Saltar a la comba. Un juego sano y divertido para los niños

'Te convido, ¿a qué? A un café, ¿a qué hora?, a las tres'..., así comenzaba una de las canciones con las que saltábamos a la comba en el colegio cuando éramos pequeños. Sudábamos la camiseta saltando como ranas y canguros...

Saltar a la comba es, además de uno de los juegos más populares y divertidos, un estupendo ejercicio físico, ideal para la salud y los momentos de diversión de los niños.

Los beneficios de saltar a la comba con los niños

juegosdeniños:saltaralacomba

Sin saberlo, resulta que estos juegos que realizábamos en el patio escolar con una sencilla cuerda, es uno de los ejercicios físicos más completos. Su práctica tiene grandes beneficios para nuestros pequeños e incluso para nosotros. Saltar a la comba puede ser un ejercicio extenuante para un adulto, pero acompañada de una canción o de una invitación, se convierte en un juego realmente estimulante para nuestros hijos que sin planteárselo, acaban saltando bañados en sudor y respirando entre resuello y resuello. Una comba es una actividad perfecta para compartir con los amigos y para disfrutar al aire libre.

Saltar a la comba es un ejercicio físico completísimo, además de una diversión: es un estupendo método para quemar calorías y para tener un buen fondo físico. Además ayuda a nuestros hijos a tener una mejor coordinación de brazos y piernas, y un mayor equilibrio, velocidad y agilidad. Saltar con piernas juntas, alternas, corriendo mientras se mueven coordinadamente los brazos ¡uff, estoy cansada solo de pensarlo! y, sin embargo, ellos no se cansan de darle a la cuerda mientras cantan, ejercitando todos los músculos del cuerpo.

Os animo a comprar una comba a vuestros hijos (si no la tienen ya), de una forma barata y divertida conseguiréis que vuestro hijo fortalezca sus sistema cardiovascular, tenga resistencia y flexibilidad en los músculos y que mejore extraordinariamente su habilidad para coordinar manos, ojos y pies; lograr una buena orientación espacial y tener sentido del ritmo (ya que han de adaptar la velocidad del salto a la canción). Saltar por saltar puede parecernos cansado y aburrido, pero cuando forma parte del juego infantil, la comba es una magnífica y divertida herramienta para combatir el riesgo de una vida sedentaria a la que nos vemos abocados muchas veces y que puede llevar a nuestros hijos a paceder obesidad. Así que ¡a saltar!

Patro Gabaldón. GuiaInfantil.com