El niño que lo quiere todo. Cuento de Navidad

Un cuento navideño con valores para leer a los niños

Guiainfantil.com

Los cuentos de Navidad son una forma de entretener a los niños y a la vez educarles en los valores que caracterizan a esta época del año: solidaridad, amor, respeto... Por eso os proponemos compartir con los niños la historia de 'El niño que lo quiere todo', un cuento de Navidad que enseñará a los niños la importancia de compartir y no ser egoístas.

Cuento de Navidad sobre el egoísmo

cuento de navidad con valores: el niño que lo quiere todo

Había una vez un niño que se llamaba Jorge, su madre María y el padre Juan. Cuando escribió la carta a los Reyes Magos se pidió más de veinte cosas, exactamente 25.

Entonces su madre le dijo:

- Pero tú comprendes que… mira te voy a decir que los Reyes Magos tienen camellos, no camiones, segundo, no te caben en tu habitación, y, tercero, mira otros niños… tú piensa en los otros niños, y no te enfades porque tienes que pedir menos.

El niño se enfadó y se fue a su habitación. Su padre le dijo a su madre María:

- ¡Ay!, se quiere pedir casi una tienda entera, y su habitación está llena de juguetes...

María dijo que sí con la cabeza. El niño dijo con la voz baja:

- Es verdad lo que ha dicho mamá, debo de hacerles caso, soy muy malo.

Llegó la hora de ir al colegio y dijo la profesora:

- Vamos a ver, Jorge, dinos cuántas cosas te has pedido.

Y dijo bajito:

- Veinticinco.

La profesora se calló y no dijo nada, pero cuando terminó la clase todos se fueron y la señorita le dijo a Jorge que no tenía que pedir tanto. Entonces Jorge decidió cambiar la carta que había escrito y pedirse quince cosas, en lugar de 25.

Cuando se lo contó a sus padres, éstos pensaron que no estaba mal el cambio y le preguntaron que si el resto de regalos que había pedido los iba a compartir con sus amigos. Jorge dijo:

- No, porque son míos y no los quiero compartir.

Después de rectificar la carta a los Reyes de Oriente, llegó el momento de ir a comprar el árbol de Navidad y el Belén. Pero cuando llegaron a la tienda, estaba agotada la decoración navideña.

Ante esto, Jorge vio una estrella desde la ventana del coche y rezó:

- Ya sé que no rezo mucho, perdón, pero quiero encontrar un Belén y un árbol de Navidad.

De pronto se les paró el coche, se bajaron, y se les apareció un ángel que dijo a Jorge:

- Has sido muy bueno en quitar cosas de la lista, así que os daré el Belén y el árbol.

Pasaron tres minutos y continuó el ángel:

- Miren en el maletero y veréis.

Mientras el ángel se fue. Juan dijo:

- ¡Eh, muchas gracias! Pero, ¿qué pasa con el coche?

Y dijo la madre:

- ¡Anda, si ya funciona! ¡Se ha encendido solo!

Y el padre dio las gracias de nuevo.

Por fin llegó el día tan esperado, el Día de Reyes. Cuando Jorge se levantó y fue a ver los regalos que le habían traído, se llevó una gran sorpresa. Le habían traído las veinticinco cosas de la lista.

Enseguida despertó a sus padres y les dijo que quería repartir sus juguetes con los niños más pobres. Pasó una semana y el niño trajo a casa a muchos niños pobres.

La madre de Jorge hizo el chocolate y pasteles para todos. Todos fueron muy felices. Y colorín, colorado, este cuento acabado.

De Sheila García González ¡Envía tu cuento de navidad!

El juego de las preguntas de compresión lectora para los niños

compresión lectora de cuentos de navidad con valores

La lectura de los cuentos es un momento para compartir en familia, peo también una buena oportunidad par educar a nuestros hijos en valores. Por eso, lo mejor es comprobar si han entendido la historia y han captado el mensaje que transmitía. Para ello, proponle a tu hijo participar en el 'juego de las preguntas de compresión lectora', que consiste en responder correctamente las siguientes cuestiones. 

No hace falta poner el cronómetro, porque esto no es una competición, pero si quieres darle un poco de emoción, puedes utilizarlo. 3, 2, 1... ¡comenzamos! 

1. ¿Cuántas cosas pide el niño Jorge en su primera carta de los Reyes Magos?

2. ¿Por qué se enfada Jorge con su madre? 

3. ¿Por qué cambia Jorge su lista de regalos a Melchor, Gaspar y Baltasar

4. ¿Qué va a comprar Jorge con su padre y su madre? 

5. ¿Con quién se encuentra de camino a la tienda

6. ¿Cuántos regalos tiene al final Jorge? 

7. ¿Qué decide Jorge hacer con los regalos que le traen sus majestades de Oriente? 

Cómo educar a los niños en la generosidad a través de los cuentos 

Las navidades son una época perfecta para educar a los niños en la generosidad porque tenemos millones de oportunidades para que el niño comparta, por ejemplo, a través de eventos solidarios como los mercadillos, las carreras o los rastrillos. Pero si crees que tu hijo puede llegar a entender este valor con ayuda de la literatura, ¡aquí te presentamos una serie de relatos que le encantarán!  

 - El gigante egoísta
Muchas veces no nos damos cuenta de que con nuestro comportamiento, en este caso siendo egoístas y avariciosos, nos estamos perdiendo un montón de cosas buena. Descubrid en familia qué tiene de bueno ser bondadoso y empezad a ponerlo en práctica. 

- El pájaro glotón
En el otro lado del egoísmo se encuentran la bondad, la generosidad y la solidaridad. No todo el mundo lo entiende así y se empeña en seguir son su actitud de quererlo todo para él. ¿Quieres saber lo que le pasó a este pajarito que no quería compartir su comida? 

- Una lechuga no es un plato 
La vida nos presenta un montón de oportunidades al día para ser generosos con los demás y, sobre todo, para intentar enseñarles a nuestros hijos este valor fundamental para desarrollarse como personas. Y algo así le pasa a Matías, el protagonista de 'Una lechuga no es un plato'. 

Consejos para ayudar a los niños no ser egoístas

ayudar a nuestros hijos a no ser egoístas

A través de la lectura de estos cuentos que te hemos presentado, los niños empatizarán con sus personajes y verán que es mejor ser generosos que egoístas. Pero hay veces que tenemos que darles más herramientas para que aprendan a superar el egoísmo. ¡Aquí tienes unas cuántas! 

- ¿Quién te enseñó a ti a ser generoso? Probablemente lo viste en tus padres, en tus abuelos, en tus hermanos... El ejemplo es la mejor forma de corregir una conducta en los más pequeños. 

- Muéstrale lo bueno que tiene compartir. Será una forma de tener doble de diversión porque podrá jugar con sus juguetes y con los de su hermano/primo/amigo. 

- Cuando ceda en sus comportamiento y deje algún juguete a otra persona, refuérzale este gesto con una sonrisa, un beso o una palabra. Verá que sus actos tienen consecuencias positivas y querrá repetirlo. 

- Los niños egoístas están acostumbrados a recibir, pero no a dar. ¡Hay que cambiar esta rutina! 

- Enséñale que las cosas tienen dueño y que si quiere algo de otros, debe pedirlo y nunca cogerlo por la fuerza. ¿A que a él no le gustaría que hicieran eso con sus cosas? 

Y, sobre todo, hay que entender que los niños pasan por una época en la que 'todo es suyo'. No tienes que preocuparte en exceso y pensar que el tuyo es el más egoísta de todos. Con pequeños gestos, ¡lo irán entendiendo! 

Puedes leer más artículos similares a El niño que lo quiere todo. Cuento de Navidad, en la categoría de Cuentos en Guiainfantil.com.