Frases que dañan la autoestima de los niños y hieren sus sentimientos

Mide tus palabras y cambia ciertas conductas para aumentar la seguridad de tu hijo en sí mismo

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Un niño feliz grita, alborota y se ríe a carcajadas. En el momento que vemos que no hace estas cosas nos preguntamos ‘¿le pasará algo?’. Detrás de un niño triste y cabizbajo puede encontrarse una escasa autoestima, ¿y si el motivo de esa baja autoestima en los niños son las frases y palabras que a veces decimos los padres? ¡Podemos hacer mucho para lograr que crea en sí mismo!

Estas son las frases que más dañan la autoestima de los hijos

autoestima baja en los niños

La autoestima es la forma en cómo nuestros hijos se ven a sí mismos: valientes y queridos o torpes y testarudos. No solo influyen en el pensamiento que se forma en su mente, sino también en la confianza que tienen ellos mismos: ‘si tan mal hago las cosas, ¿para qué lo voy a intentar?’.

Construir la autoestima es trabajo personal de cada uno, sin embargo los que están a nuestro alrededor tienen mucho que decir. Sus frases, palabras, gestos, forma de actuar o modo en el que nos miran pueden inclinar la balanza al lado de la sana o baja autoestima.

1. Pareces tonto, te estás comportando como un tonto
Las etiquetas negativas de este tipo dañan la autoestima de los hijos. Si les dices ‘pareces tonto', en su cabeza escuchan ‘soy tonto’.

2. Eres un pesado
Mismo da decir ‘te estás poniendo pesado’ que ‘eres un pesado’ es el mismo peso el que metemos en su mochila, la misma palabra negativa que a nosotros nos parece normal pero que a ellos les hace daño, les que roba ilusión y alegría.

3. Ahora no, que estoy ocupada
Si levantas la vista del ordenador unos segundos para mirar a tu hijo: ¿te imaginas lo feliz y valorado que puede llegar a sentirse? Por muy liada que estés, procura dedicarle tiempo de calidad. O al menos decir cosas como ‘ahora no puedo, pero dentro de un rato sí’.

4. No llores, no es para tanto
Igual sí que lo es, puede que no para nosotros, pero sí para ellos. Cada uno tiene su propia escala de lo que es importante o secundario.

5. Ya lo hago yo
Le estás diciendo que él no puede, que lo va a hacer mal o que no quieres esperar siquiera a que lo intente.

6. Mira lo bien que lo hace tu hermano
Una de las cosas que más hiere a un hijo y que más baja su autoestima son las comparaciones, en especial con los hermanos.

7. Estoy harta de ti
Qué mal suena, ¿verdad? Seguro que no es cierto, que solo lo decimos porque estamos cansados y ellos no paran quietos.

8. Siempre te portas fatal
¿Qué es portarse mal o bien? ¿Hacernos caso a pies juntillas? ¿No sería mejor ser empáticos y trabajar la responsabilidad en la medida de la edad de cada niño o niña?

Mide las palabras que les dices a tus hijos, podrías herir sus sentimientos

palabras que dañan los sentimientos de los niños

Es el qué les decimos y también el tono en el que lo decimos. Las cosas que mamá y papá decimos tienen una gran influencia en el modo en que ellos, nuestros hijos, lo que más queremos en el mundo, se ven. Un niño, por muy alegre y positivo que sea, si oye a cada rato que es un vago, se dirá a sí mismo que lo es, ¿cómo no iba a serlo si es el mensaje que le mandan sus papás?

9. Ya estás otra vez igual que siempre
Otra etiqueta negativa que luego será muy difícil de quitar.

10. Contigo no hay manera
¿Será que le estamos tomando por un niño imposible?

11. Déjame tranquilo
Y en su cabeza suena ‘mejor me voy porque aquí no me quieren’.

[Leer más: Síntoma de carencia afectiva en los niños]

12. Estás haciendo el ridículo
Seguro que no es así, los peques tienen que probar y dar rienda suelta a su imaginación, sino es ahora, ¿cuándo lo van a hacer?

13. ¡Pero mira lo que has hecho!
Nada que no se pueda arreglar con un poco de paciencia y una conversación tranquila para que a la próxima se acuerde de temer un poco más de cuidado.

14. Me gustaría que fueras de otra forma
Si te dijeran a ti estas palabras tan duras seguro tu autoestima también se vería dañada.

15. O dejas de llorar o me voy
Vale que muchas veces las rabietas de los niños son intensas, nos agotan, nos dejan sin recursos, pero es justo en esos momentos en los que pierden el control cuando más nos necesitan. Si de verdad te alejas de su lado o tan solo le dices que lo vas a hacer, ¡se sentirá muy solo!

16. Para la edad que tienes ya podría hacer estas cosas
Cada niño lleva su propio ritmo de maduración, crecimiento y aprendizaje. Mensajes con los que los etiquetamos o comparamos indirectamente, ‘mi amigo lo hace y yo no’, pesan más de lo que nos creemos.

Papá y mamá pueden ayudar a construir una sana autoestima en los niños

autoestima sana

Además de desterrar de nuestro vocabulario todas estas frases negativas que bajan la autoestima de los hijos, ¿sabes lo que también funciona muy bien para hacer justo lo contrario? Para reforzar la autoestima de los niños nada como hablar bien de ellos, por ejemplo, comentar entre los adultos lo bien que les da hacer solos la tarea o poner la mesa sin que nadie se lo diga. Puede parecer que no te oyen, pero por descontado que son todo oídos.

Además de elogiar a los peques, reforzar siempre lo positivo y de escuchar lo que tienen que decirnos, pasa tiempo con ellos, tardes enteras o fines de semana, pero también otros momentos concretos del día a día como la hora de la cena o el momento del cuento. Serán esos instantes los que más nos ayuden a conectar con nuestro pequeño.

Besos, achuchones, abrazos y demás muestras de amor también valen, ¡que no te falten ningún día! Y todo para mejorar su autoestima, para que se sientan una parte importantísima de la familia, para que aprendan a creer en ellos mismos tanto o más de lo que nosotros creemos en ellos.

Puedes leer más artículos similares a Frases que dañan la autoestima de los niños y hieren sus sentimientos, en la categoría de Autoestima en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: