Las conductas más desafiantes de los niños que desesperan a los padres

Descubre qué es el Trastorno de Oposición Desafiante (TDO) en niños

Katia Aránzabal
Katia Aránzabal Psicóloga Infantil  y Juvenil

Seguro que cuando hablamos de las conductas más desafiantes que, por mucho que nos cueste negarlo más de una y más de dos tienen nuestros hijos, nos vienen a la mente gestos y comportamientos como frases retadoras, actitudes provocadoras, burla y demás comportamientos que hacen a los padres que se nos pongan los pelos de punta. ¿Qué hay detrás de este tipo de actitudes? ¿A qué se deben? ¿Qué debemos hacer para ponerles freno?

Las actitudes desafiantes que muchas veces tienen nuestros hijos

las conductas desafiantes de niños a padres

Por mucho que nos cueste creerlo todos los niños, tarde o temprano y quien más o quien menos, desafía a los padres en determinadas etapas de su crecimiento. No es extraño que estas primeras conductas, que si no se vuelven repetitivas entran dentro de lo normal, nos hagan pensar aquello de ‘si no me hace caso ahora, mucho menos me hará cuando se haga mayor’.

No te alarmes, por muy complicada que pueda parecer la situación ahora mismo, lo primero es mantener la calma; lo segundo, preguntarse qué puede haber detrás de estos comportamientos: ¿baja autoestima? ¿llamadas de atención? ¿falta de cariño? ¿tan solo una edad cercana a la adolescencia? Y, lo tercero, actuar siempre desde la comprensión, el respeto, la empatía y por el bien del niño. No será sencillo, desde luego que no, pero tienes ante ti otro reto a superar.

¿Cuándo nos deben preocupar los desafíos de nuestros hijos?

los comportamientos desafiantes

Como decíamos antes, si esos desafíos son escasos y distanciados en el tiempo entran dentro de lo normal. ¿Cuándo deberíamos tomar medidas? ¿Cuándo se considera que salen fuera de la norma?

- Son muy frecuentes, intensos y el niño o niña no atiende a razones en ningún momento.

- Sobresale con el nivel de desafío de los otros niños de su edad. Sus iguales son respondones, pero vemos que nuestro hijo amenaza y ‘echa pulsos’ constantemente.

- Discute muchísimo con los padres, se enfada a menudo y no hace caso a las reglas y los límites.

- Molesta a propósito, usa palabras para hacer daño y provocar. A su vez, echa la culpa a los otros de sus errores.

- Tiene resentimientos contra los demás y busca venganza.

- Algunas de las áreas vitales de su vida se encuentran limitadas por esta actitud.

En estos casos sí se aconseja tomar otro tipo de medidas. Si notas que no puedes con tu hijo, ¡busca ayuda! Ten en cuenta que estos desafíos y este tipo de conductas se dan con más frecuencia si los niños están cansados, tienen hambre, están nerviosos o estresados, es decir, su estado motivacional les condiciona, algo muy parecido a lo que ocurre con las rabietas.

En ese momento es cuando se suele generar un ‘tira y afloja’ que nos trae locos como padres porque nos damos cuenta de que nuestros propios hijos nos ponen a prueba y miden nuestros principios y los valores que tratamos de enseñarles a diario. A veces incluso tenemos la sensación o la impresión que en esos momentos de tensión y de desafío pretenden controlarnos hasta que consiguen lo que quieren, dicho de otro modo, ponen todo su empeño hasta que logran salirse con la suya. ¿Te suena de alto este tipo de situaciones?

En el caso de ser así y de que estos comportamientos se prolonguen en el tiempo, lo que debes hacer y lo que te recomendamos es buscar ayuda, ya que puede darse el caso de que tu hijo presente un Trastorno de Oposición Desafiante

¿Qué es el Trastorno de Oposición Desafiante (TOD)?

qué es tod

El Trastorno de Oposición Desafiante es un trastorno que padece el 20% de la población infantil y juvenil. Es una conducta que lleva a los niños a enfrentarse a las figuras de autoridad de forma persistente. Se trata, ni más ni menos, que de una conducta que lleva a niños, niñas, jóvenes y adolescentes a enfrentarse a las figuras de autoridad (padres y también maestros) de forma persistente y continua.

Tal y como hemos dicho en las líneas anteriores, los desafíos forman parte de su desarrollo como persona, pero cuando se prolongan demasiado en el tiempo, son más intensos, se ve claramente que no atienden a razones ni siquiera cuando ha pasado la tormenta y el niño está más calmado y, además, afectan significativamente a la capacidad del niño de llevarse bien con la familia, los compañeros o incluso con otros adultos, entonces sí debemos plantearnos actuar. Si este es tu caso, consulta con un especialista para que te indique cómo actuar y que pueda descartar o afirmar que se trata de un Trastorno de Oposición Desafiante.

Sabemos que estas conductas desafiantes de los hijos no son fáciles de tratar para los padres, tampoco son sencillas de llevar para los niños. Tu paciencia (tiene más poder que la fuerza), tu apoyo, comprensión y amor incondicional será clave para gestionar estos desafíos.

Puedes leer más artículos similares a Las conductas más desafiantes de los niños que desesperan a los padres, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.