Paso a paso para realizar seguros baños de sol en bebés recién nacidos

Conoce la importancia y los beneficios de establecer la rutina de poner al niño al sol

Carla Estrada

Cuando el bebé nace y es dado de alta, una de las indicaciones de los pediatras y/o neonatólogos son los llamados baños de sol en casa, algo que puede extrañar mucho a los recién estrenados padres porque la mayoría desconoce la importancia y los beneficios de los baños de sol en bebés. ¿Quieres conocer todas sus ventajas?

Por qué son importantes los baños de sol en bebés

baños de sol 

El bebé necesita exponerse al sol para producir vitamina D suficiente para mantener los niveles normales de calcio y fósforo circulante en sangre, pero es que además, los baños de sol ayudan a la absorción de calcio en los huesos y, sola o junto con el calcio, aumenta la densidad mineral ósea, disminuye la incidencia de fractura y la formación correcta de los dientes.

Otra razón importante por la que los padres deberían establecer esta rutina en el primer mes de vida del pequeño es que los baños de sol permiten establecer su reloj biológico, formar hábitos de sueño saludables y reducir la ictericia neonatal. Y es que la falta de esta vitamina en el organismo puede derivar en niños raquitismo, que produce huesos blandos y quebradizos.

Muchos pediatras sugieren que los lactantes menores de un año, alimentados con lactancia materna exclusiva, deben recibir, además de los baños de sol, un suplemento de vitamina D para mantener niveles en sangre adecuados, ya que a pesar de que la leche materna contiene vitamina D, la mayoría de las madres no reciben sol suficiente para sintetizarla y aportar cantidades suficientes a través de la lactancia.

Esta situación la puede solucionar la madre también a través de la ingesta de alimentos ricos en vitamina D, como son los aceites de pescado (sardina, atún, salmón), los lácteos (leche, queso, yogurt, mantequilla), la yema de huevo, los cereales fortificados o los champiñones. 

Cómo realizar baños de sol seguros en recién nacidos

baños de sol en bebés

Muchos padres cuando viene a consulta, me comentan que los baños de sol no los realizan con frecuencia, porque les da lástima despertar al bebé o les da miedo colocarlos al sol por posibles quemaduras. Yo les explico que esos baños son necesarios e importantes, por todos los beneficios que acabo de referirles arriba, y también les digo la mejor manera de llevarlos a cabo sin poner en peligro la salud y la vida del pequeño. ¡Toma buena nota!

1. Colocar la pequeño preferiblemente sin ropa, para que los rayos solares atraviesen directamente la piel del bebé. Es recomendable, no obstante, dejar al pequeño con el pañal para evitar lesiones en el área genital y ponerle un antifaz oscuro a nivel de los ojos, para protegerle del sol. En el caso de que se opte por ponerle con ropa, esta debe ser preferiblemente de tela de algodón, o sea, ligera y de colores claros.

2. Si por motivos de clima (frío, lluvia o brisa) no le puedes colocar fuera de la casa, ponle sobre una manta o un portabebé al lado de una ventana, para que pasen los rayos a través del cristal.

3. La hora que yo más recomiendo son las primeras de la mañana, o sea, cuando salgan los primeros rayos del sol o en horas de la tarde, siempre después de las 4 pm. Es muy importante evitar realizar estos baños de sol en bebés entre las 11 am y 4 pm, ya que podrían producir quemaduras a nivel de su piel tan delicada.

4.- Por último, el tiempo que debe mantenerse bajo el sol no debe exceder, en ningún caso, los 10 minutos por cada lado (de frente y de espalda) en menores de 6 meses. En niños más mayores, se puede extender un par de minutos más, aunque es probable que no le guste nada y hasta que sea una molestia horrible para él.

Mientras realices los baños de sol nunca dejes solo al bebé, al contrario, acompáñale, háblale, acaríciale y juega con él. ¡Muéstrale el mundo que le rodea y que le espera! Recuerda que todo es nuevo para él y que vosotros son los encargados de enseñarle el hermoso lugar donde llegó.