La sexualidad y los niños. El desarrollo de la sexualidad

La educación sexual y el desarrollo de la sexualidad. Entrevista a la psicóloga Mónica Poblador

La sexualidad no es la Bella Durmiente que despierta en la adolescencia. Educar en sexualidad es función de los padres y la recomendación es hacerlo con naturalidad desde que los niños son pequeños, atendiendo a su madurez emocional e intelectual, evitando adelantar contenidos que pueden entenderse con facilidad más adelante. Para desarrollar más a fondo este tema, la psicóloga Mónica Poblador responde en esta entrevista a las preguntas que con más frecuencia nos hacemos los padres para educar a nuestros hijos en sexualidad.

Cómo adaptar la educación sexual a la edad de los niños

Mónica Poblador, psicóloga

¿Cómo debe ser el desarrollo de la sexualidad de los niños, según su edad y madurez?
¿Cuándo debemos empezar a hacer educación sexual? Desde el principio, desde que nacen nuestros hijas o hijas, podríamos hablar incluso antes, al vincularnos al bebé con nuestras expectativas, deseos, proyectos, e ilusiones al bebé que va a nacer. Se educa con los abrazos, con las caricias, con las muestras de afecto, con el contacto piel con piel... y esto se empieza a educar en la cuna. Mucho antes de las preguntas o los "tocamientos". El contacto corporal y la comunicación con las figuras de apego del bebé, pueden ser decisivos para establecer una sexualidad sana. Porque en los brazos el bebé aprende los sentimientos de seguridad y protección (en los demás, que le quieren, y en sí mismo, que es querido), aprende a comunicarse de forma íntima con sus adultos e referencia (a tocar y ser tocado, abrazar, besar…). Los bebés también tienen capacidad de sentir placer, de encontrarse a gusto y a disgusto, aunque todavía estén muy lejos de incorporar significados eróticos a estas sensaciones. En definitiva, desde la cuna ya se aprende a reconocer y expresar emociones. Por lo tanto, no se trata de aprender cómo comenzar a hacer educación sexual, se trata de continuarlo lo que, ya hemos iniciado de la mejor  manera posible, con el intercambio de afecto.

¿Cómo debemos adaptar la Educación sexual al crecimiento de los niños?
Hay que procurar es que el paso de los años no vaya eliminando las muestras de afecto en los hogares. Bien es verdad, que sus manifestaciones van a ir cambiando. Especialmente (aunque no en todos los casos) se van a ir reduciendo las muestras de afecto en público. Seguro que ese mismo chico o chica al que parece que le "molestan" los besos o que le digas que le quieres, cuando te cuidas de no hacerlo en público y sí se lo muestras o se lo dices en casa, en intimidad ¡lo agradece!, y lo busca. Lo importante es que los afectos puedan expresarse.

¿Cuáles son las edades infantiles del descubrimiento de la sexualidad y qué necesitan los niños en cada una de ellas? 
Las primeras manifestaciones de vida sexual en la infancia se producen desde bebé. Poco a poco, el bebé va desarrollando nuevas capacidades lingüísticas y motoras, con las que progresivamente irá participando e incorporándose a su entorno. Precisamente, es a partir de entonces cuando se considera que el bebé "desaparece" y surge el niño o la niña. Hablamos de la etapa que va entre los 18-24 meses hasta los 6 años. Junto con estas nuevas capacidades, comienzan las normas y el deseo de regular, que desde el mundo adulto les transmitimos: "esto no se hace", "aquí no", "así sí", "así no"... Es también a partir de este momento cuando, junto con estas nuevas imposiciones sociales, cuando cobrará importancia cómo se resuelva la curiosidad o sus preguntas, la actitud que se tenga ante sus tocamientos o los modelos de pareja, hombres y mujeres, que les ofrecemos para que se identifiquen. 

¿Cuándo aparece la curiosidad por los genitales?
Es lógico que, en estas primeras edades, aparezca la curiosidad por los genitales y por las diferencias entre niños y las niñas o con las personas adultas. Además, si hemos sido capaces de "ponerles nombre"  a los genitales y de hablar de ellos, esta curiosidad se vuelve casi inevitable. Y es aquí, donde tiene que aparecer la palabra "naturalidad", palabra que ya no nos va abandonar.
A partir de los 6 años hasta los 12: si preguntamos a los padres y madres sobre la curiosidad y la actividad sexual de sus hijos e hijas, muchos dirán que es poca. Sin embargo, ocurre todo lo contrario, es probable que algunos juegos continúen, y que tanto la curiosidad, como la importancia que tiene lo que se ve y se oye, haya aumentado. Lo que no se ve no significa que no existe. Será esta una etapa muy adecuada para trabajar desde lo importante, sin prisas y sin urgencias.  

