Miedo a la escuela. Fobia escolar

Cuando los niños presentan un rechazo prolongado a acudir a la escuela

La fobia escolar es el rechazo prolongado que un niño experimenta a acudir a la escuela por algún tipo de miedo. Este miedo puede estar relacionado con factores como la escolaridad (miedo al maestro, bajo rendimiento escolar, problemas con los compañeros); los sucesos vitales negativos (enfermedad prolongada, ruptura de la unión familiar) o la ansiedad ante la separación de los padres (negativa a separarse de la madre), entre otros motivos.

Cuando el niño llora a la hora de ir al colegio no siempre se trata de fobia escolar. Por eso, hay que diferenciar esta fobia de lo que llamamos rechazo escolar, que consiste en una decisión consciente por parte del niño de negarse a ir al colegio, que nada tiene que ver con la ansiedad que le produce la fobia escolar.

Síntomas de la fobia escolar en los niños

Fobia escolar

Síntomas fisiológicos: sudoración de las manos y el cuerpo, tensión muscular elevada, vómitos, diarrea, alteraciones en la alimentación y en los hábitos de sueño.

Síntomas cognitivos: temor a todo lo relacionado con estar en el colegio sin poder especificar a qué episodio en concreto. Lo llamativo es que el temor desaparece cuando vuelve del colegio y, reaparece al día siguiente, cuando debe partir hacia él.

Síntomas en el comportamiento: conducta negativa. Monta un escándalo, si se le obliga a vestirse o a desayunar. Grita, llora y, cuando debe permanecer en clase, su conducta es muy perturbadora.

Diagnóstico y tratamiento de la fobia escolar en niños

Cuando el niño emite y repite estos síntomas durante, al menos, unos 6 meses, necesitará de una atención especial e incluso de una terapia para evitar posibles repercusiones en sus estudios y en la realización de sus tareas escolares. Los niños, a diferencia de los adultos, no reconocen la situación como irracional.

Antes de cualquier tratamiento psicológico, es recomendable acudir al pediatra para que descarte que dichos síntomas no están relacionados con algún problema fisiológico. Cuando se ha descartado la existencia de problemas de salud, será el psicólogo el encargado de diagnosticar y tratar la fobia escolar en base a unos parámetros específicos.

Recomendaciones para los padres

- Habla con tu hijo, con sus hermanos, sus amigos y sus maestros.
- Adaptación paulatina. Conviene que el niño se vaya incorporando al colegio poco a poco.
- Compañía. Intenta que alguien del colegio recoja al niño en la puerta y le acompañe a la clase.
- Confianza. El niño debe acudir a una clase en la que tenga amigos o su profesor sea de confianza para él.
- Familiaridad. Es bueno acudir a la escuela en horas en que no haya clase para que se familiarice con el centro.
- Atención. Recompensa al niño con tu atención. Establece un sistema formal de recompensas.
- Actitud positiva. Evita alimentar con tus opiniones los comentarios negativos del niño sobre el centro y la escolaridad.
- Rutina diaria. Organiza una rutina diaria a nivel de horarios y normas.
- Amistades. Fomenta las amistades escolares para que se establezcan también fuera del centro escolar.

Blanca Betes Tejero, psicóloga clínica de Psiceduca