Papás, si jugáis a la consola con vuestra hija, la haréis más feliz

¿Cuál es el límite entre lo beneficioso y los problemas sociales en el uso de videojuegos?

Virginia Vicente Pascual

Los videojuegos siempre se han considerado más cosa de niños que de niñas, pero no tiene por qué ser así. Las niñas también se pasan horas frente a la consola y, aquí está la novedad y de lo que queremos hablarte en esta ocasión, es una oportunidad perfecta para que los padres refuercen el vínculo con su pequeña. Y es que según las últimas investigaciones, si juegas con tu hija a la consola, ¡la harás más feliz! 

Jugar a los videojuegos con las niñas tiene ventajas: aumenta su felicidad 

Papás, si jugáis a la consola con vuestra hija, la haréis más feliz

Un reciente estudio de la Universidad de Brigham Young en Utah (EE. UU.) ha revelado que las niñas que jugaban a videojuegos con sus padres se sentían más felices e integradas en la familia. El pasar tiempo junto al padre, disfrutando de una actividad común, mejoraba el estado de ánimo de las niñas de 11 a 16 años que participaron en esta investigación que ha sido publicada en el Journal of Adolescent Health.

Los responsables del estudio descubrieron que existe un vínculo entre el tiempo que pasan los padres jugando con las hijas y el bienestar emocional de las pequeñas. Sin embargo, no ha encontrado la misma reacción si esto pasa con los hijos varones.

Las niñas que jugaron a videojuegos con sus padres, además de aumentar sus niveles de felicidad general, experimentaron una mayor conexión familiar y se sintieron más involucradas a nivel familiar.

Otro dato para destacar es que algunas de las niñas incluso se empezaron a portar mejor en casa. Eso sí, los videojuegos eran no violentos y apropiados a la edad de las adolescentes, como los juegos arcade de plataformas o los que consisten en tocar los acordes de canciones de grupos conocidos con la guitarra. Así que jugar a videojuegos con las niñas tiene sus ventajas, ¡pero siempre estableciendo un límite de tiempo!         

El límite entre lo beneficioso y los problemas sociales en el uso de videojuegos  

jugar videojuegos con los hijos

Además, otro estudio realizado por El Hospital del Mar y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGLobal) publicado en la revista Annals of Neurology, demostró que los videojuegos pueden mejorar las habilidades de los más pequeños de la casa, si el tiempo de juego no excede las dos horas semanales.

Algunos de los beneficios del juego, según este análisis, son un mayor rendimiento escolar y la capacidad de responder más rápido a los estímulos visuales. Los investigadores detectaron mediante resonancias magnéticas que el cerebro de los niños que habitualmente juegan a videojuegos localiza una variante en la zona cercana al estriado, una región implicada en el aprendizaje mediante la práctica.

En el experimento participaron 1.223 niños y 1.219 niñas de entre 7 y 10 años de más de 30 escuelas de Barcelona. Fueron niños que, según sus padres, afirmaban jugar con la videoconsola una media de cuatro horas a la semana. Para comprobar los efectos sobre ellos y poder evaluar sus consecuencias, los investigadores a cargo del proyecto, les presentaron estímulos visuales mediante ordenador y midieron el tiempo que tardaban en reaccionar a ellos. Al mismo tiempo también consultaron a sus padres y profesores para poder evaluar correctamente el rendimiento escolar de los niños.

Como conclusión del estudio, los investigadores evaluaron que el uso moderado de los videojuegos es beneficioso para el rendimiento de los niños, pero en cambio, el uso no controlado y superior a 8-9 horas semanales, puede ocasionar problemas de las habilidades sociales en el colegio además de un agotamiento físico notable.

Otros estudios han demostrado que los videojuegos aumentan la materia gris y la capacidad de reacción y la orientación, la memoria, la psicomotricidad fina y mejoran la formación de recuerdos en el hipocampo.

Por lo que, podemos decir que jugar a videojuegos mejora las capacidades cerebrales de nuestros hijos e hijas y si se practica durante un tiempo limitado es una actividad saludable, además de fomentar los vínculos familiares. ¡Anímate a echar una partida con ellos!