Los beneficios de los gestos en niños con síndrome de Down

El lenguaje de signos abre la puerta a una mejor comunicación

Elena Cabeza Pereiro
Elena Cabeza Pereiro Logopeda infantil

Hablar con gestos o el baby signing es un buen sistema para estimular la comunicación con el bebé antes de que estos hablen. Con estos gestos sencillos y muy simples se abre una puerta para que puedan comunicar sus necesidades y sentimientos antes de que surja el lenguaje verbal.

Este mismo principio se utiliza con niños que presentan alteraciones en el lenguaje como el síndrome de Down. Alrededor del primer año de edad, los bebés con síndrome de Down tienen mucho que comunicar a las personas de su alrededor. Una vez que han desarrollado su deseo de comunicarse, empiezan a hacer intentos para influir en su entorno por medio de la comunicación.

Te cuento cuáles son los beneficios de los gestos en niños con síndrome de Down.

Ventajas de los gestos en niños con síndrome de Down

Los beneficios de los gestos en niños con síndrome de Down

Articulan sonidos, señalan o tiran de nosotros para llevarnos hacia donde está lo que quieren. Si no tienen una manera efectiva de comunicar sus mensajes, los niños se frustrarán por su incapacidad para ser entendidos. Por esta razón, una de las áreas que se suele abordar primero cuando se comienza un tratamiento es la de evaluar qué tipo de sistema de comunicación transitorio será el que mejor funcione con el niño.

Aunque la mayoría de los niños con síndrome de Down presentan un retraso en su desarrollo del habla, generalmente tienen buenas facultades para el desarrollo motor y el aprendizaje visual. Por ello, suele resultarles más fácil reconocer y hacer gestos con las manos, o utilizar imágenes, que emitir sonidos del habla. 

La lengua de signos hace posible que el niño progrese en su comunicación y en su lenguaje, aunque aún no esté listo para hablar. Consiste en combinar gestos junto con el habla para facilitar el desarrollo de la comunicación. Es el sistema de comunicación aumentativa más utilizado con niños con síndrome de Down. Es imprescindible dejar claro que lo que se utiliza es un sistema bimodal, es decir, se hace el gesto y al mismo tiempo, se emite la palabra o palabras que hacen referencia al gesto.

Hay personas que continúan diciendo que la lengua de signos puede impedir que el niño hable, es decir, que la consecuencia de utilizarla será que el niño adopte el método más fácil y haga gestos en lugar de hablar. Sin embargo, en los últimos años, hemos aprendido más sobre la eficacia de la utilización de signos con niños con síndrome de Down. Los estudios y los resultados clínicos indican con firmeza la necesidad de la utilización de la comunicación gestual con ellos. Un logopeda será capaz de desarrollar un programa de este tipo para el niño. El mismo sistema deberá utilizarse en todos los ambientes cotidianos del niño, en casa, en el cole, en las terapias, en el juego…

A los padres les suele preocupar que los gestos retrasen la adquisición del habla, pero la verdad es justamente la contraria. Sin ellos, los niños con síndrome de Down, que suelen entender mucho más de lo que son capaces de expresar, pueden sentirse frustrados y recurrir a gritos o al abandono de los intentos por ser entendidos. Al darle la posibilidad de que se comunique, los gestos refuerzan los conceptos del lenguaje porque hacen posible que pueda influir en su mundo. 

En mi experiencia en el colegio donde trabajo, los niños, a partir del primer año de vida, pueden aprender con eficacia los signos y la utilización de la lengua de signos pero es importante usar siempre la Comunicación Bimodal (signos y habla) para proporcionarle siempre el modelo verbal. Los signos pueden constituir el sistema de lenguaje expresivo que use un niño pequeño para comunicarse pero es imprescindible que oiga hablar.