Tomar bicarbonato facilita el trabajo de parto y reduce el número de cesáreas

Una medida simple y fácil de aplicar para reducir el número de cesáreas

Cualquier noticia o nuevo estudio que descubra nuevos métodos para agilizar y facilitar el proceso de parto y además hacerlo más seguro y natural, será bien recibido por millones de mujeres en todo el mundo.

Esto nos ha llevado a un nuevo estudio realizado en el Reino Unido que afirma que las mujeres tienen más posibilidades de tener un parto vaginal si reciben bicarbonato sódico durante el trabajo de parto.

Por qué el bicarbonato facilita el trabajo de parto

El bicarbonato en el trabajo de parto

El estudio, llevado a cabo desde la Universidad de Liverpool en colaboración con el Instituto Karolinska de Suecia, estudiaron a 300 mujeres durante todo el proceso de parto. De este grupo, 200 mujeres embarazadas recibieron oxitocina para acelerar las contracciones y otras 100 recibieron oxitocina y bicarbonato de soda. El estudio fue publicado en la revista Maternal-Fetal & Medicina Neonatal. 

El resultado fue que aquellas que además de oxitocina recibieron bicarbonato de soda tuvieron un 17% más de probabilidades de tener un parto vaginal. 

Los investigadores explicaron que el bicarbonato sódico administrado en forma de bebida ayuda a rectificar la acidez alrededor del útero y de esta manera, ayuda a facilitar el trabajo de parto vaginal. De esta manera, se puede reducir significativamente el número de cesáreas de emergencia que se realizan.

Y es que, actualmente un elevado número de embarazadas se ven en la necesidad de someterse a una cesárea ya que las contracciones del útero fallan, el bebé no logra descender o el parto no avanza como debería. En estos casos, y antes de practicar una cesárea, se suele administrar oxitocina, pero sólo ayuda, según las estadísticas en la mitad de los partos, permitiendo que avance y termine de forma natural. El resto se ven sometidas a una cesárea. 

Los investigadores que han participado en este estudio están realmente contentos de haber encontrado un tratamiento muy simple y fácil de aplicar tanto en países desarrollados como países en vías de desarrollo para reducir las dificultades del parto y evitar así los riesgos para la madre y el bebé. 

Cuándo se practica una cesárea de emergencia

Según los obstetras, el parto por vía vaginal ha de interrumpirse para realizar una cesárea de emergencia cuando: , 

- Se detecten problemas con el cordón umbilical, ya sea que quede en la vagina o enrollado al cuello del bebé.

- El proceso de parto es demasiado lento o no avanza como debiera y hace sufrir a la madre y al bebé. 

- Mala posición del bebé que viene de pies o de nalgas. 

- Se detecta una hemorragia de la placenta. 

- Signos de sufrimiento del bebé, como la desaceleración de su ritmo cardíaco, etc. 

- Si la mamá sufre preeclampsia y ésta causa sufrimiento fetal.

- Si en caso de embarazo múltiple, se cree que hay riesgo la viabilidad de alguno de los bebés o de la madre