Alimentos que pueden estimular el parto

Cómo inducir el parto a través de la alimentación

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

La realidad es que no hay ningún alimento que induzca el parto, muy a pesar de las sugerencias que circulan de boca en boca y que se hacen tremendamente relevantes para la embarazada cuanto más se aproxima la fecha probable del parto.

A pesar de las ganas que puede tener la futura mama de que llegue el final de su emocionante viaje y tener en brazos a su bebé, las investigaciones más recientes sugieren que es la madurez de los pulmones del bebé la que desencadena el torrente hormonal que significa el inicio del trabajo de parto. Pero, ¿hay alimentos que pueden estimular el parto?

Consejos de alimentación para estimular el parto

Alimentos que inducen el parto

Existen maneras naturales que pueden estimular el comienzo del parto como el ejercicio físico, el sexo o la estimulación de los pezones, además de mediante otros estímulos externos como la aromaterapia o la reflexología. 

En cuanto a los alimentos que tienen propiedades para inducir el parto, no hay evidencia suficiente para asegurar que funcionan al 100%, pero cuando estamos cerca, podrían ser de ayuda.

- En general, la comida india y la mexicana, por sus especias picantes como el curry y el chili, estimulan el tránsito intestinal, pudiendo desencadenar contracciones. Sin embargo, estas contracciones no tienen por qué desencadenar el parto, pudiendo simplemente hacer a la mama pasar un rato incómoda sin tener ningún resultado. Los escasos estudios que existen al respecto solo sugieren que las comidas picantes contienen y liberan capsaicinas que pueden inducir un aumento en la liberación de endorfinas, y, dado que estas son relajantes naturales, con la relajación del cuerpo puede iniciarse el parto.

- La piña fresca contiene una enzima llamada bromelina que en diversos estudios científicos ha demostrado ayudar a la maduración del cérvix y estimular la producción de prostaglandinas, y por tanto podría inducir el parto. Sin embargo, las cantidades necesarias de bromelina para observar estos efectos son elevadísimas, algo imposible de conseguir comiendo piña.

- El regaliz negro también es capaz de estimular la producción de prostaglandinas tanto in vitro como in vivo, gracias a su contenido en glicirricina, aunque de nuevo, la cantidad es el problema, ya que cantidades elevadas de glicirricina además de desencadenar el parto pueden causar diarrea.

- Algunas especias, como el orégano y la albahaca se han relacionado también con la aparición de contracciones cuando se consumen en cantidades elevadas. De manera natural, con las cantidades que se utilizan para condimentar los platos, es improbable que se observe efecto alguno.

- El consumo de té de hojas de frambueso puede producir contracciones cuando se ingiere en grandes cantidades, por lo que no se recomienda su consumo hasta pasada la semana 37 de embarazo.

Lo más probable es que nuestro bebé nazca cuando esté preparado, así que más que en comer estos alimentos si no nos agradan, debemos preocuparnos de llevar una dieta sana y equilibrada hasta el final del embarazo.