Trucos para lograr que la clase esté en silencio

Cómo conseguir que los alumnos mantengan la calma en clase

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Lograr que haya silencio en clase es uno de los retos más difíciles con los que tienen que lidiar diariamente los profesores. No es fácil que se mantenga el silencio dentro de los grupos de alumnos. Sin embargo, estas pautas pueden ayudar bastante.

Consejos para lograr que la clase esté en silencio

Cómo mantener la clase en silencio

Los grupos de alumnos en el colegio están formados por:

- Niños pequeños que se encuentran en un momento clave del desarrollo del lenguaje y la comunicación. En esta etapa acaban de adquirir herramientas que les permiten expresarse sin límites por lo que existe una necesidad imperiosa de hablar y expresarse manifestándose en forma de gritos y barullo incontrolable.

- Además se encuentran en pleno desarrollo moral. Les cuesta entender el sentido de las normas, más que como una obligación.

- Cuando son adolescentes se encuentran en pleno proceso de autoafirmación y es complicado mantener su atención.

Para mantener el silencio en clase y que los niños aprendan a valorarlo como una manera de respetar a otros, reflexionar y de aprendizaje. Es fundamental:

- Establecer la norma. Es imprescindible que los alumnos se comprometan a cumplir las normas y además las entiendan. Para ello, es importante explicarles por qué es necesario que guarden silencio en algunos momentos y cuando son los momentos en los que pueden hablar dentro de clase.

- Consecuencias de no seguir las normas. Al igual que las normas serán claras, las consecuencias también lo serán. Si no se cumplen, las consecuencias serán aplicadas de tal manera que se acordaron de antemano. Estas deben cumplirse consecuentemente. No hay cabida para la arbitrariedad.

- Estrategias de autorregulación para los alumnos. Es necesario que los niños comprendan la necesidad de mantener el turno de palabra como manera de respetar a los otros y así favorecer la convivencia y el aprendizaje dentro del aula.

- El profesor utilice un ritmo pausado cuando hable. Gritar no sirve de nada. Es muy efectivo ir jugando con la intensidad de la voz. Sobre todo es muy efectivo utilizarlo con adolescentes.

- Mirada fija. Mirar fijamente al niño que están hablando en el momento que no debe causar efecto inmediato.

- Momentos de desahogo. Niños y adolescentes tienen la necesidad de comunicarse por lo que será conveniente que tengan espacios y momentos para que puedan hacerlo.

Utilizar el juego con los alumnos para mantener el silencio

Un último consejo para mantener el silencio, requiere mención especial. Emplear la alternativa lúdica nos plantea diferentes fórmulas divertidas, efectivas y positivas para que los niños entrenen sus estrategias de regulación y así lograr el cese de los murmullos en clase. Entre los diversos juegos que existen podemos proponer:

- Nos preparamos para el silencio. Explicar a los niño que antes de mantener el silencio hay que relajarse, para ello hay que mostrarles una serie de indicadores a seguir como: respirar profundo, sentarse, cruzar los brazos, cerrar la boca y abrir los oídos para escuchar.

- 1, 2,3… Silencio. Para empezar este juego hay que permitir que los niños griten, se muevan y hablen. Todos a la vez sin que se entiendan. Pero deben estar atentos porque cuando el profesor diga 1,2,3 silencio todos deben mantenerse en silencio.

- Las canciones. Otro modo divertido para que guarden silencio, sobre todo cuando son muy pequeños es el de utilizar canciones. Cuando los niños estén hablando, el profesor comenzará a cantar una canción ( por ejemplo, la lechuza dice shhh) y los pequeños se irán sumando para acabarla y después reinará el silencio.