Cosas que debes hacer durante las primeras contracciones de parto

Comienzan las contracciones del parto... ¿qué hacer?

Cristina González

Las contracciones son los movimientos que produce el útero cuando se relaja y se contrae, facilitando la circulación de la sangre por la placenta.

Durante los nueve meses de gestación podemos experimentar diferentes tipos de contracciones. El útero es el encargado de provocar estas contracciones con sus movimientos, y se va ejercitando a lo largo de todo el embarazo. Pero, ¿cómo reconocer las de parto y qué hay que hacer al notar las primeras contracciones?

Pasos a seguir durante las primeras contracciones de parto 

Primeras contracciones de parto  

Ante las primeras contracciones podemos sentir la tripa hinchada y dura. Debido a su baja intensidad no son molestas y en ocasiones pueden pasar desapercibidas por la futura mamá. No causan malestar el feto.

Estas primeras contracciones se pueden calmar bebiendo agua, respirando de forma rítmica y relajándonos ya que mejoran con el reposo.

Los expertos recomiendan tener en cuenta una serie de recomendaciones para evitar que aumente el número de contracciones:

- Evitar situaciones de estrés y discusiones.

- Tumbarse y descansar.

- Respirar hondo y relajarse.

- No cargar peso ni levantarse de forma brusca.

- Tener especial cuidado ante infecciones urinarias y vaginales.

Tipos de contracciones durante el embarazo 

Las contracciones se miden por grados de intensidad y por su duración. En función de estas variables podemos distinguir diferentes tipos de contracciones:

- Durante las primeras 28 semanas de embarazo se pueden producir contracciones de baja intensidad que pasan desapercibidas por la futura mamá, y que ayudan al útero a ejercitarse. No suponen ningún peligro y no causan daños al bebé. 

- A partir de la semana 13 se pueden producir las contracciones denominadas Braxton Hicks. La tripa se endurece durante 30 y 60 segundos de forma irregular e indolora. Su frecuencia es baja.

- Unos días antes de que comience el proceso de parto pueden aparecer unas molestias más frecuentes que pueden causar molestias. Son más frecuentes y pueden tenerse cada 5 y 10 minutos. Estas contracciones ayudan a ablandar el cuello del útero.

- Las contracciones del trabajo de parto: se producen de manera regular. Van en aumento tanto su duración como su intensidad y son muy dolorosas. Pueden llegar a durar hasta 90 segundos y se producen cada menos tiempo a medida que se acerca el momento del expulsivo.