos niveles de bacterias cariogénicas. Por ello, cuando esto ocurre se necesita realizar terapia antiséptica y tratamiento con fluoruro.

Dichas bacterias son transmitidas de madre a hijo cuando se realizan prácticas en las que interviene la saliva materna, es decir, cuando probamos la comida con la misma cuchara que el bebé o chupamos el chupete para limpiarlo… Por todo ello es importante evitar realizar estas prácticas.

Destacar también que la leche materna no produce caries, pero que, sí que tenemos que tener especial cuidado con los bebes alimentados con fórmula. Algunas veces les dejamos solitos para tomar el biberón y juguetean con él, quedándose la leche detenida mucho tiempo en la boca y aumentando el riesgo de que se produzcan caries.

Nuestro principal objetivo en el embarazo es la prevención, conseguir una boca sana, por lo tanto debemos prestar una especial atención a la higiene bucodental durante este periodo, realizando un buen cepillado (tras las comidas principales, pero también tras los picoteos entre horas), utilizando seda dental y flúor o antisépticos cuando sea necesario.

¡Recuerda: esencial una buena higiene dental y que no se te olvide pedir cita con tu dentista al inicio del embarazo!

Texto: Diario de una matrona