5 chistes muy divertidos de Jaimito para niños

Chistes cortos de Jaimito para desarrollar el sentido del humor de los niños

Los chistes son unas fabulosas herramientas para desarrollar el sentido de humor de los niños. Hay pocas cosas más sanas y beneficiosas para un niño como la risa. Una forma de conseguir que se rían son los chistes. 

A los niños les encantan los chistes de Jaimito, porque son chistes muy cortos basados la mayoría de las veces en situaciones cotidianas que le suceden a un niño. No te pierdas estos 5 chistes muy divertidos de Jaimito para niños. 

Ríe con tu hijo con estos 5 chistes divertidos de Jaimito para niños

Chistes de Jaimito para niños

Nos encanta escuchar la risa de los niños. Es fantástico ver cómo además se desarrolla en ellos el sentido del humor, una habilidad que les permitirá utilizar un pensamiento positivo mucho más beneficioso para todo. Aquí tienes cinco fantásticos chistes, muy divertidos, de Jaimito, para que puedas contárselos a tu hijo:

1. 'Estaba Jaimito mirando la tripita de su mamá embarazada y en esto que le pregunta a su madre:

- ¿Mamá, qué es lo que tienes en la barriga?

 Y su madre le contesta:

- Pues tengo un bebé que me ha regalado tu padre.

El niño la mira con cara de susto y sale corriendo hasta dónde está su padre y le dice:

- ¡¡Papá, Papá!! ¡¡No le regales más bebés a mamá porque se los come!!

 

2. Como ya sabrás, Jaimito es un niño bastante travieso, así que su madre, que tiene que llevarle a una fiesta, le dice:

- Jaimito, tú si tienes ganas de ir al lavabo dime que te vas a América, ¿vale?

- Vale, mami, eso te diré- le dice Jaimito. 

En esto que están los dos en la fiesta y al cabo de un ratito, Jaimito le dice a su madre:

- ¡Mami, que me voy a América!

La madre entiende lo que ha dicho su hijo, pero la señora que estaba a su lado no, así que le pregunta a Jaimito:

- ¿Y qué harás solo allí?

- Pues, señora, voy a ver Chi-cago.

 

3. Un día, Jaimito le pregunta a su padre:

- Papá, ¿tú regañarías a un niño que no ha hecho nada? 

- ¡Claro que no, hijo! 

- ¡Uf, menos mal! ¡Porque no he hecho los deberes!

 

4. Estaba Jaimito en clase, y la maestra le pregunta: 

- A ver, Jaimito, ¿sabes qué es la A? 

- Una vocal, señorita. 

- Muy bien, Jaimito, ¿y la K?

- Una consonante que no se puede repetir, señorita. 

 

5. De nuevo Jaimito en la clase. La maestra empieza a preguntar a varios compañeros. 

- A ver, Juanito, dime una palabra que tenga varias oes… 

- ¡Goloso!

- Muy bien, Juanito. Ahora tú, Pedrito.

- ¡Horroroso!

- Genial, Pedrito. Ahora tú, Jaimito…

- Goooooooool