El ritmo de crecimiento de los niños y niñas: la edad ósea

¿Por qué unos niños crecen más que otros?

La edad ósea no siempre coincide con la edad real del niño, por eso hay unos más altos y otros más bajitos respecto a su edad cronológica. La velocidad a la que crece el esqueleto no sigue un patrón fijo y varía de unas personas a otras. Se cree que es una característica que se hereda, ya que muchos padres preocupados por la altura de su hijo, se sorprenden con un estirón tardío y recuerdan que ellos también experimentaron un patrón de crecimiento similar.

Para averiguar si la edad ósea está retrasada o adelantada, el pediatra suele pedir la realización de una radiografía de la mano y de la muñeca izquierda, donde se aprecia la cantidad de cartílago que aún queda disponible. Cuando los cartílagos se cierran, el hueso ya no se puede estirar más. El adelanto o el retraso de la edad ósea es un parámetro que se calcula observando la calcificación de los huesos de esta zona, lo que permite establecer su maduración y, por lo tanto, su edad aproximada.

¿Cuánto medirá de mayor mi hijo?

Miden a una niña

Siempre que no existan otras enfermedades relacionadas (cardiopatía, enfermedad celiaca o déficit de hormona del crecimiento) que puedan influir en el crecimiento, los niños suelen alcanzar la talla que les corresponde por su herencia genética, aunque esto puede ocurrir antes o después de lo previsto. Para saber cuánto medirá de mayor, existen varias fórmulas.

Una de ellas es la 'talla diana': talla del padre + talla de la madre + 13 / 2 = talla objetivo. En el caso de hijos varones, se añade 13 a la suma de las tallas de los padres y en el caso de las mujeres se resta 13 a la misma suma.

Otro método consiste en calcular la "talla proyectada", siguiendo sobre una gráfica de percentiles, el percentil por el que crece un niño o una niña, hasta la edad de 18 años. También existen otros cálculos que toman en consideración la edad cronológica, la talla, la edad ósea, la velocidad de crecimiento en el último año, y el grado de desarrollo puberal. El margen de error es de 2 a 4 cm. Con este método se puede predecir la talla definitiva con una probabilidad de acierto entre el 80 y 95 por ciento.

Los resultados de estas fórmulas pueden variar unos cuantos centímetros por encima o por debajo debido a que la carga genética de uno de sus progenitores puede haber influido más en su altura final. Además, estos cálculos precisan de las condiciones de salud y alimentación adecuadas para que el crecimiento se produzca con normalidad.

¿Cuándo se producen los picos de crecimiento?

Durante el primer año de vida y en la pubertad, el ritmo de crecimiento es más espectacular. En la pubertad, el pico se produce a los 12 años en las niñas y a los 14 en los niños, y alcanza el 20 por ciento del crecimiento total. Aunque entre ambos sexos existen diferencias que marcarán la altura final, ya que el crecimiento en las chicas es más breve e intenso, y en los chicos, más gradual y prolongado. Por eso, al final, los varones superarán en talla a las mujeres en unos 13 centímetros. Además de la talla, también se duplica la masa corporal y, mientras ellos desarrollan el doble de músculo y esqueleto que las niñas, ellas tienden a acumular mayor cantidad de grasa.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com