Mi hijo tiene de todo y se aburre

La habitación de mi hijo se parece un poco a la sección de juguetes de un centro comercial y me sorprendo cuando me dice que se aburre. La mayoría de los niños tiene de todo y los padres nos estamos dando cuenta de que algo no funciona cuando no saben con qué entretenerse, sobre todo, ahora en Navidad, cuando Papá Noel Noel o los Magos de Oriente vendrán cargados con muchos más juguetes.

Según los expertos, una excesiva cantidad de juguetes en la habitación, al alcance de la mano, provoca actitudes de capricho, aburrimiento o menosprecio, además de una falta de interés por conservarlos y un desorden en el dormitorio.

El exceso de juguetes no es bueno para los niños

Niña aburrida con osito

En medio de este caos, llega la Navidad, época en la que se regalan el 70 por ciento de los juguetes de todas las ventas anuales y es el momento de organizarse. Los juguetes son un instrumento eficaz para el desarrollo del niño, para su aprendizaje y para su evolución, pero en el equilibrio radica la clave para evitar respuestas contradictorias por parte de los niños.

En muchas ocasiones, hemos visto como pasada la novedad del regalo, los niños han perdido interés por los juguetes. Sin embargo, ellos siguen pidiendo y, por inercia, la lista de regalos que ellos mismos escriben es cada vez más amplia, más larga y más cara. ¿Qué podemos hacer para ayudar a los niños a valorar lo que tienen?

Repartir los regalos de juguetes a lo largo del año para mantener viva su ilusión y su interés por ellos, y guardar los que en ese momento consideremos menos adecuados para nuestro hijo, por su edad o por su nivel de desarrollo, pero que lo pueden ser dentro de unos meses, son algunos trucos para decir basta a esta espiral de consumo y desasosiego. 

El psicólogo y escritor Javier Urra, en una entrevista concedida en exclusiva a GuiaInfantil.com, nos habla sobre el tema de los niños que tienen de todo en relación al consumismo infantil y explica que '2 de cada 5 anuncios van dirigidos a los niños en Navidad y, que el 50 por ciento de los niños y jóvenes de este país, consideran que tienen más juguetes de los que necesitan.

En esta época de crisis, los primeros que tenemos que dar ejemplo somos los adultos, enseñando a nuestros hijos a valorar lo humilde, lo sencillo'. Los padres tenemos que abrir los ojos y darnos cuenta de que lo verdaderamente importa es que entremos en el mundo de los niños para ser sus juguetes.

Lejos de sentirnos mal por no haber podido comprar todo lo que pedían en su lista, lo importante es encontrar tiempo para jugar con ellos, para que experimenten con nosotros, para que sientan nuestro cariño, para que vean que nos importan y ¡mucho!, y que disfrutamos en su presencia.

Vídeo sobre el consumismo de los  niños en Navidad

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com