¿Cómo debemos nombrar los genitales?
Dentro de la educación sexual está el contribuir a que los genitales sean una parte aceptada de un cuerpo aceptado. Para ello, es preciso que tengan su nombre, que estos no sean despectivos y que ayuden a distinguir cada una de las partes. Es decir, que no vale utilizar un mismo nombre para dos cosas. Por ejemplo, "culete" para referirse al culo y, a la vez, para la vulva. O "culete de adelante" y "culete de atrás" que sigue generando confusión. Dos cosas, dos nombres. Se podrán utilizar nombres "familiares" pero, será conveniente que aprendan que también se llama pene, vulva, vagina, testículos... y el significado de cada palabra.

¿Se puede preparar el camino para abordar ciertos temas en la adolescencia?
A partir de los 6 años el niño y la niña, empezarán a interiorizar la moral adulta yn a la vez, empezarán a generar más complicidad con sus iguales. Mensajes en esta etapa, con 8, 9 o 10 años: 

- Hay distintas formas de entender la sexualidad. Y las normas deben ser razonas y explicadas, dentro de una concepción positiva, y que posibiliten la convivencia entre todos y todas, también con quienes piensan de otro modo. 
- Ya saben que la Identidad sexual permanece estable, y ahora toca flexibilizar el género. Es decir, todos y todas serán auténticos hombre y mujeres, y tanto niños como niñas pueden elegir jugar a los mismos juguetes, usar ropa parecida y dedicarse a la profesión futura que deseen.
- La preadolescencia es momento de preparar los cambios futuros, antes de que lleguen, para no llegar tarde. ¿De qué le sirve a una niña hablar de las diferencias en el tamaño del pecho, cuando ya lleva tiempo preocupada porque cree que tiene poco?, ¿o de los modelos de belleza al niño que ya se vive como el patito feo?, ¿o de los diferentes ritmos de maduración, a una niña que tiene ya 14 años y lleva tiempo preocupada porque no le  baja la menstruación?. No queremos ofrecer consuelo, sino ofrecer información que les ayude a entender lo que les va a suceder y lo que significa. El mensaje que les debemos dar es: sabemos que nadie se queda sin madurar, cada uno tiene su ritmo, y al final, sea cual sea el resultado, éste será el de un cuerpo preparado para el placer, el afecto, y para las relaciones personales y eróticas. En definitiva, si un chico o una chica llega a la adolescencia, habiéndose conocido a él mismo, su forma de ser y su cuerpo, aceptándose y sintiéndose único y peculiar, desde luego, todo les va a resultar más sencillo. 

¿Qué debemos hacer cuando descubrimos a nuestro hijo explorando su cuerpo? 
La curiosidad por explorar el propio cuerpo y el de los otros es algo que se suele manifestar desde muy temprana edad en todos los niños y las niñas. En ese aprendizaje habrá un momento en que tanto el niño como la niña descubran sus genitales. Esto último suele suceder a partir de que se les quita el pañal, cuando tienen accesible esa parte de su cuerpo.

Educación sexual para los niños 

¿Cuál debe ser la actitud de los padres cuando les descubrimos dándose placer? 
Estos tocamientos o masturbación infantil, al principio, tienen como objeto la autoexploración pero, enseguida, tendrán también como objeto el placer. Es indudable que, los niños o niñas de estas edades que se tocan, lo hacen porque encuentran sensaciones agradables. Hemos hablado de placer y de masturbación infantil, pero que no se nos olvide que ni el placer ni la masturbación de ahora serán iguales que, después, en la adolescencia, en la juventud o en la edad adulta. Precisamente será la actitud, que mantengamos las personas adultas frente a estas conductas, una de las causas que originen significados que, en principio, no estaban en la cabeza del niño o de la niña. No es igual actuar con relativa calma y determinados criterios, que hacerlo movidos por la alarma y sin pensar las consecuencias. Así, los gestos, las palabras, los límites que se establezcan y la coherencia de éstos con otros comportamientos harán que "algunas cosas que tienen que ver con lo sexual" empiecen a caminar hacia lo íntimo o lo hagan hacia lo prohibido. Claro que hay placer, pero nada comparable con lo que vendrá después, no hay deseo erótico, nada de fantasía, y ni intención de "culminar".

¿Qué hacer entonces?
Pues replantear la cuestión. No se trata de situarse a favor o en contra, ni de juzgar si es bueno o malo, sino de valorar si la conducta se presenta de forma adecuada o inadecuada. No es igual, ni debemos actuar igual, si la masturbación se realiza, en un restaurante, en un parque público o en el recreo o si lo hace a solas en su cuarto. En los primeros casos se le podrá decir "esto aquí o ahora no se hace, cuando estés tu solo". De este modo se dan criterios, no se juzga, y se señalan alternativas. También se le podría haber dicho "esto no" y no añadir nada más. Pero los resultados entonces serán otros, aunque aparentemente parezca lo mismo. En el segundo caso, lo vivirá desde la esfera de lo prohibido y, por tanto, con culpa.

¿Qué pasa cuando lo hacen con otros niños y niñas?
Es habitual que niños y niñas, en algún momento, jueguen a tocarse o a desnudarse y lo suelen hacer por varias razones: por "curiosidad", tanto por el cuerpo propio como por el del otro, ya sea ese otro del mismo o de distinto sexo o por "imitación" de lo que ellos consideran que puede suceder en el mundo adulto y por lo agradable que pueda resultar el juego en sí mismo.
Por cierto, tanto para el niño como para la niña estos juegos suelen tener el mismo significado si se realizan con otros niños u otras niñas: "juego". Aquí aparece de nuevo el fantasma de la homosexualidad, si es un niño con otro niño. ¡Falso!: curiosidad, juego, imitación. Por eso, el objetivo es pasarlo bien y está muy lejos del de buscar gratificaciones eróticas o sexuales. Ni deseo, ni orientación, ni fantasía, ni ganas de "culminar"... no hay significados eróticos, y no los habrá salvo que la persona adulta a fuerza de preguntas, gestos, o comportamientos extraños acabe otorgándoselos.

¿Quieres decir que "todo vale"?
No estoy diciendo eso. Si con la masturbación se debía aprender a distinguir entre el ámbito público y el privado, ahora con más razón. Pero además, ahora, también deberemos estar atentos a que nadie esté jugando a algo a lo que no quiera jugar o con lo que no se lo pase bien. Si es un juego, tiene que ser querido y divertido para los dos o si no dejaría de ser un juego. Por eso, hay que ver si ambos tienen, más o menos, la misma edad. Se trata de asegurarnos que juegan "al mismo juego". Se les puede decir: "esto aquí no", "cuando estéis solos", "si no te apetece jugar, di que no" … También se les puede preguntar: ¿a qué están jugando?, y ¿por qué?, para escuchar sus respuestas y corroborar “la naturalidad” de estos juegos en nuestras cabezas adultas. Estos juegos no tienen trascendencia y casi siempre tienen fecha de caducidad, en cuanto dejen de resultar novedosos. También podemos aprovechar estas situaciones de charla posterior para hablar de sexualidad: de diferencias entre los niños y las niñas, de amistad, etc. 

¿Qué es lo que no debemos hacer? 
- Hacerles sentir que están haciendo algo malo. Regañar, castigar, insultar. 
- Prohibir la amistad con ese niño o niña por jugar “a esos juegos”.
- Montar un escándalo que involucre a los demás, por ejemplo a familiares u otros padres o niños y niñas. 
- Recordar continuamente el hecho y comentarlo con otras personas.

Cada padre y madre podrá razonar por qué son contraproducentes todas estas reacciones de los adultos. No vayamos a generar un problema donde no lo hay, o a transmitir un concepto de la sexualidad basado en el miedo, en lo prohibido, en lo tabú, concepto que cuando queramos cambiar en otras edades, como la adolescencia o la juventud, ya lleguemos bastante tarde. 

Marisol Nuevo.

Fuente consultada: el texto está tomado de "Construyendo Sexualidades" (CEAPA, 2008) y otras publicaciones de Carlos de la Cruz. Director Máster Oficial en Sexología UCJC.

