El peligro de ciertos envases donde guardamos la comida de los niños

Descubre las mejores opciones para freír, hornear o guisar alimentos infantiles

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Además de las propiedades nutricionales de los alimentos que consumimos y ofrecemos a nuestros hijos y del método de cocinado más saludable, otra de las cuestiones que los padres nos planteamos respecto a la alimentación de nuestros pequeños es la referente al cocinado y almacenamiento de los alimentos. ¿Cuáles son los mejores recipientes para cocinar y guardar alimentos? ¿Sabes la importancia de elegir un adecuado envase para guardar la comida de los niños?

La importancia de los envases donde guardamos la comida de los niños

envases donde guardamos la comida de los niños 

Durante años, los contenedores de plástico para almacenar la comida han sido los más utilizados en alimentación. Entre sus ventajas destaca principalmente su resistencia y durabilidad. Sin embargo, a día de hoy, sabemos que los plásticos tienen desventajas que los convierten en una opción de seguridad cuestionable.

Dependiendo de su composición, estos recipientes pueden liberar compuestos tóxicos a la comida o bebida que contienen. Además, el calor incrementa la liberación de partículas al alimento, por lo que el microondas o el lavavajillas son potencialmente peligrosos, pero situaciones tan habituales como dejar una botella de agua al sol también suponen un problema.

Concretamente, el bisfenol A es uno de los componentes de los plásticos que recientemente se ha eliminado de los recipientes de uso alimentario, pero los plásticos libres de bisfenol o los ftalatos (compuesto químico que se añade a los plásticos como el PVC para hacerlos más moldeables), representan lamentablemente un peligro similar al del bisfenol.

Los ftalatos afectan a la producción de hormonas y en algunos estudios se ha observado que afectan a la fertilidad, sobre todo masculina, reduciendo la viabilidad de los espermatozoides. Además, se relacionan con la aparición de cáncer de hígado y de pecho, mientras que el bisfenol se vincula adicionalmente con cáncer de próstata y puede, potencialmente, causar trastorno de déficit atención e hiperactividad.

¿Hay algún plástico 100% seguro? Lamentablemente no, por lo que las mejores opciones para el almacenamiento de alimentos son los recipientes de vidrio o de acero inoxidable. Los primeros presentan la ventaja de poderse utilizar para calentar la comida, algunos en horno y microondas, y para almacenarla en el congelador. Los recipientes de acero inoxidable no pueden utilizarse en el microondas, y, dependiendo del fabricante, pueden o no ser utilizados para calentar la comida. A la vez, ambos tienen una desventaja obvia, y es que la tapa suele ser de plástico, pero podemos ser cuidadosos y controlar que no entre en contacto con la comida, además de lavarla a mano en lugar del lavavajillas.

Mejores opciones para cocinar los alimentos 

mejores opciones para freír, hornear y guisar alimentos infantiles

Para cocinar, las opciones son mucho mayores, pero ninguna de ellas es 100% perfecta, por lo que es mejor tener más de una alternativa disponible para escoger la más apropiada a la hora de freír, hornear o guisar.

- Teflón
Utilizado desde mediados de 1900, la aparición de este material antiadherente supuso un antes y un después en la cocina. Aunque originalmente se suponía que era un material completamente seguro que hacia el cocinado más fácil y limpio, posteriormente se ha descubierto que su durabilidad es limitada y en el momento en que comienza a deteriorarse, libera a los alimentos compuestos peligrosos para la salud.

- Aluminio
A pesar de haber sido un material muy usado en las últimas décadas, poco a poco se ha ido sustituyendo por otros materiales más seguros. Es un material muy ligero y económico, pero el aluminio es un metal pesado altamente tóxico para el organismo, donde se acumula en el cerebro. Su acumulación se relaciona con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson.

- Cerámica
Estos utensilios están en auge en la actualidad, ya que son de los más inocuos para la salud. Sin embargo, su principal inconveniente son los cuidados que requiere, además de la ausencia de antiadherencia, lo cual limita su uso en la cocina. La cerámica recubierta es antiadherente, pero presenta el problema de la procedencia del recubrimiento, que podría ser cuestionable si contiene metales pesados.

- Ollas esmaltadas
Normalmente, estas ollas son de hierro fundido con un esmalte cerámico, y constituyen uno de los materiales más seguros en la actualidad, aunque obviamente depende del material que se utilice para el recubrimiento, ya que algunos contienen plomo y cadmio. Los utensilios fabricados con acero y recubiertos con esmalte cerámico –aportando la propiedad de inoxidable- suelen ser además muy fáciles de limpiar.

