Desde que soy madre siento que estoy siempre enojada con mis hijos

Son muchas las mamás que se sienten enfadadas con los niños porque la maternidad en sí les resulta agotadora

No es fácil admitir esta realidad: 'Desde que soy madre siento que estoy siempre enojada con mis hijos'. ¿Te suena familiar? Es mucho más común de lo que imaginas. Si te escuchas a ti misma decir: 'Recoge la habitación', 'escúchame cuando te hablo', 'lávate los dientes', 'usa los cubiertos para comer', 'no grites tanto', 'no me hables así', 'vete a dormir ya', 'no pegues a tu hermano'…

Si ya de escribirlo quedamos agotadas, ahora imagínate todo eso dicho en el fragmento de día que pasamos con nuestros hijos e hijas. Todas estas frases y muchas más son las que se oyen en cantidad de hogares, y son las que nuestros hijos e hijas reciben en sus oídos, pero es que a eso añadimos que son las que salen de nuestra boca, y realmente no se sabe si es peor decirlo o escucharlo.

¡Ayuda! Me la paso enojada con mis hijos todo el tiempo

Desde que soy mamá estoy enfadada con mis hijos

Son muchas las madres que tienen una sensación continua de pasarse el día enfadadas con los hijos, y no es algo fuera de lo común, todo lo contrario, ya que todas estas órdenes dadas y además iniciadas con el común 'no', pueden llegar a generar estrés, agotamiento mental, sentirse harta de estar harta… ¿verdad? Y si esto lo traducimos a la química de nuestro cuerpo pues aparece el cortisol, la famosa hormona del estrés.

Esta hormona nos juega malas pasadas en nuestro cuerpo lo que, entre otras cosas, genera esa sensación tan desagradable de sentir que apenas hay momentos de paz y bienestar con nuestros hijos, y además de todo esto aparece la culpa, la que ya nos aplasta y nos hace sentir malas madres e incluso fracasadas en esta labor de la crianza.

Pues bien, todo esto afortunadamente se puede ir mejorando, ya que este malestar que por desgracia muchas madres tienen, y decimos madres porque en muchos casos son las que se vinculan e implican más emocionalmente a sus hijos y sufren esta sensación, pueden rebajar su nivel de estrés y disminuir ese sentimiento de culpa, que en muchas ocasiones viene provocado por nuestras propias historias personales y por la presión de la sociedad.

¿Qué es lo que provoca estas situaciones? Por un lado, la vida sin pausa que llevamos: las exigencias laborales, las obligaciones sociales y familiares, la responsabilidad y carga como madres y padres con sus cuidados, citas médicas, actividades escolares y extraescolares, cumpleaños infantiles… y por otro lado la autoexigencia, la falta de conciencia para respirar 10 segundos, el exceso de culpa o el pensar que nuestras madres, suegras, vecinas o cuñadas lo hacen mejor que nosotras.

6 consejos para eliminar la sensación de enfado con tus hijos

Consejos para mamás que están enfadadas siempre con sus hijos

Aquí te dejamos algunos consejos que esperamos te puedan aliviar ese sentimiento que, en algunas ocasiones, tanto pesa:

1. Piensa y créete
En primer lugar debes decirte, porque es verdad, que tu hijo está en 'construcción', está en continuo aprendizaje y desarrollo, por lo tanto, exigirle más de lo que madurativamente puede aportar, es perjudicial para ambos. Cierto que en ocasiones le deberás repetir algunas cosas muchas veces, pero confía en que eso tiene fecha de caducidad. Bajar tu nivel de exigencia con él o ella, te puede beneficiar a ti.

2. Eres la mejor
La mamá que tu hijo tiene delante es la mejor mamá que puede tener, y para que esa mamá se lo crea, es necesario que confíe en ella y que trabaje en ella cuidándose, escuchándose y parando para respirar. Créeme que la respiración es una poderosa herramienta, que realizada de forma consciente puede ayudar a bajar tu nivel de enfado.

3. No te compares
Cada mujer, cada madre, cada hombre y cada padre, somos únicos. Dentro de nosotros hay un gran potencial y en nuestro interior están nuestras respuestas. Nadie mejor que tú conoce a tu hijo y a ti mismo, por lo tanto, para de vez en cuando para ver qué puedes mejorar, qué puedes cambiar o qué puedes dejar de hacer.

Cómo dejar de estar enojada con los hijos todo el tiempo

4. Cuida tus palabras
Aplica tanto las que les dices a tu hijo como las que te dices a ti en tu cabecita. Fíjate la lista de órdenes con las que inició este post, todas órdenes y prohibiciones. Prueba a hablar en positivo para evitar esa negación (por ejemplo en vez de decir 'no grites', puedes pedirle que baje el tono…) y también cuida lo que te dices y cómo te lo dices. Una de máxima es que el lenguaje crea realidades, por lo tanto elige lo que quieres creer.

5. Busca espacios y momentos
En ellos asegúrate de generar momentos de bienestar juntos, es importante para ambos que esos espacios existan y se queden en vuestras mentes. Cuantos más haya de esos momentos más nuestro cerebro los querrá y los buscará que, por otro lado, generan hormonas de placer y bienestar, como la oxitocina.

6. Asegura tu autocuidado
Y por último está este punto que es para nosotras el más importante, cuidar de la persona que cría en este caso tú: es necesario y fundamental. Dedicarte tiempo para seguir conociéndote, cultivando tus amistades y cuidar de ocio y tiempo libre. Un antídoto que ayuda a aliviar parte del agotamiento mental y físico de la crianza de un hijo es hacer actividades que son placenteras y se realizan en solitario.

Decir alguna vez: 'Desde que soy madre siento que estoy siempre enojada con mis hijos', ¡es muy válido! La solución es echar mano de la red de apoyo y no autocastigarte. ¡Eres una gran mamá!

Puedes leer más artículos similares a Desde que soy madre siento que estoy siempre enojada con mis hijos, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: