Lo que pasa cuando los padres no cumplen las promesas a sus hijos

Alternativas y soluciones para padres que no hacen lo que dicen o prometen a los niños

Sandra Llorente

Todos lo hemos hecho alguna vez… Tus hijos no paran de pedirte algo, no importa el qué. Has tenido un día agotador y tienes mil y una cosas por hacer, pero ellos siguen insistiendo. Insisten tanto que al final optas por prometerle lo primero que se te pasa por la cabeza, sin que realmente estés pensando bien lo que estás haciendo. Si finalmente cumples lo prometido, no hay problema, aunque siempre es bueno saber decir NO a nuestros hijos de forma positiva. Pero, ¿qué ocurre cuando los padres no cumplen las promesas a sus hijos? ¡Más de lo que nosotros creemos!

Las graves consecuencias de no cumplir las promesas a los niños

cumplir promesas a los hijos

Cuando hablamos con nuestros hijos, no siempre tiene que haber una promesa por medio. Pero si la hay, podemos tener un grave problema, que se genera cuando la promesa no se cumple, ya sea porque no es posible (por ejemplo, prometerle algo que implique dinero o tiempo que no tienes) o porque se te olvida, ya que esa promesa la dijiste por decir y ni siquiera le prestaste atención.

Para ti es algo tan trivial, que el hecho de no cumplirla no te parece demasiado importante, pero ¿crees que carece de importancia también para tus pequeños? Si aún tienes dudas sobre si les afecta o no que cumplas tus promesas, ponte por un momento en su lugar. ¿Te gusta que tu pareja no cumpla sus promesas? Ninguna promesa es banal para un niño, ya que todo aquello que provenga de sus padres es su principal referencia. No cumplir promesas a tus hijos constantemente tiene consecuencias, muchas de ellas más graves de lo que imaginamos.

- Se sienten defraudados
La decepción de un niño cuando ve que su papá o su mamá no cumple la promesa que le han hecho puede ser de dimensiones gigantes. Es posible que en ocasiones no lo expresen, pero en su interior sentirán que sus padres, su principal base de seguridad, les han defraudado.

- Aprenden a conformarse
Cuando papá o mamá promete constantemente y nunca cumple, al final los niños aprenden a conformarse con tener unos papás mentirosos y poco cumplidores. Esto no solo afectará su relación con ellos, sino la manera de percibir sus relaciones con los demás. Aceptarán con más facilidad en su vida a personas que no les valoran lo suficiente como para no cumplir sus promesas hacia ellos.

- Pierden la confianza en ti
Si no cumples con lo prometido, al final tu pequeño o pequeña acabará por perder completamente la confianza en ti. No esperes después que expresen sus sentimientos y necesidades con total libertad, pues eres la primera persona en demostrarles que no eres de fiar.

- Siguen tu ejemplo
¿Alguna vez has escuchado aquello de que los niños aprenden por imitación? Efectivamente, si ven que sus padres no cumplen sus promesas de manera habitual, ellos acabarán haciendo lo mismo en sus relaciones sociales, ya que acabarán normalizando esta actitud.

- Te pierden el respeto
Uno de los ingredientes más importantes del respeto es la integridad. Si incumples una promesa, no muestras integridad, por lo que tus hijos relacionarán esto con que no mereces ser respetado.

- Les hacemos sentir que no son importantes
Es importante entender que una promesa es una manifestación de compromiso. Si rompes tus compromisos con tus hijos, les estás mandando un mensaje claro: 'No eres lo suficientemente importante para mí'. Aunque no lo hagas con esa intención, así es como emocionalmente se sentirán ellos.

- Te ven como un mentiroso
¿Te has parado a pensar qué imagen quieres que tus hijos tengan de ti? Probablemente el calificativo mentiroso no esté entre tus deseos… Pues si sueles prometer vagamente a tus hijos sin cumplir nada de lo que dices, al final es la imagen que tendrán de ti.

Qué hacer ante una promesa incumplida a un niño

promesas incumplidas

No siempre incumplimos promesas de forma consciente, a veces prometemos para salir del paso en un momento determinado, pero realmente podemos llegar a hacer mucho daño emocional a nuestros hijos si esta actitud es constante.

No olvides que el aprendizaje que tiene de ti es crucial para su estabilidad emocional. Por eso, es importante pararse a pensar antes de hablar, buscar otras estrategias para solucionar situaciones tensas entre padres e hijos y, por supuesto, prometer solo lo que de verdad estés dispuesto a cumplir.

Y si por alguna razón fuera de tu control no puedes cumplir lo prometido, no olvides hablar con tus hijos y buscar una alternativa que les haga sentir que tienen a su lado a una persona íntegra que se preocupa por ellos y por su bienestar.

Puedes leer más artículos similares a Lo que pasa cuando los padres no cumplen las promesas a sus hijos, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.