Disfruta y acompaña a los niños en cada una de sus etapas sin prisas

Las prisas nos impedirán vivir momentos especiales con tus hijos

Marga Santamaría
Marga Santamaría Coach educativa

Tenemos la mala costumbre de pensar demasiado en el futuro, o quizá a nuestro alrededor hay alguien que nos invita a ir demasiado al futuro, y eso nos hace desconectar del presente y descuidar lo que tenemos aquí y ahora. Descubre por qué debemos disfrutar y acompañar a los niños en cada una de sus etapas. 

¡No tengas prisa! Acompaña a los niños en cada una de sus etapas

Por qué disfrutar y acompañar a los niños en cada una de sus etapas

Hay una frase que se ve mucho en las redes sociales, que dice algo así como que “se es madre toda la vida, pero que él (o ella) será niño solo una vez”. Y así es. Mi hija tuvo tres años solo una vez y se graduó de Infantil solo una vez, y eso ya forma parte del pasado.

Los niños y las niñas deben ser eso, niños y niñas, deben comportarse como niños y niñas y deben actuar como niños y niñas. Y deben sentir como niños y niñas, jugar y correr como niños y niñas.

Cuando un bebé gatea, ya queremos que ande. Cuando camina, ya queremos que monte en bici y, después, deseamos quitarle los ruedines. Vivimos en una sociedad acelerada, parece que queremos ir consumiendo etapas y se nos vuelve a olvidar el aquí y el ahora.

Soñamos con que nuestros hijos serán ingenieros o periodistas, o que viajarán por el mundo y sabrán muchos idiomas. Te invito a que no sueñes tanto y estés más presente en su momento. Todo esto se consigue a través de la crianza respetuosa, que acompaña cada momento de su infancia, sin acelerar, sin agobiar y favoreciendo muchos momentos de actividades propias de un niño o niña, basadas fundamentalmente en el juego y pensando en las necesidades reales de mi hijo o hija. Y es eso realmente lo que necesita para ser feliz.

Lo niños llegan al mundo como un libro en blanco, y lo irán rellenando día a día con sus historias, sus aprendizajes, sus vivencias y experiencias. Todo esto hará que se vaya configurando su personalidad, su carácter y su propia identidad.

Nosotros adultos, que les acompañamos en su día a día, ya sea como madre o maestra en mi caso, somos responsables de generar muchas de esas experiencias, y de eso dependerá que vean el mundo, la vida, de una u otra forma.

Respeta cada fase y tendrás un niño emocionalmente sano 

niño emocionalmente sano

La etapa infantil es una etapa mágica y como etapa tiene un fin. Respétala, y así estarás creando un niño o niña emocionalmente sano y preparado para también crear un mundo mejor. Te dejo estos consejos:

- Respira hondo, observa a tu hijo o a tu hija, ese momento es único y no volverá.

- Disfruta de cada momento, respetando su ritmo.

- No quieras que crezca antes de tiempo, sí que aprenda en responsabilidad y autonomía, pero como un niño que es.

- No le regañes porque no aprendió algo, quizá no llegó ese momento y necesita más tiempo.

- Respeta su ritmo de desarrollo, no sobre estimules su avance.

- No le pidas que haga cosas de mayor, porque no es un mayor.

- No sobrecargues de extraescolares a tu hijo para que sea mejor. ¡No les hagamos competitivos!

- No adelantes sus aprendizajes escolares. Ya tiene maestros en el colegio que se encargan de eso.