Cómo NO sentirse superada por la maternidad real - Libérate de la culpa

Consejos para madres que sienten que la maternidad les anula

Beatriz Martínez
Revisado por Silvia Álava Sordo, Psicóloga, el

¿Tú también sientes que desde que te has convertido en madre has pasado a un segundo plano? Ahora todo gira en torno a tu hijo, pero ¿cómo dejar de lado ese sentimiento de culpa que a veces te acompaña? La psicóloga Silvia Álava nos da algunos consejos para evitar que te sientas superada por la maternidad real (que tan diferente es de aquella maternidad que habías idealizado).

La maternidad real nos hacen sentirnos superadas

Sentirse superada por la maternidad real

Qué madre no ha dicho aquello de 'no puedo más', ¿verdad? Y es que la maternidad se vive de un modo tan intenso que muchas veces tenemos la sensación de que nos supera, que no es para nosotras. Sobre todo cuando nuestros hijos son pequeños, nos demandan a cada rato y además está la casa, el trabajo... Aunque pocas cosas en este mundo son las que se pueden compararse con la experiencia de tener hijos, no resulta sencillo compatibilizar la crianza con el resto de las obligaciones. Esa es la verdadera maternidad real.

Pero nunca te olvides: no estás sola. Ser madre es algo maravilloso, pero a la vez abrumador y agotador. Quieres llegar a todo: hacer bien tu trabajo, darle lo mejor a tu hijo, estar ahí para tu pareja, tener siempre en orden la casa... ¿y qué queda para el último lugar?

Llevamos un tiempo viviendo situaciones cambiantes en la sociedad que hacen tambalear nuestro mundo y, si a eso le sumamos una maternidad demandante, no es de extrañar que nos sintamos agobiadas, desesperadas incluso. Repite esta frase todas las veces que quieras: 'no estoy sola'.

Otra cosa que has de tener en cuenta y que te ayudará a relativizar las cosas es que es muy normal sentir de vez en cuando que el hecho de ser madre te supera, ¡a todas nos pasa! 'No estoy preparada para esto', 'no soy una buena madre', 'qué culpable me siento'. ¡Nada más lejos de la realidad! Siempre quieres mostrar tu mejor versión y eso ya dice mucho de ti.

Cómo liberarse de la culpa más frecuente al ser madre

Sentir culpa al ser madre

Entonces, ¿qué hacer para no sentir culpa todos los días? ¿De qué modo vivir la maternidad real felizmente y sin agobios? Y también de un modo más consciente y realista, porque en el hecho de darnos cuenta de las cosas ya está el cambio.

1. ¿Qué cosas puedo hacer para mejorar?

Trata las situaciones cotidianas desde el realismo y mentalízate de que ahora toca vivir una etapa en la que estarás más cansada, pero que tarde o temprano vendrá otra en la que puedas estar más relajada. ¿A qué resulta de mucha ayuda pensarlo de este modo? Y , en lugar de cargarte con la culpa, piensa de qué modo puedes mejorar o cambiar situaciones para que todos en casa estéis más felices.

2. Relega tareas, ¡saber pedir ayuda es de sabios!

Si tienes la suerte de tener a tu lado a los abuelos, tíos y amigos de confianza, no dudes en pedirles ayuda cuando lo creas necesario. Para que recojan a los niños cuando no llegues a tiempo del trabajo y también cuando te apetezca salir a cenar un sábado por la noche junto a tu pareja o amigas.

3. Deja para mañana lo que ya no quieras hacer hoy

Tus expectativas sobre la maternidad tienen que ser reales; recuerda que hablamos de una maternidad real. Vale que te gustaría tenerlo todo al día, pero muchas veces no será posible. No pasa nada porque los platos se queden sin fregar o la colada sin hacer. Te sentará mucho mejor a nivel emocional ponerte a leer un rato, ver una película o a escuchar música clásica cuando los niños ya estén acostados.

La maternidad real me supera

4. Apóyate en otras madres

Cuando tienes dudas sobre lo que poner de merienda a tus hijos para el recreo ¿a que no tardas en preguntar al resto de madres? ¡Lo mismo puedes hacer cuando te sientas agotada! Hablar de lo que significa para ti ser madre, compartir tus inquietudes e inseguridades con otras mamás te acompañará y te dará otra visión más relajada y motivante.

5. Háblate a ti misma con el mayor de los cariños

No te culpes, háblate a ti misma con cariño y baja tu nivel de exigencia. El autocuidado, los momentos para una misma son tan necesarios como cualquier otra cosa. ¿Te has fijado en lo bien que huele el café cuando lo tomas despacio? ¿O lo agradable que es sentir el agua caliente de la ducha? ¡Tu estado de ánimo mejorará como por arte de magia!

6. Tómate las cosas con humor y disfruta de ser madre

Con sentido del humor todo sabe mejor, en especial cuando tienes que recoger el vaso de agua que ha tirado por descuido tu hijo. Haz acopio de todo tu buen sentido del humor y tus hijos harán exactamente lo mismo. Y, más importante aún, recuerda cada día lo afortunada que eres por compartir tu vida con tus maravillosos hijos.

¡Todo lo demás no tiene tanta importancia como a veces le queremos dar! ¡Disfruta de la maternidad real!

Puedes leer más artículos similares a Cómo NO sentirse superada por la maternidad real - Libérate de la culpa, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: