¿Pueden las mascotas detectar un embarazo?

Los animales poseen un sexto sentido que muchas veces no podemos comprender. Miles de testimonios de futuras mamás aseguran que sus mascotas les han revelado de alguna manera que ellas estaban embarazadas antes que la propia prueba médica.

Algunas mujeres cuentan que sus mascotas se ponen más cariñosas de lo normal, que no se despegan de ellas y que se acercan constantemente a olerles la barriga; o por el contrario se vuelven ariscos y distantes, evitando el contacto. Si notas esos cambios en tu mascota, entonces deberías cuestionarte si hacerte un test de embarazo porque puede que te lleves una sorpresa.

¿Es posible que las mascotas detecten un embarazo?

¿Pueden predecir las mascotas un embarazo?

Y, aunque no hay estudios científicos que lo avalen parece que efectivamente es así, las mascotas, como perros y gatos, son capaces de detectar un embarazo, al igual que son capaces de prever un seísmo, una tormenta o un cambio climático.

Incluso, algunos van mucho más allá y aseguran que existen numerosas evidencias en las que los comportamientos animales han detectado enfermedades en humanos, alertando sobre la posibilidad de sufrir un ataque cardiaco, una embolia e incluso un cáncer. 

Lo cierto es que nuestros amigos los animales poseen ciertas cualidades innatas que nosotros no somos capaces de detectar. Sus comportamientos varían debido a cualquier cambio que a nosotros nos pueden parecer imperceptibles, pero que para ellos son evidentes. Se cree que esta intuición puede deberse a su alta sensibilidad olfativa, especialmente de los perros, que puede llegar a ser un millón de veces mayor que el de los seres humanos, y por lo tanto podrían ser capaces de detectar los cambios hormonales producidos por las feromonas del embarazo. Pero por si esto no fuere suficiente prueba, además poseen un excelente oído con el que podrían llegar a oír el corazón del bebé.

En el caso de los gatos, puede parecer más complicado, sin embargo también hay evidencias de bruscos cambios de comportamiento con sus dueños. E incluso, hay algunas dueñas que cuentan como sus animales de granja, como cerdos y gallinas, actuaban de manera diferente cuando estaban embarazadas. 

Lo que queda claro es que nuestros animales intuyen claramente que algún cambio se va a producir, aunque no sepan exactamente de qué se trata. Así que, aprovechad sus mimos, porque después se verán un poco relegados por los nueves reyes de la casa.