El crecimiento de los niños

Cómo crecen los niños del nacimiento a la adolescencia según el Dr Juan C A Martín

Después del primer año de vida, el índice de crecimiento de un niño se reduce a la mitad. De los 2 años hasta la pubertad, el crecimiento suele ser constante y lento, y los niños pueden crecer de 6 a 8 centímetros al año, aunque puede haber variaciones. En todo caso, el crecimiento de los niños es, en muchas familias, una preocupación.

El doctor Juan Carlos Abril Martín es médico especialista en Ortopedia y Traumatología Infantil en el Hospital Niño Jesús, y en el Hospital Ruber Internacional y en esta entrevista concedida a GuiaInfantil.com comenta todas las dudas que tienen los padres sobre el crecimiento infantil.

El crecimiento de los niños del nacimiento a la adolescencia

cómo crecen los niños

Algunos padres consideran que su hijo es bajito. ¿Cuándo hay que empezar a preocuparse por la altura del niño y cuándo se debe acudir al médico?
La talla baja en niños, que por lo demás están sanos, suele ser un problema relativo al retraso en la velocidad de crecimiento. Son los niños "tardanos" que desarrollan 2 ó 3 años más tarde que sus compañeros y llegan a alcanzar una talla normal a los 18 años. Sólo debe hablarse de talla baja en los casos que no lleguen a un percentil 3 mantenido a lo largo de un periodo de varios años de seguimiento (el percentil normal varía del 3 al 97).

¿De qué depende la talla de los niños?
Principalmente de la talla familiar, más concretamente de los progenitores, aunque depende también de una multitud de otros factores. La alimentación, la presencia de alteraciones genéticas, en particular de los déficits hormonales de crecimiento, y de enfermedades concomitantes durante los periodos del "estirón". Cualquier enfermedad severa, así como un estrés o trauma emocional pueden tener un efecto adverso sobre el crecimiento de los niños.

¿Cómo se diagnostica que un niño no crece como correspondería a su edad?
El crecimiento normal de los niños españoles está reflejado en las tablas de crecimiento resultantes del estudio de la media de los niños españoles, según las edades. Esas mediciones marcan unos límites de normalidad, que varían entre un mínimo y un máximo. Se considera talla baja cuando el niño tiene una talla por debajo del 97 por ciento de los niños españoles, pero sobre todo cuando esa talla se estanca durante un periodo de tiempo que puede ser de 2 años.

¿Qué tipo de enfermedades pueden afectar al crecimiento de los huesos y músculos del niño?
Son muchas, pero las más importantes son las que afectan directamente al cartílago de crecimiento: enfermedades congénitas como la acondroplasia, hipocondroplasia y alteraciones cromosómicas que alteren la placa de crecimiento de los huesos. También pueden afectar al crecimiento las enfermedades adquiridas como las infecciones, las fracturas, la malnutrición (raquitismo) y las enfermedades endocrinológicas. Todas ellas tienen en común, la afectación de las células que deben multiplicarse para generar la altura de los huesos. Los músculos, en cambio, no crecen por sí mismos, y sólo lo hacen por tracción del hueso, es decir, crecen debido a que el hueso crece y los estira. De ahí que un niño bajo tenga sus músculos acordes con la longitud del hueso, y lo mismo ocurre con el resto de las estructuras de los miembros, arterias, venas y nervios.

El crecimiento de los niños

¿Qué pueden hacer los padres para favorecer un correcto crecimiento en su hijo?
Simplemente mantener una atención respecto a su alimentación, y brindarle una vida sana, con actividades físicas y deporte. Durante las revisiones médicas, los pediatras, gracias a las tablas y gráficos de crecimiento establecidos por la OMS, vigilarán y determinarán cuando un niño es de talla baja, y actuarán en consecuencia.

¿Los niños crecen siempre a una misma velocidad o hay algún período significativo en su crecimiento?
Cada persona lleva su propia velocidad de crecimiento, que dependerá de su reloj biológico, que asienta en la zona central de su cerebro (el hipotálamo). No obstante, la especie humana presenta, en general, dos brotes más intensos y que suelen ser comunes a todos: tras el nacimiento y durante la adolescencia. El momento de pico de crecimiento durante la adolescencia varía enormemente de unos niños a otros y marca la diferencia más notable en la talla de los individuos. Los niños que retrasan su adolescencia serán, en general, más altos por tener más tiempo para crecer, aunque previamente hayan crecido más. Es un hecho que la especie humana ha evolucionado retrasando su adolescencia y, por eso, hemos ganado en altura

¿Hay algo de realidad en que los niños tengan "fiebre por crecimiento"? ¿El descanso o el sueño tienen relación con el crecimiento?
El crecimiento nunca produce fiebre porque se trata de una actividad continua a lo largo de los primeros 18 años de vida. La fiebre es un mecanismo de defensa frente a otro tipo de patologías. Es un hecho bien constado que durante el tiempo en que un niño está en la cama por motivos de enfermedad, se produce un acelerón temporal del crecimiento, y las madres suelen decir que el niño ha "estirado". La mayor parte de la actividad celular que produce el crecimiento se realiza en la fase nocturna de descanso. En contraposición existen estudios sobre deportistas que soportan pesos, como los niños halterófilos, que presentan una menor altura de sus placas de crecimiento, lo que traduce una menor tasa de multiplicación celular.

¿Qué tipo de tratamiento se utiliza hoy para estimular el crecimiento de los niños?
Los niños sanos con talla baja, pero que tienen un crecimiento sostenido, no deben tratarse. Para casos de tallas bajas patológicas debemos tratar la causa que lo produce. Se tratan los déficits de alimentación, los déficits hormonales (hormonas tiroideas, del crecimiento...) o se trata la enfermedad de base que produce la talla baja. Una vez corregido el déficit, se puede administrar la hormona del crecimiento para producir una ganancia más rápida de la talla perdida. Se trata de un tratamiento administrado únicamente bajo supervisión médica, y controlado por el Ministerio de Sanidad. Se administra bajo estrictos controles médicos, con protocolos muy determinados, debido a sus potenciales efectos secundarios cuando se emplea incorrectamente.


Especialista en Ortopedia. Dr. Juan MartinEn la web del Dr. Juan Carlos Abril Martín, dirigida a pacientes y a padres, se puede encontrar información y apoyo para cualquier tipo de problema que tengan los niños, incluso en situaciones que requieran cirugía ortopédica, como es el caso de la enfermedad de Perthes, la displasia de cadera, la escoliosis, pie zambo o problemas de rodilla como la condromalacia o los meniscos discoides.