14 razones de por qué es mejor tener una hermana

Un estudio revela que tener una hermana te convierte en mejor persona

Quien tiene una hermana tiene un tesoro. Y decimos hermana, y no hermano. Vale, puede resultar extraño, pero esta vez nos ceñimos a lo que dice la ciencia, o más bien, las estadísticas. 

Un estudio de la Universidad Brigham Young, de Estados Unidos, ha desvelado algo sorprendente: los adultos que tienen hermanas son mejores personas. Eso si entendemos por 'mejor persona', aquellas con unos valores sólidos, grandes habilidades para relacionarse con los demás y mayor facilidad para resolver los conflictos. Te damos hasta 14 razones de por qué es mejor tener una hermana.

Más de 10 razones que demuestran por qué es mejor tener una hermana

Por qué es mejor tener una hermana

Puedes creerlo o no. Al fin y al cabo, es un estudio, y los estudios, siempre tienen un gran margen de error. Pero resulta bastante curioso y sus conclusiones la verdad es que están bien cimentadas. El estudio, publicado en la revista 'Journal of Family Psychology' por los profesores Tonny Cassidy y Alex Jensen, descubrió que entre las llamadas 'mejores personas' la inmensa mayoría tenía algo en común: tenían hermanas. Al final, llegaron a la conclusión de que una hermana aporta ventajas que un hermano no es capaz de ofrecer. ¿Quieres saber cuáles son? Presta atención, porque las personas que tienen hermanas tienen todas estas cualidades (prueba a ver si te sientes identificado):

1. Resuelven mejor sus conflictos. Las hermanas son muy astutas, y saben 'salirse siempre con la suya' (o casi siempre). Esto no es casualidad, sino una gran habilidad para contemplar las vías de 'escape' ante un posible conflicto. Los hermanos aprenden pronto gracias a su ejemplo esta fantástica habilidad.

2. Tienen más confianza en sí mismos. Las hermanas son grandes luchadoras. Les gusta conseguir objetivos, y para ello, deben confiar en sí mismas. Sí, estarás pensando que también hay muchas niñas con la autoestima baja y poca confianza en sí mismas, pero aún esas niñas, que confían menos en sí mismas, son capaces (según este estudio) de animar a sus hermanos para que ellos sí mejoren su autoestima.

3. Poseen más habilidades sociales. Las hermanas enseñan a sus hermanos a ser más generosos y amables con los demás. Según este estudio, estos valores hacen que de adultos, quienes hayan tenido hermanas, tengan un gran atractivo frente a las otras personas. 

4. Poseen mayores habilidades para la negociación. Si son capaces de resolver conflictos con mayor soltura, también serán capaces de negociar con mayor habilidad. Los hermanos que crecen junto a estas pequeñas grandes negociadoras, aprenderán trucos y habilidades muy útiles que podrán desarrollar cuando crezcan.

5. Se comprometen más con la familia. Las niñas suelen sentir más apego hacia la famiila y esto lo siguen desarrollando cuando son mayores. En la mayoría de las familias es así: son la smujeres las que se encargan de estrechar los lazos familiares. 

6. Desarrollan más valores como la empatía, el altruismo, el amor y la compasión. Dice el estudio que las hermanas son más compasivas y enseñan a los hermanos a desarrollar este sentimiento, igual que otros valores esenciales como la empatía o la generosidad. Los hermanos que crecieron junto a hermanas son más empáticos, altruistas y compasivos.

7. Más valientes y decididos. Sí, y también más ambiciosos (entendido desde la parte 'sana' de esta palabra. Las niñas son más competitivas y ambiciosas y eso hace que no tengan miedo a la hora de arriesgar y muestren más interés hacia el esfuerzo y la perseverancia. Estos valores esenciales hacen que sean más valientes y mucho más decididas a la hora de tomar una decisión, algo que también suelen aprender los niños que crecieron junto a ellas.

8. Más independientes. Las niñas son rápidas que los niños en su desarrollo en los primeros años. Por eso alcanzan antes la autonomía y además, según el estudio, se dedican a ayudar a sus hermanos a ser como ellas, más independientes.

9. Tienen más habilidad para comunicarse con los demás. El estudio descubrió que los adultos con hermanas se comunican mejor con las mujeres que aquellos que crecieron rodeados de hermanos. Las mujeres se comunican mejor desde pequeñas y es una habilidad que enseñan a sus hermanos.

10. Mejora tu inteligencia emocional. Las hermanas, según Alex Jensen, co-autor del estudio, tienden a apoyar a sus hermanos desde pequeños, e intentan por todos los medios que no se sientan solos, culpables o temerosos. Es decir, ante cualquier problema emocional , ellas les muestran su apoyo y les ayudan a superar sus obstáculos. 

11. Resisten mejor el estrés. Si las hermanas consigan que los hermanos de adultos sean capaces de gestionar mejor sus emociones, serán capaces también de tolerar más la frustración y el estrés. ¿O no?

12. Consiguen con mayor facilidad la paz interior. La paz interior se consigue con una gran inteligencia emocional, y en eso las hermanas son grandes artistas (según siempre este estudio, claro). Y como no, grandes maestras para sus hermanos.

13. Son más felices. A mayor paz interior, más felicidad. Ya sabes que no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita. Las hermanas hacen que sus hermanos se sientan bien consigo mismos y de esta forma, consigan ser más felices.

14. Son mejores personas. Y el resultado final, según este estudio, es que los niños que crecen junto a una hermana, son mucho mejores personas, ya que reúnen una serie de habilidades y valores esenciales que les hacen felices y hacen felices a los demás. 

El estudio (que por cierto, ya se había hecho con anterioridad en Gran Bretaña y coincidía en todas estas conclusiones) también aporta otra serie de datos relevantes, que seguro que a muchos les suena, como por ejemplo, que una vez que los hermanos ya son adultos, suelen ser las hermanas quienes mantienen el contacto familiar e intentan mantener a la familia unida. 

Ya lo sabes: tener una hermana asegura un mayor equilibrio emocional, una mayor paz interior, y sobre todo, una gran dosis de amor incondicional. tener una hija en la familia es, según estos estudios, beneficioso para toda la familia. Si ya tienes una niña, ¡Compruebalo!