Cómo masajear al bebé y al niño

Consejos para dar un buen masaje a tu hijo paso a paso

Para aplicar el masaje en el bebé no es necesario que se haga un curso técnico. El instinto de madre te indicará cómo masajear a tu bebé. Se puede empezar a dar masajes al bebé desde el primer mes de vida y prolongarle hasta cuando se desee. El masaje consiste en orientarse simplemente por una dirección y una secuencia de movimientos según la edad que tenga. Y para que sea efectivo hay que ponerle dos ingredientes básicos: la ternura y la delicadeza. Al proporcionar placer a tu hijo, estarás beneficiando a la relación entre los dos; es una forma de comunicarte directamente con él.

Masajes para bebés

Masajear al bebé

Es conveniente hacer un masaje a diario, siempre después o antes del bañoy en un ambiente calientito y cerrado; si es verano puedes efectuarlo al aire libre siempre que te asegures de que el bebé no coge frío. Puede haber una música suave de fondo para facilitar la interacción.

Lo primero, siéntate en el suelo con las piernas estiradas, la espaldas recta y los hombros relajados. Cubre tus piernas con la toalla o el impermeable que normalmente usas para tu bebé. Coge al bebé desnudito y lo acuestas sobre la toalla en una posición en que los dos se puedan mirar. Unta tus manos con un aceite natural o con la crema que sueles utilizar para hidratar al bebé y dedícale un minutito de tu mirada hacia a él. Luego, empieza el masaje.

Si lo deseas, puedes seguir nuestra orientación:

1- Concéntrate en hacer movimientos con firmeza, siempre de dentro para fuera y del centro para las extremidades o de abajo para arriba. Del lado izquierdo al derecho, a un ritmo lento y constante, moderando la presión de los dedos según la zona.

2- Empieza por el pecho. Desliza tus manos del centro para los lados. Primero el izquierdo y después el derecho.

3- Después del pecho, masajea sus brazos, girando al bebé de lado, sujetándolo por el hombro y haciendo movimientos (con la otra mano) del hombro hacia el pulso, manteniendo siempre un ritmo constante.

4- Masajea las manos, estirando suavemente cada dedito. Y lo mismo con los pies y sus deditos.

5- Sitúa una de tus manos en la altura del estómago de tu bebé y deslízala bajando en dirección a la tripita como si estuvieras vaciándola. Alterna los movimientos con una y con otra mano. Si tu bebé tiene problemas de gases, ese masaje le ayudará a eliminarlos.

6- Si tu bebé no es tan pequeño, puedes darle la vuelta a su cuerpo y darle un masaje en la espalda, siempre de parte central a las laterales. Él te lo agradecerá con balbuceos y grititos.

Importante: el masaje solamente debe ser evitado cuando el bebé esté con fiebre, gripe o con alguna infección. Y si el niño comienza a llorar cuando le estés dando el masaje, interprétalo como un NO y abandona el ejercicio.

Puedes consultar estos vídeos para aprender a hacer masajes al bebé. Te explicamos de la mano de una experta cómo hacer masajes relajantes, para aliviar los cólicos o masajes estimulantes.