Dieta infantil para combatir el frío al volver del parque

Qué pueden comer los niños en épocas de mucho frío

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Cuando la ola de frío hace su aparición, es importante mantener calientes a nuestros hijos, sobre todo a los más pequeños, que pueden tener dificultades para combatir los cambios extremos y equilibrar su temperatura corporal.

Aunque lo ideal es pasar el menor tiempo posible en la calle, es cierto que nuestros hijos necesitan aire fresco y que estar metidos en casa las 24 horas del día puede no ser algo factible, por lo que debemos estar preparados para ofrecerles, al llegar a casa, alimentos que favorezcan la regulación de la temperatura corporal pero que además presenten un atractivo que les haga olvidar las ganas de quedarse en el parque. Así puedes crear una dieta infantil para combatir el frío al volver del parque.

Dieta infantil para combatir el frío del invierno

Dieta para combatir el frío

Para empezar, al margen de los platos calientes de cuchara, que son perfectos para esta función, hay algunos alimentos en particular que curiosamente se relacionan con un efecto beneficioso sobre la temperatura del organismo de una u otra manera. Son alimentos para que los niños puedan combatir el frío al volver del parque: 

- La avena: un buen bol de cereales de avena calentitos es ideal como merienda al llegar del cole para combatir las bajas temperaturas. Además de ser un carbohidrato complejo –si se escoge un cereal no refinado-, proporciona fibra y micronutrientes que aumentan su atractivo.

- Chocolate caliente: evidentemente, no es ideal consumir diariamente chocolate, pero para entrar en calor una tarde de frío, y si se ofrece un chocolate negro sin azúcares añadidos, estamos además proporcionando al niño serotonina y feniletilamina, sustancias cuyo efecto en el cerebro es capaz de estimular, inhibir el dolor y mejorar el estado de ánimo.

- Castañas: aunque parezca increíble, existe un motivo detrás de la tradición de comer castañas asadas en otoño e invierno, además del excedente que se produce durante estos meses, las castañas proporcionan fibra y pocas calorías, pero muchas vitaminas y minerales, además de carbohidratos complejos que ayudan a regular el azúcar en la sangre.

- Nueces y cacahuetes: la presencia de niacina o vitamina B3, entre otras vitaminas del grupo B hace de estos frutos secos un snack ideal. Además, proporcionan grasas poli-insaturadas muy saludables y beneficiosas, por ejemplo, para una buena circulación sanguínea, lo cual ayuda a optimizar la temperatura del cuerpo.

- Plátanos: al ser ricos en vitaminas del grupo B, potasio y magnesio, los plátanos son de gran ayuda al tiroides y las glándulas adrenales para regular la temperatura del organismo.

- Semillas: las semillas se  caracterizan por ser ricas en zinc, por lo que un puñado de pipas tostadas sin sal son un aperitivo ideal para una tarde de frío. Además, al igual que los frutos secos, proporcionan ácidos grasos saludables, que se relacionan con una buena circulación sanguínea.

Los alimentos ricos en vitamina C, como las fresas o las naranjas, aunque no van a contribuir a la mejora de la temperatura corporal, pueden ser una ayuda extra para el sistema inmune, ya que unas reservas adecuadas de vitamina C en el organismo protegen frente a los resfriados.