Una técnica infalible para enseñar a besar a tu bebé

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

Besos. Besos tímidos, besos sonoros, besos que llegan como abrazos. Pero el mejor beso, el de los hijos. Un beso tierno o furtivo. Un beso que nos dice tanto aún siendo mudo. Pero, cuándo besa un bebé? Y, lo más importante: ¿cómo aprende a besar?

Los niños aprenden por imitación. Al principio sólo observan. Luego, pasan a la acción. ¿En qué momento se lanzan a besar? La edad media del primer beso se sitúa en los 18 meses, aunque cada niño sigue su ritmo y evidentemente, hay niños 'más besucones' que otros.

Una técnica infalible para que tu bebé aprenda a besar

A besar se aprende. Y se aprende ensayando. Pero primero, hay que observar. Siempre se ha dicho que los bebés son muy celosos. Una pareja utilizó este sentimiento para enseñar a su hijo a besar. ¿Cómo? El papá besa a la mamá. El bebé observa. Y acto seguido, imita ese beso. Besa a su mamá, en los labios. Y aquí llega otro de los eternos debates entre los padres: ¿se puede besar a los bebés en los labios? Aunque sobre este tema cada familia tendrá su respuesta.  

El primer beso del bebé, a los 18 meses

Bebé besa a su madre

La verdad es que yo no recuerdo el primer beso de mi hija. Recuerdo su primera sonrisa, su primer baño, su primeros pasos. Tal vez su primer beso llegara más tarde, más allá de los 18 meses. Aunque la media, dicen los expertos, sitúan esos primeros besos en esta edad, justo en el momento en el que maduran en el aspecto emocional. Como el desarrollo emocional de los niños es variable, también lo es la edad a la que se deciden a besar. Entendiendo ese beso como una muestra de cariño, de afecto, y no como una mera imitación de lo que ven.

Además, para dar un beso, también tiene que haber una madurez neurológica. Para dar un beso, hay que fruncir los labios, hay que controlar ciertos músculos que intervienen en el proceso (un beso en la mejilla hace funcionar a 12 músculos). Parece sencillo, pero al principio todo está por descubrir y por practicar hasta que se consigue controlar. Incluidos, los besos.