Niños con ritmo lento de aprendizaje

Cuando el niño aprende más despacio que sus compañeros

Jimena Ocampo Lozano

Lo que caracteriza fundamentalmente las aulas escolares es la diversidad de alumnos que nos encontramos en ellas. La existencia de diferencias en el aprendizaje es un hecho inherente al ser humano. Dentro de esa diversidad nos podemos encontrar a niños diferentes ritmos de aprendizaje, niños que aprenden rápido, niños que siguen un ritmo normal y niños con un ritmo lento de aprendizaje.

Señales que indican que el niño tiene un ritmo lento de aprendizaje

Niños con un ritmo lento de aprendizaje

Los niños presentan dificultades para seguir un ritmo de aprendizaje normal, y estas dificultades pueden dar lugar a problemas generales de aprendizaje. Son niños que no poseen una dificultad concreta, como puede ser la dislexia o el TDAH, sino que presentan a nivel general problemas en los aprendizajes y pueden afectar a todas las áreas, especialmente a las áreas instrumentales, (matemáticas, cálculo y lectoescritura).

Destacan, como principales rasgos característicos de estos niños en el aula, los siguientes:

- Lentitud para procesar la información.

- Inadecuación entre sus estructuras cognitivas y el nivel de complejidad de los contenidos.

- Inadecuación entre sus habilidades psicolingüísticas y el lenguaje utilizado por el profesor.

- Incapacidad para organizar y estructurar la tarea por sí mismo.

- Escasa atención.

- Bajo nivel de perseverancia.

Esto va a dar lugar en estos niños a:

- Baja motivación para aprender.

- Baja autoestima.

Son niños con un desarrollo normal, pero cierta inmadurez cognitiva. Podemos decir que son niños con problemas pero no dificultades significativas, es decir, les cuesta un poco más, necesitan más tiempo, y en una valoración psicopedagógica estarían flojitos en todas las áreas pero no podríamos enmarcarlos en un TDA o una Dislexia. Lo que es importante destacar es que este ritmo puede condicionar su aprendizaje y dar lugar a Dificultades, por lo que van a necesitar adecuaciones en el aula, es decir, personalizar la enseñanza a su ritmo.

Lo más importante con estos niños es saber que el problema principal es una inadecuación entre el nivel de desarrollo de sus estructuras cognitivas y el grado de complejidad de los contenidos escolares. 

Por lo que como decíamos al comienzo, es frecuente que, además, estos niños presenten baja motivación para aprender, acompañada de una baja autoestima y que haya una falta de autonomía para el establecimiento de sus propias estrategias para estudiar y memorizar.

Cómo ayudar a los niños con ritmo lento de aprendizaje

Lo importante, más allá de las etiquetas que pongamos, es saber que estos niños pueden conseguir un nivel de aprendizaje adecuado si reciben una enseñanza graduada a partir de sus conocimientos previos y con una metodología adaptada a sus necesidades. 

Dado que estos niños tienen muchas posibilidades de desarrollar dificultades de aprendizaje. es fundamental, comenzar a trabajar con ellos lo más pronto posible. Cuando se inicia el tratamiento con precocidad con los alumnos lentos al aprender o con Dificultades de Aprendizaje , se suelen conseguir resultados positivos y una clara mejora en el rendimiento. 

Es imprescindible en los primeros años de escolaridad prestar atención a los conocimientos básico o prerrequisitos necesarios para la adquisición de posteriores aprendizajes.

Ya que estos niños suelen mostrar una baja autoestima es fundamental trabajar con ellos el área emocional, ayudarles a ver más allá de lo escolar, que descubran todas sus posibilidades y capacidades. Son niños que lo pasan mal en la escuela, ya que por más que estudian o trabajan no llegan, les cuesta entender y comprender las clases, necesitan más tiempo, y todo esto afecta de manera directa al concepto que tienen de sí mismos, (soy tonto, es la frase más repetida). Por lo que el apoyo de la familia y la intervención adecuada de profesionales y el centro escolar es fundamental.