- Hierro fundido
Uno de los más versátiles –apto para cocinado directo sobre fuente de calor e incluso horno- este material, en caso de liberar algo a los alimentos, libera hierro, lo cual es un mal menor. Es por tanto uno de los materiales para cocinar más seguros a día de hoy. Son muy resistentes y duraderos, aunque, como contrapunto, suelen ser caros. Adicionalmente, son ollas y sartenes difíciles de limpiar, y muchos detergentes pueden dañar su superficie. Otro de sus grandes inconvenientes es que  son ollas y sartenes muy pesadas que pueden dar sabores extraños a los alimentos de tendencia ácida como el tomate y, cuando se quiere conseguir antiadherencia, es necesario calentar la sartén antes de añadir los alimentos.

- Cerámica de gres
Estos recipientes están construidos con una pasta cerámica compuesta de diferentes arcillas naturales que suelen contener sílice y feldespato. Además de ser seguro, son cazuelas que, si se cuidan bien, son muy duraderas, pero lamentablemente, las de buena calidad, no son muy económicas.

- Barro
Un material usado desde la antigüedad, que además de ser seguro, si se trata de barro cocido sin recubrimientos con componentes tóxicos, le da un delicioso sabor casero a los alimentos. Al ser relativamente barato, el único inconveniente que presenta este material es que son relativamente frágiles y suelen necesitar tiempos de cocinado superiores a los habituales.

- Titanio
En los últimos años han aparecido sartenes y cazuelas de titanio puro. A día de hoy, con los estudios actuales, se consideran una de las opciones de mayor calidad, más saludable, duradera y que además de ser antiadherentes (llevan un recubrimiento de teflón normalmente que puede ser su gran inconveniente), pueden permitir el cocinado sin aceite. Sin embargo, son relativamente caras, y dada su reciente aparición, es muy probable que aparezcan nuevos datos sobre su uso en los próximos años, sobre todo referente al recubrimiento que se utiliza en las sartenes y ollas de precios más asequibles.

- Cristal/vidrio
Completamente seguro según los datos presentes, el vidrio puede resultar un poco limitado a la hora de cocinar, ya que, dependiendo de las recomendaciones individuales del fabricante, puede no poder utilizarse en todas las fuentes de calor. Sin embargo, no es excesivamente caro, por lo que puede resultar una buena opción para cocinar al horno y guardar en la nevera.

- Silicona
La silicona no es apta para el cocinado directo sobre fuente de calor, sino solo para horno. Si la silicona es de buena calidad (debe verificarse con el fabricante que está libre de químicos), es un material potencialmente seguro, aunque no hay estudios suficientes para afirmar que a altas temperaturas no libere compuestos químicos de cierta toxicidad. Sin embargo, si puede utilizarse en recipientes o bolsas para refrigerar o congelar alimentos  (a estas temperaturas los estudios sugieren que es un material seguro) o para otros tipos de cocinado en frío (pasteles, gelatinas....), ya que es, además, un material antiadherente.

- Acero inoxidable
Es un material potencialmente seguro, pero no deja de ser un metal pesado, y si queremos evitar estos metales (sobre todo porque puede liberar níquel y cromo a los alimentos), es mejor buscar otras opciones. El acero inoxidable representa un mayor peligro cuando se cocinan alimentos ácidos, o si se cocina a muy altas temperaturas y/o durante tiempo prolongado. En la actualidad, el acero inoxidable es una de las opciones más asequibles para el consumidor, ya que combina seguridad con un precio relativamente asequible.

En cuestión de comodidad, quizá las mejores ollas y sartenes sean aquellas que son antiadherentes, como las de cerámica de gres o las de hierro esmaltado, aunque puede que su precio sea algo desorbitado para ser las únicas en la cocina. En temas de seguridad, la balanza se inclina hacia el barro, el vidrio o la cerámica, aunque no son antiadherentes y su uso puede estar restringido a ciertas cocinas y tipos de cocinado. 

Después de toda esta información que te acabamos de dar, ya solo te queda revisar bien tus armarios de la cocina y decidir, a partir de ahora, donde guardar la comida de los niños y cómo prepararla.

Puedes leer más artículos similares a El peligro de ciertos envases donde guardamos la comida de los niños, en la categoría de Nutrición infantil en Guiainfantil.com.