Alimentos que previenen la anemia posparto

Síntomas y prevención de la anemia tras el parto

Carlota ReviriegoNutricionista

Existen determinados momentos en la vida de una mujer en los que el riesgo de padecer anemia se ve significativamente incrementado. Por una parte, todos los meses tras el inicio de la menstruación, el riesgo se ve aumentado en función del grado de pérdida de sangre que se sufra. Por otra, durante el embarazo, dado el incremento de volumen sanguíneo de se produce y tras el parto, en el que la pérdida sanguínea puede ser considerable, puede necesitarse un suplemento de hierro.

Pero también puede darse un déficit de hierro tras el parto. Aquí tienes información sobre este tipo de anemia. 

Síntomas de anemia tras el parto

Frutas y frutos secos

La anemia postparto es bastante frecuente, con más de un 25% de las madres sufriéndola tras un parto sin complicaciones. Obviamente estos números aumentan si el parto se complica y se sufren pérdidas de sangre superiores a lo normal. La deficiencia de hierro en el postparto, cuyos síntomas más frecuentes son la irritabilidad y la fatiga y cansancio extremos, se relaciona con un aumento en las infecciones urinarias y en el riesgo de sufrir depresión postparto, además de tener un efecto negativo en la cantidad de leche materna producida. El cansancio de la madre puede hacer que, en lugar de colocar al bebe al pecho con frecuencia para establecer con éxito la lactancia, necesite recurrir a otras personas para atenderle o incluso al biberón en algunas tomas, resultando en una producción insuficiente de leche.

Alimentos recomendados en el posparto para evitar la anemia

Conviene tener en cuenta que algunos alimentos o comidas pueden ayudar a sentirse mejor, ayudando a esquivar la depresión postparto. Las comidas calientes, con grasas saludables y fáciles de digerir como los caldos, sopas, estofados y potajes tienen esta función.

Independientemente de que se diagnostique anemia, tras el parto es conveniente ingerir alimentos ricos en hierro para así rellenar los depósitos, semivacios tras la pérdida de sangre durante el parto. Si además estos alimentos se combinan con otros ricos en vitamina C, la absorción del hierro se hace más efectiva.

Son ricos en hierro:

- Las carnes rojas, fuente de hierro hemo fácilmente asimilable por el organismo.

- Legumbres como las lentejas, las alubias o la soja.

- Algunas verduras de hoja verde como las espinacas.

- Pescados y mariscos, como el atún, los calamares y almejas y, particularmente, las ostras.

Existen, por otra parte, alimentos que pueden dificultar la absorción del hierro, los cuales conviene evitar en el postparto en la medida de lo posible. Estos alimentos incluyen las bebidas con cafeína, como el café, el té o las bebidas de cola, el huevo, y en particular la yema, los lácteos y los alimentos ricos en calcio y en fibra. La fibra es, sin embargo, recomendable en el postparto para evitar problemas de estreñimiento, por lo que la recomendación seria no incluir alimentos con hierro y aquellos que dificultan su absorción a la vez en la misma comida, sino separar su ingesta por al menos 2h.

El tratamiento de la anemia postparto, dependiendo de su gravedad, puede requerir de suplementos de hierro, en cuyo caso habrá de ser un médico el que los recomiende, pero una dieta rica en hierro y el descanso y tranquilidad de la recién estrenada mamá, son herramientas útiles para facilitar una pronta recuperación.