Las razones por las que debemos prepararnos físicamente para el parto

Conviene preparar la musculatura antes de ponernos de parto

Lidia Expósito Peral
Lidia Expósito Peral Fisioterapeuta y Osteópata

Desde el punto de vista de los fisioterapeutas y osteópatas, el proceso del parto se puede considerar como una carrera de fondo para la que debemos prepararnos durante el embarazo, e incluso, antes del mismo.

¿A que a nadie se le ocurriría hacer una maratón sin haber entrenado?, ¿Qué nos pasaría? Lo primero sería que a los pocos metros o kilómetros estaríamos agotados. No tendríamos ni la fuerza, ni la resistencia necesaria para el esfuerzo al que nos enfrentamos. Probablemente acabaríamos con algún tipo de lesión por el sobreesfuerzo (sobrecargas, tendinitis, microrroturas…).

Te contamos las poderosas razones por las que debes prepararte para el parto.

¿Por qué debemos prepararnos físicamente para el parto?

Las razones por las que debemos prepararnos físicamente para el parto

Normalmente, durante el embarazo no pensamos en que cuando el bebé nazca, poco a poco irá ganando peso y que lo tendremos que llevar mucho tiempo en brazos. Estaremos largo rato manteniendo determinadas posiciones, (como durante la lactancia, o al cargar al bebé, etc), en las cuales nos deberíamos de proteger correctamente, activando la musculatura necesaria para no lastimarnos.  

Si quieres aspirar a tener un buen embarazo, parto y postparto, debes prepararte con un fisioterapeuta especializado. Ésta es la mejor manera de invertir en tu salud, en la de tu bebé y de prevenir posibles complicaciones. Además acortarás el tiempo de recuperación después de dar a luz.

Los fisioterapeutas realizamos una evaluación totalmente personalizada de la futura mamá.

- Valoramos su postura, su respiración y su suelo pélvico. Observaremos primero en estático, y a continuación pediremos que realice distintos movimientos para chequear el comportamiento de sus articulaciones ante los mismos. Ésto nos indica dónde pueden existir bloqueos articulares, dónde la musculatura está débil y dónde encontramos músculos con un aumento de tono, que suelen ser  los dolorosos.

- Prestaremos especial atención a la movilidad de la  columna y la pelvis. Buscaremos posibles acortamientos de cadenas musculares, fallos en la activación de determinada musculatura que se queda débil, y da lugar a compensaciones por otros grupos musculares y articulares que reaccionan aumentando su tensión. 

- Además, testaremos la fuerza de los músculos del suelo pélvico y relajaremos hipertonías (exceso de tensión) si las hay.

Las mujeres se merecen un trabajo cuidadoso para evitar patologías como la diástasis o la incontinencia de orina, que son frecuentes cuando no nos ejercitamos correctamente, no tenemos una buena higiene postural en nuestro día a día, o cuando no existe un buen tono muscular antes del embarazo.

Numerosos estudios indican los beneficios del ejercicio físico para la madre y el bebé. Uno reciente demuestra que si la madre realiza una buena actividad física durante tres días a la semana, el corazón de su bebé, será más fuerte y padecerá menos taquicardias durante el parto.

Por todo esto, recomendamos realizar un entrenamiento específico para embarazadas. Si careces de contraindicaciones médicas para realizar ejercicio, no tengas miedo. Ponte en forma con un fisioterapeuta especialista en actividad física y salud perinatal.