Deporte infantil: voleibol

El voleibol puede practicarse en cualquier época del año y en distintos espacios

Los niños necesitan, tarde o temprano, practicar algún deporte. A partir de los seis o siete años de edad, los niños ya tienen suficientemente desarrollado el aparato psicomotor y están preparados para elegir el deporte que más les apasione para empezar a practicarlo. No existe un deporte para cada edad, depende en gran medida de las capacidades y habilidades de cada niño. Al principio, los padres se inclinan por que sus hijos practiquen deportes colectivos para fomentar su relación con los demás además de desarrollarse físicamente.

El voleibol es una buena modalidad deportiva para que los niños aprendan a trabajar en equipo, moverse y ejercitarse con rapidez. Inventado por el preparador físico William G. Morgan en 1895, el voleibol puede practicarse en cualquier época del año, en espacio interiores o exteriores, en un gimnasio, en un patio o incluso en la arena de la playa.

Voleibol, un deporte para niños y niñas

Niños jugando al voleibol en la playa

El voleibol puede ser una perfecta elección para una actividad extraescolar o una actividad recreativa. Es un deporte versátil, ideal para ser practicado por un numeroso grupo de niños, fomentando su educación y el trabajo en grupo al mismo tiempo que se divierten. Para jugar al voleibol sólo es necesario un balón y una red que divida el campo en dos partes.

Cada equipo consta de cinco jugadores, que no mantienen contacto físico entre ellos, cada uno ocupando una posición de ataque, defensa y bloqueo. Además, al tratarse de un deporte con escaso contacto físico, el índice de lesiones es muy pequeño. Para impulsar el balón en las diferentes situaciones de juego, se emplean diversas técnicas; el niño aprenderá a golpear el balón evitando su retención, arrastre o acompañamiento.

Palabras o posiciones dentro del voleibol como "saque", "toque de dedos o voleo", "golpe bajo, de antebrazos o fildeo", "remate" y "bloqueo" son muy conocidas y usadas en los partidos de voleibol, por lo que el niño tendrá que familiarizarse con ellas.

Beneficios del voleibol para los niños

La variedad y cantidad de ejercicios del voleibol son muy amplias, y sus beneficios son evidentes para los pequeños de la casa. La práctica del voleibol les proporciona:

- Capacidad de combinar movimientos rápidos y de reacción.
- Adaptación a situaciones que se cambian continuamente.
- Habilidades motoras automatizadas (correr, saltar, etc.).
- Capacidad de equilibrio y control.
- Motivación a la integración, cooperación y al trabajo en equipo. Es un juego con alto contenido socializador.
- Resistencia física y concentración.

Como todos los deportes, el voleibol también posee una versión mini. En este caso, el mini-voleibol está indicado para niños y principiantes. La diferencia es que se juega en un espacio más reducido, con un número menor de jugadores por equipo y el balón es más ligero.