La técnica Jigsaw o del puzle para evitar conflictos entre niños en clase

El aprendizaje cooperativo fomenta la empatía entre los niños

Patricia Fernández Pérez
Patricia Fernández Pérez Redactora en Guiainfantil.com

En una sociedad que educa en la competitividad más absoluta, es normal que los niños terminen teniendo enfrentamientos entre ellos, incluso sufriendo acoso escolar.

Por eso otra educación alternativa se hace totalmente necesaria. Hablo del aprendizaje cooperativo, aquel que se trabaja en grupo y en el que la empatía es el principal valor a tener en cuenta.

La técnica Jigsaw, o técnica del rompecabezas, es una técnica basada en el aprendizaje cooperativo, y que es muy eficaz para reducir los conflictos en el aula.

En qué consiste la técnica Jigsaw

La técnica Jigsaw o del puzle, para evitar los conflictos de los niños en el aula

Esta técnica no es nueva, sino que nació en California a principios de los años 70, con motivo del aumento de conflictos en las clases por razones sociales, económicas, religiosas y étnicas.

Pasos para aplicar la técnica en las clases:

1- Se divide la clase en grupos de unas 5 o 6 personas. A ser posible lo más homogéneos posibles, en función de sus conocimientos, madurez, relación, conducta y situación personal (es decir, nunca los que sacan buenas notas juntos, o los más problemáticos). En cada grupo debe haber un poco de todo.

2- El profesor divide el tema a tratar por fracciones, en función de grupos que haya. Cada grupo trabajará únicamente la fracción que le haya tocado del tema.

3- Se elije un alumno representante del grupo, a ser posible el que más empatía tenga, o sea el más maduro a la hora de compartir sus conocimientos. Este alumno será “el experto”.

4- Una vez acabado el trabajo, cada experto irá explicando a los demás grupos lo que ha aprendido, y compartirá sus conocimientos. El profesor debe controlar que los demás componentes del grupo lo entienden correctamente.

Con esta técnica, cada alumno es una pieza del rompecabezas, una pieza necesaria para poder resolverlo. Cada alumno es imprescindible para el resto, y ninguno puede lograr sus objetivos sin la ayuda del resto de sus compañeros.

Ventajas de la técnica Jigsaw

- Debe haber rotaciones entre los miembros de los grupos.

- Cada grupo debe ser una representación de toda la clase en pequeño.

- Los alumnos son los propios responsables de su educación. Son parte activa del aprendizaje y el profesor solo supervisa.

- Los alumnos aprenderán de sus compañeros.

- El experto debe explicar el tema de una forma cercana, no como una clase magistral.

- Todos son imprescindibles en el puzle.