  • Cómo hablar de sexo con los hijos

    Cómo hablar de sexo con los niños. Libros sobre la sexualidad infantil. Libros que explican a los niños qué es sexo. Educacion sexual para niños y niñas de 0 a 6 años. Hablemos a nuestros hijos sobre el sexo y el amor. La guía sexual de Titeuf.

  • Cuentos infantiles para hablar de sexo

    Cuentos infantiles para hablar de sexo con los niños y niñas. Educa a tu hijo con cuentos. Selección de los mejores cuentos en español en GuiaInfantil.com. Una buena guía de padres y una buena herramienta para abordar la curiosidad de nuestros hijos por la sexualidad infantil y empezar a educarles en ella de forma natural

  • Cómo evitar una educación sexista
    Cómo evitar una educación sexista

    Educación sexista. Cómo evitar una educación sexista a los niños y niñas. La igualdad de sexos en la educación. Orientación sexual de los padres a los hijos. Cómo educar a los niños en este sentido.

3 comentarios

Avatar

  • Elena
    Elena

    16/04/2014 23:03

    Me ha servido de mucho....!! mi preocupación; que si era normal que un niño de 8 años haga tocamientos a una niña de 5.....Por favor si me puedes aportar con algo mas te lo agradecería!!...

    Valorar
    Responder
  • Karol gutierrez
    Karol gutierrez

    04/04/2013 23:46

    los temas a tratar son muy interesantes y es bueno conocer mas de ellos

    Valorar
    Responder
  • Laura Gallardo
    Laura Gallardo

    05/03/2012 06:44

    Leelo. Muy interesante. Mamá

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (3 Elementos)

Especial

Libros / Música / DVD

  • Aprender desde muy pequeños

    Aprender desde muy pequeños

    Aprender desde muy pequeños es una guía práctica que explica el desarrollo del niño y muestra a los padres cómo estimular su capacidad de aprender. Los primeros años en la vida de un niño son sumamente importantes. Durante esta etapa adquiere, mediante el aprendizaje, todas las habilidades físicas, mentales y sociales que irá desarrollando a lo largo de su crecimiento. Este libro sirve de orientación a los padres que quieren motivar y favorecer el desarrollo de su hijo y desean disfrutar plenamente de esta etapa tan crucial en la vida del niño.

  • Nerviosismo. ¿Qué sientes?

    Nerviosismo. ¿Qué sientes?

    Los padres que tengan un hijo con dislexia deben buscar a un profesional que les orienten acerca de la mejor forma de ayudar a su hijo. Autor: Violeta Monreal

« Ver todos »

Vídeos para la familia

Suscríbete

Familyes TV

Canta y baila con Traposo

  • A mi burro - Canción para niños

    A mi burro - Canción para niños

  • Arrorró mi niño - Canción de cuna para tu bebé con Traposo

    Arrorró mi niño - Canción de cuna para tu bebé con Traposo

  • Estrellita dónde estás, canción infantil

    Estrellita dónde estás, canción infantil

  • Cu cu cantaba la rana, canción infantil

    Cu cu cantaba la rana, canción infantil

  • Tengo una vaca lechera, canción infantil

    Tengo una vaca lechera, canción infantil

  • Tengo una muñeca vestida de azul, canción infantil

    Tengo una muñeca vestida de azul, canción infantil

  • La rana cantaba debajo del agua. Canción del oso Traposo

    La rana cantaba debajo del agua. Canción del oso Traposo

  • Canción infantil del abecedario

    Canción infantil del abecedario

  • Los pollitos dicen pio pio pio, canción infantil

    Los pollitos dicen pio pio pio, canción infantil

  • Soy una taza. Canta y baila con Traposo

    Soy una taza. Canta y baila con Traposo

  • Canta con Traposo

    Canta y baila con Traposo

  • Día de la madre

    Día de la Madre

  • Día de la madre

    Regalos para el Día de la Madre

  • Envoltorio-regalo

    Cómo envolver regalos

  • aprender jugando

    Aprender es divertido

  • gimnasia online

    Gimnasia online

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información sobre el embarazo y desarrollo del bebé y de los niños. Además, te regalamos La Guía de mi Embarazo


Especial revista del embarazo semana a semana