6 trastornos del lenguaje en la infancia

Problemas del desarrollo del lenguaje más comunes entre los niños

Estefanía Esteban

Algunos niños manifiestan desde temprana edad problemas para hablar o escribir bien. En el caso del habla, hasta los 3 años aproximadamente no se suele confirmar y diagnosticar el problema. En cuanto a la escritura, se suele esperar hasta los 6-7 años. 

Pueden darse diferentes trastornos en el desarrollo del habla y la escritura, desde una dificultad para pronunciar fonemas concretos hasta un problema para plasmar de forma escrita las palabras. Descubre aquí los 6 trastornos del lenguaje en la infancia que más se dan. 

Los 6 trastornos del lenguaje en la infancia más comunes

Los trastornos del lenguaje más comunes

Desde un problema para pronunciar la letra 'R' hasta una confusión con algunas consonantes a la hora de escribir... Existen muchos trastornos del lenguaje, que afectan al habla y a la escritura. En la mayoría de estos casos, el niño necesita la ayuda de un logopeda y la práctica de ejercicios específicos para solucionar el problema. Aquí tienes los 6 trastornos del lenguaje más comunes en la infancia: 

1. Dislexia. Es un trastorno del lenguaje escrito. Se manifiesta mediante una dificultad para leer y escribir. El niño confunde algunas letras y no puede leer las palabras de forma correcta. A veces también deriva en un problema para hablar. Todo esto hace que el niño se canse en clase, se aburra, pierda el interés y la concentración y que tenga miedo a leer en público, lo que le origine una pérdida de autoestima.

2. Disfasia. En este caso, la dificultad del niño es con el habla. Le cuesta construir las frases y no consigue expresar de forma correcta sus pensamientos. Puede estar relacionada con una lesión del cerebro en la zona del cerebro relacionada con el habla. Muchos niños con disfasia no son capaces de entender lo que le están diciendo y al hablar ellos, no encuentran las palabras adecuadas. Este problema deriva en un retraso del desarrollo. Tienen un vocabulario más pobre y más problemas para memorizar. 

3. Discalculia. Se trata de un trastorno relacionado con el cálculo mental. El niño tiene problemas para contar y para realizar operaciones simples y complejas con los números. El principal síntoma es el problema del niño con las matemáticas. A pesar de intentarlo una y otra vez, es incapaz de entender y ejecutar operaciones muy sencillas. O no son capaces de entender el concepto de 'mayor que' y 'menor que'... 

4. Disortografía. Por más que el niño interioriza y aprende las normas ortográficas, es incapaz de salvar los errores de ortografía. Y esto está relacionado con un problema de lateralidad, lo que le lleva a confundir también la derecha con la izquierda, arriba con abajo o delante y detrás... Otro de los síntomas de este trastorno es el cambio de una letra por otra al escribir porque se parecen mucho al pronunciarlas, o simplemente omiten o añaden letras que no deberían de estar ahí. 

5. Dispraxia. Se trata de la dificultad para coordinar movimientos, para plasmar acciones de habilidad psicomotriz, como atarse los cordones o dibujar. Se trata de una condición cerebral que puede afectar al desarrollo del aparato motor grueso, y también zonas del cuerpo como las manos, los pies o la boca y el movimiento de la lengua. Suelen ser niños muy inteligentes pero que parecen 'más torpes' a la hora de realizar movimientos o incluso a la hora de hablar y escribir.

6. Disgrafía. Se trata de una dificultad del niño con la escritura. El problema es que el niño no es capaz de plasmar las palabras sobre el papel de forma correcta. Tampoco es capaz, por ejemplo, de deletrear las palabras cuando escribe. No son capaces de sujetar bien el lapicero y se cansan en seguida cuando escriben.

Los trastornos del lenguaje responden a problemas cognitivos y entorpecen el desarrollo y aprendizaje de los niños. De hecho, puede tener una gran repercusión en el aprendizaje escolar. Por eso, ante cualquier síntoma de dificultad con el habla o la escritura, lo mejor siempre será consultar con el pediatra si es conveniente derivar el caso a un logopeda o a un neuropediatra (dependiendo del trastorno que sea).