5 preguntas para saber si tu hijo no confía en sí mismo

Cómo saber si un niño tiene la autoestima baja

Estefanía Esteban

Si nuestro hijo es tímido, el cuesta hacer amigos... o no participa en clase, ¿será por culpa de la autoestima? Muchas veces tenemos esa eterna duda: si yo le incentivo, le ayudo para que pierda el miedo a decir lo que piensa, a participar... le valoro, aplaudo sus logros... ¿por qué entonces no confía en sí mismo? 

Lo primero, debes estar seguro o segura de que tu hijo tiene la autoestima baja. ¿Cómo? Contesta a estas 5 preguntas para saber si tu hijo no confía en sí mismo. 

Las 5 preguntas para saber si tu hijo no confía en sí mismo

5 preguntas para saber si tu hijo no confía en sí mismo

¿Te gustaría saber si tu hijo realmente tiene la autoestima baja? Te proponemos un test o unas preguntas para averiguar si tu hijo es cierto que no confía en sí mismo: 

1. ¿Tu hijo tiene problemas para hacer amigos?
Los niños con problemas de autoestima, que no confían en sí mismos, tienen menos habilidades sociales y les cuesta mucho más entablar conversación con los niños y las personas que no conocen. No es que desconfíen de estas personas, sino que desconfían de sus posibilidades para hacer una amistad. Por eso, les cuesta dar el primer paso: tienen miedo a fallar, a hacer el ridículo, a no conseguir esa amistad... Tienen miedo a qué dirá y pensará el otro, a ser demasiado impulsivo, a no encontrar las palabras adecuadas... Y todos esos miedos le paralizan. Prefieren no intentarlo... por si fallan. ¡Fíjate la cantidad de pensamientos que pasan por su cabeza antes de dar un primer paso y hablar con otro niño! No es nada fácil para él. El objetivo, claro está, es ayudarles a dar el primer paso, a perder el miedo a 'fracasar' en ese pequeño intento de acercamiento. No pasa nada por no hablar demasiado, o por hablar demasiado... o pasa nada por tropezar. Es lo que debes intentar que entienda. 

2. ¿Le paraliza el miedo a hablar en público?
Así es, los niños que no confían en sí mismos, son incapaces de hablar en público. No es miedo... ¡es pánico! El temor a hacer el ridículo o quedarse sin palabras puede más que sus ganas de contar algo. Así que muchas veces, el niño con la autoestima baja, sabe una respuesta en clase, y sería capaz de hacer una disertación de matrícula de honor, pero no lo hace. Se queda sin hablar y por nada del mundo levantaría la mano para salir a hablar delante de sus compañeros, con decenas de ojos clavados en su rostro, en sus gestos, en sus parpadeos... Para ayudarle a superar esto, puedes utilizar juegos en familia y poco a poco intentar que participe en juegos de grupo con amigos, personas conocidas. Juegos como 'la mímica', 'las marionetas', hacer un teatro... son juegos que le ayudarán a soltarse y a darse cuenta de que hablar en público tiene muchísimas ventajas. 

3. ¿Le cuesta pedir las cosas?
Los niños con la autoestima baja prefieren hacer todo ellos solos antes de pedir ayuda. Les cuesta mucho dar ese paso, pedir algo, porque piensan que los demás creerán que tiene problemas, que es un 'inútil', que no sabe hacer algo... Un niño inseguro normalmente es además un niño muy exigente consigo mismo, que quiere tenerlo todo bajo control, que quiere demostrar constantemente a los demás de lo que es capaz de hacer. Por eso, antes de pedir algo, se calla. Por ejemplo, en este caso, un niño con autoestima baja e inseguro, es capaz de aguantar las ganas de hacer pis durante todo un día antes de pedirle a un profesor que le ayude... En este caso, hay que trabajar con él este aspecto y hacerle entender que todos necesitamos la ayuda de los demás, y que eso no nos hace más débiles. 

4. ¿Duda constantemente de lo que hizo?
Es decir... cuando tu hijo hace algo, ¿tiene dudas acerca de si lo hizo o no? Por ejemplo, son preguntas de dudas relacionadas con la autoestima baja cuando constantemente tu hijo se pregunta ¿metí en la mochila la ropa de gimnasia o no lo hice? ¿Hice los deberes o no los hice?... y tiene que comprobar, constantemente si lo hizo o no. Estos son claras señales de que no confía en sí mismo. Una vez o dos, puede que sean despistes o que es olvidadizo, pero si es algo habitual... puede ser falta de confianza en sí mismo. 

5. ¿Pide constantemente la aprobación de los mayores? Una cosa es pedir de vez en cuando la aprobación por algo, sobre todo si está aprendiendo, en plan: ¿hice bien los deberes? ¿Me até bien los cordones? ... y otra bien distinta pedir aprobación por absolutamente todo: ¿he contestado bien? ¿me he portado bien? ¿he dibujado la casa bien? Incluso hay niños que cada pocos segundos miran constantemente a sus padres cuando están haciendo los deberes, jugando, ayudando en alguna tarea... en busca de una mirada de aprobación, y solo por miedo a no estar haciéndolo bien. Los niños con baja autoestima están constantemente pensando en 'qué dirán de mí los demás' 'qué pensarán de mí mis padres'. No se dan cuenta de que la opinión que realmente interesa es que él tenga de sí mismo. 

Por supuesto, puedes aplicar todas estas preguntas contigo mismo. Sirven para reflexionar sobre la confianza que tenemos en nosotros mismos. Recuerda que para que tu hijo tenga una autoestima sana, debes sanar primero la tuya.