Nada de espinacas, atún o pez espada para bebés y embarazadas

Hoy nos hemos despertado con una noticia de lo más preocupante para las familias españolas, especialmente porque está relacionada con la alimentación. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) endurece las alertas alimentarias tras revisar el efecto de los metales en la salud. La agencia desaconseja el consumo de acelgas, espinacas, atún rojo o pez espada por niños menores de tres años y mujeres embarazadas.

Hasta ahora, la Agencia sólo recomendaba que tanto las mujeres embarazadas como los niños menores de tres años no consumiesen más de 100 gr. a la semana de pez espada o cazón y no más de dos raciones de atún. Ahora, la Agencia recomienda con más dureza no consumir estos alimentos por su alta contaminación de mercurio. Estas grandes especies acumulan en sus tejidos grasos el mercurio que absorben de sus presas en su forma más tóxica (metilmercurio). El metal, generado en gran medida por la actividad industrial, cuando ingerido por las mujeres durante la gestación, puede ocasionar alteraciones graves en el desarrollo neuronal del feto, y lo mismo puede ocurrir en los niños de corta edad.

Nada de atún ni espinacas en las papillas de los bebés

Alimentos no recomendados para bebés y embarazadas

Así que ya sabes, nada de espinacas, acelgas, lechuga o remolachas en los purés o en las papillas de los bebés menores de un año, ni mucho menos en el plato de comida de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Además, la AESAN recomienda no dar más de una ración al día de estos vegetales a los niños de entre uno y tres años. Aparte de la acelga y de las espinacas, no está recomendado el consumo de grandes peces por su elevado contenido en mercurio, ni de crustáceos, por el cadmio, un metal pesado que puede ser encontrado también en los mariscos. El metal se agarra al hígado y al riñón humanos y puede causar disfunción renal. En cuanto al nitrato encontrado en las hojas de espinacas y acelgas, es poco tóxico en sí, pero cuando consumido por los humanos se transforma en nitritos, pudiendo ocasionar cianosis (bebé con la piel azulada), debido a la falta de oxígeno en la sangre, y en algunos casos estar vinculado con el cáncer gástrico. A los niños de entre tres y 12 años de edad, la AESAN aconseja limitar a 50 gr. a la semana el consumo de cualquier de los pescados mencionados. Si hay algo positivo en todo eso es el despertar de la necesidad de que vigilemos y estemos atentos a lo que comemos y damos a nuestros hijos, y de que reflexionemos sobre la necesidad de mejorar nuestro compromiso con el entorno y medio ambiente. Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com