Las consecuencias de los celos entre hermanos

Los celos entre hermanos generan consecuencias negativas y positivas

Los celos son inevitables y lo único que pueden hacer los padres para ayudar a su hijo es darle cariño para que lo que siente sea lo menos doloroso y molesto posible. Como todo en la vida, los celos entre hermanos generan consecuencias negativas, pero también positivas, que se reflejarán en el desarrollo y en el comportamiento y conducta del niño. Tener un hermano es una riqueza que, aunque se viva con angustia en los primeros meses, se convertirá en un tesoro en la vida del niño.

Cuando llega un hermano en la vida del niño

Celos entre hermanos: consecuencias

Es natural que con la llegada de otro hijo, tengas que desdoblar tu cariño y tu afecto. Tu hijo mayor sentirá que ya no tiene la atención exclusiva de sus papás. Al percibir que el pequeño es la novedad de los padres, hará de todo para reclamar la atención perdida. Una de las actitudes más comunes consiste en la imitación de la conducta del bebé. Empezará a chuparse el dedo, a pedir que lo tomen en brazos, a volver a usar el chupete e incluso a hacerse pipí encima nuevamente. Así, comportándose como un bebé, piensa que puede volver a ocupar el trono perdido. No obstante, estos cambios también pueden afectar a su carácter.

Cuando un niño cree haber sido reemplazado por el pequeño de la casa puede que se vuelva un poco agresivo y esté desanimado y deprimido. Puede que pase de ser un niño tranquilo a convertirse en desobediente y negativo, demostrando oposición frente a las órdenes de sus padres. Otras actitudes negativas son mostrar resistencia a participar en las reuniones familiares, interrumpir las conversaciones de sus padres e ir en contra de las normas aprendidas. Es posible que se muestre más sensible y llorón y, en consecuencia, presentar dificultad para concentrarse y prestar atención, lo que le puede llevar a una alteración en el rendimiento escolar.

Consecuencias negativas de los celos

Otros niños empiezan a mostrar rechazo por rutinas cotidianas y se resisten a cepillarse los dientes antes de dormir, a comer, a salir de casa, a recoger sus juguetes, a hacer los deberes, y así con todo. Sin embargo, hay otros que van más allá. Empieza a manifestar síntomas físicos como dolor de cabeza, dolor de la tripita o dolor de piernas, que pueden ser fingidos o no. Y en estos casos, es necesario vigilarle de cerca.

Consecuencias positivas de los celos

Si existe algo positivo en los celos entre hermanos es cuando el mayor, al compararse con su hermano pequeño, decide 'ser mejor' que él. Entonces, buscará tener el poder en algo relacionado con alguna habilidad, normalmente física. Se empeñará en aprender a andar en bicicleta sin los ruedines, a saltar la comba o a nadar sin manguitos. Hará de todo para demostrarse a sí mismo y a los demás que él es mayor y mejor que su hermano. En este caso, existe una voluntad de superación muy positiva, que mantendrá en arriba su autoestima. Esta actitud le ayudará a combatir los celos hacia su hermano.