Cómo puede afectar la familia al rendimiento de los alumnos

El ambiente familiar es clave para unos buenos resultados escolares

Andrés París

El entorno familiar es fundamental para que nuestros hijos tengan un adecuado y equilibrado desarrollo madurativo y normalizado a su edad.

El ambiente familiar donde un niño se desarrolla como persona está expuesto a varios estímulos que provocan un resultado, más que resultado, consecuencias. De esas consecuencias se configuran unas actitudes; el conjunto de esas actitudes conforman un comportamiento, y el conjunto de esos comportamientos o conductas, generan las personalidades.

Por lo tanto la influencia familiar influye de manera directa en nuestra personalidad. Te explicamos cómo puede afectar el ambiente familiar al rendimiento de los alumnos.

¿En qué afecta el ambiente familiar al rendimiento de los alumnos?

Cómo puede afectar la familia a los alumnos

El conjunto de relaciones o interrelaciones que se dan entre los miembros de la familia, como se enfrenten a la toma de decisiones, cómo gestionan sus emociones a diario, el valor que le dan a cada una de las acciones que realizan, y los valores predominantes de los cabezas de familia, hace que cada familia tenga un impacto directo y especial en cada uno de los niños.

Teniendo en cuenta la influencia del entorno, debemos poner atención en dos aspectos muy importantes;

1- Influencia del entorno familiar en cuanto al rendimiento académico.

En cuanto al rendimiento académico los padres tienen mucho que decir, tanto en el control de los factores ambientales, cómo en procurar que los niños realicen la tarea escolar siempre en el mismo sitio, tengan una buena luz, el material necesario, en la ayuda puntual que necesitan y en la gestión del tiempo de estudio.

Incluso los padres puedan compartir trabajos escolares esporádicos de los hijos con el ánimo de hacer actividades conjuntas. También apoya el rendimiento académico cuando en tu casa hay libros, cuando ves a leer o ver películas, incluso escuchar cierta música a tus padres. Todo ello más hacer actividades en familia hace que la presión familiar apoye el rendimiento académico.

Es decir, propiciar todos los agentes, recursos y estímulos externos para poner el mejor de los condicionantes.

2- Influencia del entorno familiar en cuanto a la gestión  emocional.

En cuanto a la influencia del entorno a la gestión emocional es muy importante poner atención en la forma en que los padres nos enfrentamos a las adversidades o a los problemas cotidianos, ya que somos espejos para nuestros hijo y copiaran el modelo que nosotros les ofrezcamos.

Si nuestros padres suelen estar en calma o en tranquilidad, que es la mejor versión de las personas, y no constantemente en alteraciones o picos emocionales (enfado, ira, tristeza, frustraciones por norma general exageradas) seguramente estemos educando niños en calma y tranquilidad.

Si nuestros padres se enfrentan a las emociones de una manera empática y tranquila, estarán educando a sus hijos en la empatía y en la tranquilidad.

Lo que diferencia a unas familias de otras es que unas tienen un ambiente familiar positivo y constructivo que propicia el desarrollo adecuado y feliz del niño, y en cambio otras familias, no viven correctamente las relaciones interpersonales, lo que provoca que el niño no adquiera de sus padres el mejor modelo de conducta o que tenga carencias afectivas importantes.

La gestión de emociones es básica para la educación de nuestros hijos.