Mi bebé: ¿será niño o niña?

Cuando estaba embarazada, me podía la curiosidad. Quería saber si mi bebé era niño o niña para empezar a hacer planes, compras, elegir colores y muebles para la habitación.

Soñaba con todas las posibilidades de su nombre y en su musicalidad con su apellido, pero tuve que esperar hasta la semana 20 de gestación para que el médico me diera una respuesta fiable, ya que con las ecografías anteriores el sexo no se veía bien.

Cómo saber si tu bebé será niño o niña

Dibujo en tripa de embarazada niño o niña

Y es que, aunque las ecografías muestran una imagen del bebé, en ocasiones, dependiendo de su postura dentro del útero en ese momento en que se realiza la ecografía, a veces, no se ve. Hasta la semana 20, me hice varias ecografías. En las dos primeras me dijeron que podía ser una niña, pero que no se veía bien y que, de momento, esperara hasta que pudieran confirmármelo. En la tercera, en cambio, me dijeron que parecía un niño, pero que aún era pronto para afirmarlo con seguridad. Y cuando estaba en la semana 20, el ecografista me aseguró que mi bebé en camino era un niño sin lugar a dudas.

Mientras tanto mis amiga y mi familia, me decían que si tenía la tripa picuda sería niño y si la forma era más bien redonda, probablemente sería niña. Como aún no me había crecido lo suficiente al cuarto mes de gestación, mi rostro fue la segunda opción. Mi cara también parecía un espejo en el que se miraban las personas de mi alrededor para adivinar si mi bebé en camino sería niño o niña. Parece ser que si estás guapa, viene un niño y si el embarazo hace resplandecer tu rostro es una niña.

Un análisis de sangre detecta el sexo del bebé

Para salir de dudas, hoy existe una técnica fiable y poco invasiva que es capaz de aislar el ADN fetal en el torrente sanguíneo de la madre y buscar si existen o no los marcadores del cromosoma Y. Si lo encuentra será un niño XY y no los encuentra será una niña XX. El ADN fetal se puede detectar en la sangre materna desde la semana 5 de gestación, no obstante, la fiabilidad de la técnica alcanza el 100 por cien, si se realiza a partir de la octava semana de embarazo. Esto significa, que a partir de la segunda falta, ya puedes saber el sexo de tu bebé con una sencilla extracción rutinaria de sangre y en un plazo de dos días.

Hasta ahora el diagnóstico prenatal temprano del sexo del bebé requería de la pericia del ecografista y, para ser más exacta, de la toma de células fetales mediante métodos invasivos como la amniocentesis, que consiste en la extracción de una pequeña muestra de líquido amniótico, la biopsia de vellosidades coriónicas y la cardiocentesis. La ventaja de este método reside en que no presenta ningún riesgo para el feto y que tiene una fiabilidad del 98 por ciento.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com